Selección alemana 2010: ejemplo de integración social | Deportes | DW | 13.06.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Deportes

Selección alemana 2010: ejemplo de integración social

Más de la mitad de los jugadores de la selección alemana del Mundial de Fútbol de Sudáfrica 2010 tiene trasfondo migratorio. Gracias a esta mezcla, el país germano podría alzarse como campeón del mundo.

Fanáticos alemanes esperan que su equipo sea campeón del mundo en 2010.

Fanáticos alemanes esperan que su equipo sea campeón del mundo en 2010.

En el Mundial de Fútbol de Sudáfrica 2010, uno de los primeros partidos de la selección alemana es contra Serbia. Imagine la siguiente alineación, que puede ser posible: Neuer – Boateng, Tasci, Aogo, Mertesacker – Khedira, Trochowski, Özil, Podolski – Cacau, Klose. ¿Nota algo raro?

En este grupo imaginario de los primeros “once” nueve futbolistas tienen un trasfondo migratorio, menos el portero Neuer y el defensa Mertesacker. En la banca estarían sentados otros dos jugadores con raíces extranjeras: Marin y Gómez. Más de la mitad de la nómina del equipo alemán proviene de ocho países diferentes.

Deutsche Nationalmannschaft Mannschaftsfoto 2. Juni 2010 vor der WM in Südafrika

Selección alemana de fútbol 2010, mezcla exitosa de nacionalidades.

Jacques Rogge, presidente del Comité Olímpico Internacional, estaría feliz con la selección del entrenador nacional Joachim Löw. “El deporte es una herramienta fantástica para la integración social”, dijo Rogge en un evento a finales de mayo en Darmstadt. El fútbol es, en efecto, el pionero en lo que se refiere a la integración social, así como a la inclusión de las minorías étnicas, dos de los fundamentos principales del movimiento olímpico.

“Helmut” de Sao Paulo

Una de las grandes esperanzas del equipo alemán y personaje que genera amplias simpatías entre sus seguidores es “Helmut”. Éste es el apodo del brasileño Cacau, nacido en Sao Paulo. El delantero llegó hace diez años a Alemania como miembro de un grupo de samba. Cacau luchó desde la base y alcanzó la cima. Su primer contrato en el país germano fue con un club de una liga regional de Múnich. Con el tiempo, también los clubes de fútbol más importantes se fijaron en el despabilado delantero.

Freundschaftsspiel Ungarn gegen Deutschland

Cacau tiene en Alemania el apodo de "Helmut".

Cacau o "Helmut" adquirió la ciudadanía alemana en 2009. El examen para la nacionalización lo pasó sin errores. Hoy en día dice que se alegra de que Alemania lo haya adoptado. "Mi mentalidad es alemana”, dice.

Los padres de otros jugadores de la actual selección alemana de fútbol provienen de Bosnia-Herzegovina, Turquía, Ghana, Túnez, España, Nigeria y Polonia. Sus hijos, sin embargo, se decidieron por Alemania. Con el águila en el pecho quieren obtener la cuarta Copa del Mundial de Fútbol para una selección germana.

“No importa de dónde vengas”

Marko Marin nació en una provincia de Bosnia-Herzegovina. A los dos años, sus padres emigraron de esta zona en guerra a Fráncfort del Meno. Con la mayoría de edad Marin optó por el pasaporte alemán. Mario Gómez nació en Baden-Wurttemberg, su padre proviene de un pequeño pueblo en España. Lukas Podolski, Miroslaw Klose y Piotr Trochowski nacieron en Polonia, y llegaron a Alemania siendo aún unos niños. El padre de Jerome Boatang, natural de Berlín, es hijo de un ghanés. El padre de Sami Khedira es de Túnez. Dennis Aogo tiene sangre nigeriana en sus venas. Los padres de Serdar Tasci y Mesut Özil provienen de Turquía, pero ambos jugadores nacieron en Alemania. "Todos queremos ser los vencedores del campeonato mundial. No importa de dónde vengas, somos un equipo”, dice Khedira.

La Federación Alemana de Fútbol (DFB por sus siglas en alemán) está claramente orgullosa de la nómina escogida para el Mundial de 2010. Mejor no se puede demostrar el poder integrador de este deporte. Desde 2007, la DFB y su patrocinador general, Mercedes-Benz, conceden cada año el premio a la integración “Fútbol: muchas culturas – una pasión” a proyectos y actividades, que con ayuda del fútbol promueven de una manera ejemplar la integración de niños y adolescentes -especialmente de las niñas- con un trasfondo de migración.

Pero en todos los cantos de ovación no se debe olvidar de ningún modo que hace apenas cuatro años los jugadores de piel oscura de la selección nacional alemana, Gerald Asamoah y Patrick Owomoyela, fueron víctimas de repugnantes ataques racistas, que incluso tuvieron consecuencias jurídicas.

Flash-Galerie Deutsches Team beim Training in Südafika

La selección germana, ejemplo exitoso de integración social en Alemania.

Fútbol como oportunidad de ascenso

De acuerdo con cifras recientes de la Oficina Federal de Estadística de Alemania, en 2008 uno de cada cinco residentes en Alemania tenía raíces extranjeras. Del total de estas 15,9 millones de personas, 2,9 millones eran migrantes de Turquía.

Desde hace algunos años es perceptible que sobre todo el fútbol como deporte favorito en Alemania es utilizado como un medio para lograr un ascenso social, que de otra manera no sería posible. Jugar al fútbol de una manera organizada es también para los jóvenes de familias socialmente más débiles más accesible, a diferencia de otros deportes a menudo más costosos.

En una sociedad determinada cada vez más por la globalización y la migración, aumenta constantemente la importancia de la integración. Los frutos de este proceso, perceptibles en las filas de la selección alemana, prometen ser todo un éxito, además de mostrar un gran ejemplo de trabajo en equipo. Gracias a la mezcla de jugadores con raíces extranjeras, Alemania podría alzarse en esta nueva oportunidad como campeón del mundo.

Autor: Srecko Matic / Cristina Mendoza Weber
Editor: Claudia Herrera Pahl

DW recomienda