Mercedes Rosende: “Para la mujer, escribir es una carrera de obstáculos” | Cultura | DW | 07.02.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Cultura

Mercedes Rosende: “Para la mujer, escribir es una carrera de obstáculos”

DW habló con la escritora uruguaya, traducida por primera vez al alemán, sobre temas como la literatura policial y el machismo.

Mercedes Rosende (Montevideo, 1958), referente de la novela negra uruguaya, acaba de entrar con fuerza en el circuito literario germano con la traducción al alemán de su último libro, El miserere de los cocodrilos. DW la entrevistó durante su visita a Berlín para presentar Krokodilstränen, que publica la editorial Unionsverlag.

DW: ¿Cuál ha sido su experiencia entrando en el mercado editorial alemán, que tiene gran interés en la novela negra, pero no mucha presencia de autores y sobre todo autoras latinoamericanas?

Mercedes Rosende: Yo soy la primera sorprendida con esto. Cuando me dijeron que mi libro se iba a traducir al alemán, me imaginé una publicación prácticamente testimonial, pero tengo que decir que me equivoqué absolutamente. Unionsverlag es una editorial importante en lengua alemana, con muy buena distribución, y que además apoya mucho a sus autores.

Por otra parte, hace unos meses estuve en la Feria del Libro de Fráncfort y había muchos periodistas interesados en hablar conmigo. Y también ha habido crítica literaria de muy buen nivel y que ha sido muy positiva para el libro.

¿Qué significa para usted el salto editorial a Alemania?

Yo empecé a escribir hace diez años; este es mi cuarto libro, mi tercera novela. Es la primera vez que se traduce una de mis novelas, aunque mis cuentos se habían traducido al inglés y al portugués. Estoy como un niño con un juguete con toda esta historia. Es toda una experiencia, sobre todo para mí, que soy casi una escritora novel, porque empecé a escribir hace relativamente poco. Y esto me cayó como un regalo del cielo.

Alemania es un país que adora el género literario de la novela negra. ¿En qué se diferencia, a su juicio, este interés alemán con el de Uruguay o el de otros países latinoamericanos?

Bueno, hay países de América Latina con una tradición de novela negra muy importante, como pueden ser México o Argentina. Uruguay no la tenía hasta el final de la dictadura, cuando se escriben algunos textos, aunque bastante aislados. Y llegamos al día de hoy con una cantidad de autores importantes. ¿Por qué? Fue gracias a una casa editorial, HUM, cuyo sello Estuario lanzó una colección de novela negra, "Cosecha Roja”, que ha tenido muchísima repercusión.

No sé si fue primero el huevo o la gallina, si era que no había escritores policiales y de pronto empezaron a aparecer, o si la editorial fue la que de alguna manera creó ese boom en Uruguay. Lo que sí es cierto es que yo soy la única mujer, mis colegas son todos hombres.

En su participación en la Feria del Libro de Fráncfort, usted protagonizó junto con otras escritoras latinoamericanas un evento sobre la presencia de autoras del continente en la literatura. ¿Por qué sigue habiendo tantos obstáculos para las mujeres en este género?

Lo que pasa es que los obstáculos para las mujeres se dan no solamente en la literatura, sino en todos los aspectos de la vida. Para la mujer, el hecho de escribir representa una carrera de obstáculos. La literatura tradicionalmente apoyó todas las conductas heteropatriarcales y no es casual, porque todas las instituciones también lo hicieron.

Afortunadamente, las cosas están cambiando. Yo creo que hay un resquebrajamiento de esa ideología. Hay una voluntad de ser más democráticos e igualitarios, y la literatura de alguna manera también está reflejando eso.

Me parece muy importante que no solo las mujeres que escribimos novela negra hablemos de los crímenes contra las mujeres. Hay hombres que también han escrito sobre este tema, como por ejemplo Roberto Bolaño, que en la cuarta parte de su novela 2666 (La parte de los crímenes) le reveló al mundo lo que estaba sucediendo con los asesinatos de mujeres en México. Qué importante que la literatura pueda servir para dar a conocer lo que a veces la prensa no se atreve a publicar, ¿no?

Ver el video 26:04

Aquí estoy - Ángel Santiesteban, escritor cubano

Durante la presentación de su libro en Berlín, usted habló de que la literatura policial no necesariamente tiene por qué hablar de asesinatos. ¿Sobre qué otros crímenes le interesa escribir?

Yo evito escribir sobre asesinatos porque ya hay muchos escritores lo hacen. Mi primera novela (La muerte tendrá tus ojos) trata de un crimen medioambiental: el vertido de sustancias altamente contaminantes en un puerto de Uruguay. Me pregunté por qué el crimen tiene que ser contra uno. ¿Por qué, si cada día están atentando contra todos nosotros, no solamente desde el punto de vista medioambiental, sino también con medidas económicas que afectan a millones de personas?

Una última pregunta: ¿qué le gustaría que le preguntaran en una entrevista, algo que no le hayan preguntado nunca?

Hay mucha gente que escribe y que lee estas entrevistas con interés porque piensa que los escritores vamos a contar algún secreto. Secreto no hay más que el trabajo. Y me gusta dirigirme a quienes escriben para contarles cómo lo hago yo, que no sé si es lo mismo que hacen los demás. Yo escribo escenas. Y en mi próximo libro, que estoy casi terminando, lo primero que escribí fue el final. Eso es lo que me gustaría contar: que no es necesario escribir un libro siguiendo el orden desde el principio hasta el final. Que cada uno tiene su manera de escribir.

(er)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema