Libertad de prensa ″a la Bolsonaro″ | Brasil en DW | DW | 31.10.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Opinión

Libertad de prensa "a la Bolsonaro"

La libertad de prensa "es sagrada", según el futuro presidente brasileño Jair Bolsonaro. Pero sus declaraciones no convencen, dice Astrid Prange de Oliveira.

"No más noticias falsas y mentiras. Estamos en una nueva era, quiero gobernar para todos". El futuro presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se ha pronunciado claramente a favor de la libertad de prensa y la libertad expresión en sus primeras entrevistas después de su victoria electoral. Hasta aquí las buenas noticias. Pero, ¿acaso se aclaran los temores de que Brasil, la cuarta democracia más grande del mundo, podría despedirse gradualmente del Estado de derecho democrático?

Bolsonaro tiene razón: Brasil está en una nueva era. Una época en la que se redefine la relación entre el poder y los medios, porque hasta ahora las campañas electorales se decidían en televisión en el país más grande de Sudamérica. Los partidos con la propaganda electoral más grande y los candidatos con el mejor desempeño en los debates televisivos eran los que llevaban la punta en las elecciones presidenciales y parlamentarias.

Aunque esta vez todo fue diferente. Durante la campaña electoral, Bolsonaro no participó como candidato en ningún debate televisivo, su presencia en la televisión se limitó a entrevistas exclusivas con el canal de televisión brasileño TV Record. Esta televisora pertenece al fundador de la evangélica Iglesia Universal del Reino de Dios (Igreja Universal do Reino de Deus), Edir Macedo. Su audiencia incluye muchos votantes de Bolsonaro.

¿Globo? No, gracias

Las entrevistas en TV Record no fueron solo una señal para los seguidores de Bolsonaro, también fueron una ofensa de la competencia hacia el gigante y líder del mercado, TV Globo. Pero eso no es todo: Bolsonaro ha mantenido y mantiene una relación poco amistosa con los medios impresos. En muchas ocasiones calificó a la cobertura de la campaña por parte de los medios impresos como noticias falsas y desplazó su campaña a las redes sociales Facebook, Twitter y WhatsApp.

Kommentarbild Astrid Prange

Astrid Prange de Oliveira, periodista de DW

Especialmente en los grupos privados de WhatsApp, las noticias falsas cayeron de la nube digital y se multiplicaron. Millones de usuarios se enteraron allí, por ejemplo, que las urnas electrónicas en Brasil son supuestamente propensas a la manipulación y que su adversario Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores, incluso quería llevar a niños de primaria de seis años a la homosexualidad. Aun cuando el Tribunal Supremo brasileño prohibió expresamente la distribución de estas noticias falsas, ya no se podía concebir la órbita digital sin las acusaciones.

Y las mentes de millones de electores brasileños tampoco. El mismo Bolsonaro tampoco parece haber escapado de esta órbita. En el mismo aliento en el que después de su victoria electoral calificó a la libertad de expresión de "sagrada" y la oposición de "bienvenida", le predijo al mayor diario brasileño, Folha de Sao Paulo, que "por sí solos dejarían de existir".

La polarización social continuará

En el lenguaje del futuro presidente, estas amenazas están envueltas en algodones verbales: "No quiero que la Folha de Sao Paulo cierre, pero si depende de mí, una prensa que se comporte así ya no obtendrá dinero del Gobierno brasileño ", dijo Bolsonaro en una entrevista con TV Globo.

Entonces, no habrá publicidad del nuevo Gobierno brasileño en los medios con cobertura crítica. En la misma entrevista, el presidente electo acusó nuevamente a la Folha de Sao Paulo de publicar información falsa sobre su campaña electoral. Sin embargo, la cobertura de TV Record, del pastor evangélico Edir Macedo, sí tuvo, según él, una cobertura imparcial.

La libertad de prensa entendida a la Bolsonaro muestra de esta manera que la polarización social continúa después de la victoria electoral, así como la intimidación a los medios que pueden ser molestos. Bolsonaro ha ganado la primera prueba de fuerza. La segunda acaba de comenzar, así como la lucha por la defensa del Estado de derecho democrático.

(rrr/pana)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda