¿Qué busca la diplomacia china de las mascarillas en Latinoamérica? | Las noticias y análisis más importantes en América Latina | DW | 23.04.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

¿Qué busca la diplomacia china de las mascarillas en Latinoamérica?

¿Altruísmo? ¿Lavado de imagen? ¿Un paso más hacia su hegemonía internacional? Analizamos con expertos qué hay detrás del envío de material médico a varios países de Latinoamérica.

Primero llega el virus, luego las mascarillas de China. Escenas que se repiten en América Latina y África, como aquí en Nigeria.

Primero llega el virus, luego las mascarillas de China. Escenas que se repiten en América Latina y África, como aquí en Nigeria.

Equipos, insumos médicos, asesoría, manuales de diagnóstico y tratamiento… En la batalla internacional por hacer acopio de material para hacer frente a la pandemia del nuevo coronavirus, varios países latinoamericanos se han beneficiado de donaciones procedentes de Gobierno y empresas chinas, así como de compras directas al gigante asiático en un momento en el que otros lugares del planeta bloquean sus exportaciones de equipos médicos. La ayuda procedente de Asia se ha hecho ya efectiva en Ecuador, México, Argentina, Bolivia y Venezuela.

Argentina recibió un cargamento no solo con el preciado material, sino también con una singular inscripción en las cajas: "Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera. Tengan unión verdadera en cualquier tiempo que sea". Son versos del poema gauchesco Martín Fierro, de José Hernández. Los envíos de China a distintos puntos del planeta para combatir la pandemia ya se conocen como "diplomacia de las mascarillas".

¿Lavado de imagen?

"Esto, sin lugar a dudas, mejora su percepción en el público latinoamericano", dice a Deutsche Welle Enrique Dussel-Peters, coordinador del Centro de Estudios China- México de la UNAM. "China y el resto del mundo se encuentran desincronizados en cuanto a la crisis de salud y socioeconómica. El aparato productivo de China se encuentra en plena recuperación y el país ya ha logrado iniciar campañas de donaciones de máscaras y otros insumos para los sectores de la salud en América Latina", explica el experto de la UNAM.

Nicolás Maduro y varias figuras de su círculo en Caracas, Venezuela.

Nicolás Maduro y varias figuras de su círculo en Caracas, Venezuela.

Pero ¿se trata de altruísmo, de hacer olvidar al mundo el lugar en el que se originó la pandemia o hay algo más allá? Oliver Stuenkel, profesor de Relaciones Internacionales en la Fundación Getulio Vargas, en São Paulo, admite que parte del proceder de China se debe a un intento de mejorar su imagen. Pero, por otro lado,"cualquier país que aspire a un lugar de poder en el ámbito internacional, no solo debe ser fuerte económica y militarmente, sino que también debe asumir una posición de generosidad. Ahora mismo las mascarillas, los insumos médicos, son los bienes más importantes que existen. La demanda es muy elevada y China utiliza esta situación para reforzar su papel político a largo plazo", dice Stuenkel a Deutsche Welle.

Pandemia y poder

Según la OCDE, China será la primera potencia mundial en 2030. ¿Podría la pandemia suponer un punto de inflexión en ese camino?  Ecuador es el país latinoamericano que más estrechos lazos económicos guarda con el gigante asiático. Desde Quito, Sebastián Mantilla, director del Centro Latinoamericano de Estudios Políticos y editor del libro La expansión de China en América Latina, admite que la crisis provocada por el coronavirus podría suponer "el punto de quiebre", el indicador de que China se perfila ya como la gran potencia mundial. 

"Sobre todo en un momento en el que ni Estados Unidos ni otros países se encuentran en disposición de ayudar", dice Oliver Stuenkel. Para Stuenkel, ya antes de la crisis del coronavirus, China ya era la potencia más influyente en Latinoamérica. "La pandemia refuerza y acelera tendencias que estaban presentes en la región y que van a continuar largo tiempo".

Hay voces que vaticinan que el mundo cambiará tras la actual crisis para no ser tan dependiente de China. Ahí es, según Sebastián Mantilla, donde entra el interés del gigante asiático en no perder y en fomentar lazos estratégicos en Latinoamérica: "Si en otras partes del mundo se va a tender a cerrar mercados a China y a poner obstáculos arancelarios a sus exportaciones, el país asiático tiene que asegurar ciertos mercados. Mercados como los de Latinoamérica, que puedan ser mucho más flexibles, mucho más vulnerables, donde China pueda ejercer su influencia más fácilmente", dice Mantilla.

(jov)

Suscríbete a nuestro boletín especial sobre el coronavirus y pulsa aquí.

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

 

DW recomienda