Coronavirus: China y su ligereza con la responsabilidad de la pandemia | El Mundo | DW | 27.03.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Coronavirus: China y su ligereza con la responsabilidad de la pandemia

Solo la prohibición mundial del comercio de animales salvajes podría reducir el riesgo de otra mortal zoonosis. Si Pekín empezara por eso, sería más responsable que mandar ayuda a países superados por el coronavirus.

China Wuhan City mit Marktplatz (Getty Images/China Photos)

El bebé de un vendedor yace en una cuna junto a jaulas de pollo en un mercado mayorista de aves de corral en Wuhan, provincia de Hubei, China.

Al principio de la crisis del coronavirus, en enero, la Unión Europea envió 50 toneladas de ropa de protección y equipo médico en muy poco tiempo a la provincia de Wuhan, donde el virus apareció por primera vez y se convirtió en el epicentro de esta  batalla.

Ahora, el principal campo de batalla contra el virus está en Europa. Por lo que China ha estado enviando material necesario y urgente a Italia, España, Grecia y varios otros países europeos fuera de la UE.

La ayuda de China es muy bienvenida en un momento en que en muchos países la atención médica está alcanzando o superando ya sus límites. Son tiempos en los que muchos Estados han cerrado las fronteras y la solidaridad está siendo puesta severamente a prueba. En tiempos en los que mueren miles de personas, se destruyen o amenazan millones de medios de vida o tienen que soportar recortes drásticos, hasta ahora inimaginables, de sus libertades personales. E incluso si este virus logra ser contenido con éxito, tomará años para que el mundo se recupere de este golpe surgido en China.

Smbolfoto Illegaler Gürteltier-Handel in (AFP/G. Ginting)

Pangolín, el probable transmisor del coronavirus a humanos

Ayuda como arma y batalla de propaganda de las superpotencias

En vista de la emergencia sanitaria, "la solidaridad y la cooperación son el arma más poderosa que tenemos", dijo el líder de China Xi. La ayuda como arma. Esto también deja claro cómo esta ayuda solidaria se ha convertido en una parte central de una guerra de propaganda en tiempos de conflictos comerciales y nacionalismos.

"Pekín se presenta como el Salvador en tiempos de necesidad. La pandemia del corona está cambiando el equilibrio de poder: China quiere reemplazar a EE. UU. como 'guardian del mundo'", escribe el Handelsblatt.

Se ha iniciado una nueva era en la política mundial, según el Handelsblatt, en la que el país donde se originó la pandemia reclama el liderazgo mundial. "La utilidad de China también despierta la desconfianza en Europa. Durante años Pekín ha tratado de expandir su influencia, ahora ve su oportunidad. Las entregas de ayuda no solo tienen como objetivo salvar vidas, sino también establecer asociaciones y reescribir la historia de la pandemia", dijo el Handelsblatt.

Polémica en lugar de gestión conjunta de crisis

De hecho, China reaccionó muy irritada ante las polémicas declaraciones Trump, que criticó repetidamente las omisiones chinas y habló del "virus chino". Solo cuando esto condujo a un aumento de los ataques a los ciudadanos estadounidenses de ascendencia asiática, Trump detuvo su polémica racista.

Pekín, a su vez, reaccionó bruscamente a las críticas. Quienquiera que acuse a China, puede prescindir del equipo de protección de China en la crisis del coronavirus, dijo Geng. A EE. UU. y los europeos se les recuerda dolorosamente lo dependientes que son ahora no solo económicamente de la creciente superpotencia China. Zhao Lijian, el portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores de China, fue un paso más allá e incluso insinuó en varios tuits que el Ejército de EE. UU. había llevado el nuevo virus a Wuhan. En la guerra, la verdad es la primera víctima, como lo demuestra esta batalla propagandística.

Ver el video 01:40

Esperanza por el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus

Los casi 70.000 infectados y 1.000 muertos en EE. UU. ya prueban ahora que este virus del SARS CoV-2 no se originó, por supuesto, en ningún laboratorio estadounidense, sino a través de una zoonosis.

Estas son enfermedades animales que se transmiten de los animales huéspedes a los humanos. La mayoría de las veces son transmitidas por los mamíferos, nuestros parientes más cercanos en el reino animal. Este fue el caso del SIDA, el Ébola, el SARS y ahora COVID-19.

Como explican el biólogo evolutivo Jared Diamond y el virólogo Nathan Wolfe en un artículo del diario alemán Süddeutsche Zeitung, la transmisión del SARS, y muy probablemente también del nuevo virus corona Sars CoV-2, se transmitió a través de los mercados de animales salvajes de China, donde se venden para el consumo o para la medicina tradicional China.

Rutas de transmisión rastreables

En el SARS, un gato salvaje fue el animal huésped que previamente había sido infectado por murciélagos con el SARS. En la COVID-19, se dice que el pangolín es el animal huésped, según la revista científica Nature.

Las escamas del pangolín son consideradas una cura milagrosa en China. En las ciudades densamente pobladas, en un mundo globalizado, no pasa mucho tiempo antes de que esa zoonosis local se convierta en una pandemia mundial.

Aunque el mercado de animales salvajes de Wuhan se cerró inmediatamente después de la aparición del nuevo virus, ni siquiera el aparentemente dominante Partido Comunista de China se atreve a abordar el comercio de animales salvajes. Los animales convertidos en polvo son muy importantes para la medicina china.

Ver el video 02:44

Crisis sanitaria en el campo de refugiados en Lesbos

La firme creencia en la medicina tradicional china

Recientemente, la Comisión Nacional de Salud de China recomendó que se utilizara Tan Re Qing, una sustancia de la bilis de oso, para tratar casos graves y críticos de COVID-19. Desde al menos el siglo VIII, el ácido ursodesoxicólico extraído de la bilis se ha utilizado para tratar cálculos biliares y enfermedades del hígado.

Según la agencia estatal de medios Xinhua, "la medicina tradicional china nunca ha perdido una sola lucha contra las epidemias en toda la historia de China".

No se trata de la culpa, sino de la responsabilidad

La medicina tradicional china y el comercio de la vida silvestre como su proveedor de materia prima probablemente seguirán existiendo después de la crisis del coronavirus, al igual que después de la epidemia de SARS. La medicina tradicional desempeña un papel central en China y en muchas otras partes del mundo. Sus defensores también pueden señalar los éxitos del tratamiento en comparación con la medicina occidental tradicional, que, según ellos, ignora en gran medida el aspecto holístico y cura los síntomas más que las causas.

Por consiguiente, ya deberíamos estar preparándonos para la próxima pandemia en medio de la crisis actual, dicen el biólogo evolutivo Jared Diamond y el virólogo Nathan Wolfe. La ignorancia o el desconocimiento seguirán llevando a que las enfermedades animales se propaguen entre los humanos en el futuro.

No se trata de la culpa, sino de la responsabilidad. Aunque difícilmente se pueda hacer cumplir, una prohibición mundial del comercio de animales salvajes podría al menos reducir el riesgo de una zoonosis mortal.

(jov/few)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda