¿Se puede acabar con el turismo de borrachera en Mallorca? | Cultura | DW | 27.06.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Cultura

¿Se puede acabar con el turismo de borrachera en Mallorca?

Tras la pandemia, la isla balear española de Mallorca intenta atraer a veraneantes que quieren hacer algo más que salir de fiesta. Pero el cambio no se está produciendo tan rápidamente como se esperaba.

Mallorca cuenta con varios bares alemanes orientados a los turistas de fiesta.

Mallorca cuenta con varios bares alemanes orientados a los turistas de fiesta.

Ciertas zonas de la isla española de Mallorca son conocidas desde hace tiempo por atraer a turistas alemanes y británicos de fiesta interesados en beber en exceso en un clima más cálido. Incluso por las mañanas, en algunos bares, la música pop ya está a todo volumen y los hombres con camisetas de fútbol beben sus primeras cervezas.

El empresario Ferrer quiere ver un cambio en la calidad del turismo en Mallorca.

El empresario Ferrer quiere ver un cambio en la calidad del turismo en Mallorca.

Una de las personas que más ansía la transformación de la Playa de Palma, una de las zonas turísticas más importantes de la isla, es Juan Miguel Ferrer, presidente de Palma Beach, un grupo de empresarios. El objetivo de la organización es transformar la zona de fiesta, conocida como "Ballermann", en un destino de lujo. Puede que no sea fácil: el nombre "Ballermann" es, de hecho, la combinación de dos palabras alemanas: "ballern", término en argot que alude a beber en exceso, y "Mann", hombre. Después de haber hecho algunos progresos recientemente, "ha habido otro revés", dice Ferrer, señalando a través del paseo marítimo hacia la playa, donde decenas de grupos de jóvenes merodean al sol bebiendo cervezas. El olor a vómito, orina y crema de sol está en el aire. Los cubos de basura están a reventar. "En las últimas semanas, la Playa de Palma se ha convertido en lo que era antes de la pandemia", dice Ferrer.

Todo como siempre en la playa de Palma de Mallorca

El verano pasado, Ferrer vio signos de un cambio positivo que le sorprendieron.Pocos turistas llegaron a la isla durante los dos últimos años de la pandemia, y cuando las cosas volvieron a abrirse, las estrictas regulaciones impuestas por la autoridad sanitaria española a los locales de ocio hicieron que un tipo diferente de clientela sustituyera a los habituales turistas de fiesta. La mayoría venía de Alemania, dice Ferrer. "En realidad, nos habíamos fijado como objetivo el año 2026 para este cambio (de clientela)", dice Ferrer. "Pero la pandemia actuó como catalizador y nos trajo esta nueva clientela el verano pasado". Este año, sin embargo, todo ha vuelto a empeorar. "Los esfuerzos fueron en vano. Han vuelto los turistas ruidosos y espantan a todos los demás".

Después de tiempos de calma, los bares y playas de Mallorca vuelven a estar repletos de turistas.

Después de tiempos de calma, los bares y playas de Mallorca vuelven a estar repletos de turistas.

Los políticos, los hoteleros y los gastrónomos de Mallorca llevan tiempo intentando acabar con el turismo de borrachera en Mallorca y promocionar la Playa de Palma como un destino turístico de calidad, no solo para la bebida barata y las fiestas sin fin. Aunque la ciudad de Palma ha aprobado varias normativas para evitar las borracheras en público, no ha tenido un éxito rotundo. "La policía tendría que controlar el cumplimiento de los veraneantes", dice Ferrer. "Y cobrar inmediatamente las multas en caso de infracción".

La Playa de Palma espera tener un alto número de turistas este verano.

La Playa de Palma espera tener un alto número de turistas este verano.

La Policía se limita a vigilar de lejos

Pero es más fácil decir que hacer, porque la situación legal solo permite cobrar en el acto multas de hasta 750 euros (788 dólares) en casos excepcionales, explica un portavoz de la Policía. Al fin y al cabo, pocos veraneantes llevarían consigo tal cantidad de dinero en efectivo. En consecuencia, la Policía de la Playa de Palma se limita esencialmente a vigilar desde lejos los comportamientos de los turistas ávidos de fiesta, interviniendo solo en las circunstancias más extremas.

Pero, por lo menos, se está produciendo otro cambio. Un grupo de restaurantes de la isla ha prohibido la ropa relacionada con turismo de borrachera. Los bañistas tendrán que parar a cambiarse de ropa en su hotel antes de que se les permita entrar en dichos establecimientos. No se atenderá a quienes lleven el torso desnudo o traje de baño, ni a quienes lleven una camiseta de fútbol.

(gg/ms)

DW recomienda