Por el Profeta y el Führer | Política | DW | 13.11.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política y religión

Por el Profeta y el Führer

Decenas de miles de musulmanes combatieron en la Segunda Guerra Mundial en filas nazis. El historiador David Motadel analizó la relación del régimen con el islam.

Bosnier bei der Wehrmacht (1943) (Getty Images/Keystone)

Bosnios en la Wehrmacht (foto de 1943).

Deutsche Welle: Sr. Motadel, en su libro "Por el Profeta y el Führer", usted describe la política nazi con respecto al islam. ¿Cómo era exactamente?

David Motadel: En el apogeo de la Segunda Guerra Mundial, en 1941/42, cuando tropas alemanas invadieron regiones pobladas por musulmanes, en los Balcanes, el norte de África, Crimea y el Cáucaso, los nazis comenzaron a ver la importancia política del islam. Trataron de convencer a los musulmanes de que tenían enemigos comunes: el Imperio Británico, la Unión Soviética, los Estados Unidos y los judíos.

Lea también:

-"Stolpersteine" en Buenos Aires

-"Intercambio intensivo entre neonazis alemanes y estadounidenses"

El Tercer Reich se presentó como protector del islam. En el frente oriental, en Crimea y el Cáucaso, donde Stalin había reprimido brutalmente a los musulmanes antes de la guerra, los ocupantes alemanes construyeron mezquitas y escuelas del Corán, con el objetivo de desacreditar a los soviéticos. Propagandistas alemanes politizaron textos religiosos, tales como el Corán, y el concepto de "yihad" para animar a los musulmanes a aplicar violencia religiosa contra los enemigos de Alemania.

Otro aspecto fue el reclutamiento de decenas de miles de voluntarios musulmanes por la Wehrmacht y la SS a partir de 1941. Eran, sobre todo, bosnios, albaneses, tártaros de Crimea y musulmanes del Cáucaso y Asia Central.

Reunión en 1941 en Berlín: Hitler y el gran muftí de Jerusalén, Muhammad Amin al-Husayni.

Reunión en 1941 en Berlín: Hitler y el gran muftí de Jerusalén, Muhammad Amin al-Husayni.

¿Qué objetivos perseguía el régimen nazi con esa política?

Las razones para llevar a cabo esa política eran varias. Por un lado, en varias regiones invadidas, las tropas alemanas se veían confrontadas con una población musulmana. Simultáneamente, la situación militar comenzó a empeorar a fines de 1941. Con el reclutamiento de soldados musulmanes, los nazis esperaban compensar las bajas en el frente de batalla. Soldados musulmanes pelearon en todos los frentes: en Stalingrado, en Varsovia e incluso en la defensa de Berlín. Un papel especial desempeñaron imanes militares, responsables no solo de los aspectos religiosos, sino también del adoctrinamiento político de los combatientes.

A menudo se dice que muchos musulmanes apoyaron a los nazis por su antisemitismo. ¿Es así?

En la propaganda, particularmente en el mundo árabe, los temas antisemitas desempeñaron, naturalmente, un gran papel, como en toda la propaganda nazi en el exterior. Particularmente se atacó la inmigración sionista en Palestina, un importante tema en el mundo árabe en la época entre la Primera y la Segunda Guerras Mundiales. 

David Motadel

David Motadel

Del lado musulmán, no puede generalizarse. Algunos de los aliados musulmanes del régimen nazi, sobre todo el gran muftí de Jerusalén, Muhammad Amin al-Husayni, compartían el odio de los nazis contra los judíos. En las propias zonas de guerra –en los Balcanes, el norte de África y el frente oriental– la situación era más complicada. En esas regiones, musulmanes y judíos habían vivido en estrecha vecindad durante mucho tiempo. Y en algunos casos, musulmanes ayudaron a judíos a esconderse de los nazis.

David Motadel es profesor de Historia Mundial en la London School of Economics. Su libro "Por el Profeta y el Führer. El mundo islámico y el Tercer Reich" acaba de ser publicado.

Entrevista de Nastassja Shtrauchler (PK/VT).

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema

Publicidad