El nefasto legado de “Estado Islámico” | El Mundo | DW | 15.01.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

El nefasto legado de “Estado Islámico”

La organización terrorista Daésh, autodenominada "Estado Islámico", ha sido en gran medida derrotada, al menos en un sentido militar. Pero su ideología pervive, por ejemplo en los niños que crecieron en su régimen.

La milicia terrorista Daésh o "Estado Islámico” (EI) está casi derrotada casi por completo en Siria e Irak. De acuerdo con el Ejército estadounidense, los yihadistas se han marchado del 98 por ciento del territorio de ambos países que en el pasado controlaron. Y las fuerzas sirias, iraquíes y estadounidenses planean recuperar también ese 2 por ciento restante.

Lea más: ¿Cómo lidiar con niños de yihadistas que regresan a Alemania?

EI reivindica ataque del jueves contra franceses en Mali

Para alcanzar ese objetivo, el Ejército de Estados Unidos ha llevado a cabo 58 ataques aéreos entre el 29 de diciembre y el 5 de enero, según el Departamento de Defensa del país. En ellos han participado aviones de combate, drones, helicópteros, misiles y artillería pesada.

"El califato físico se ha roto, ha sido fracturado, pero el trabajo continúa”, afirmó en rueda de prensa el pasado 11 de enero la portavoz del Pentágono Dana W. White. "Seguiremos adelante con las operaciones porque en última instancia tenemos que asegurarnos de que las condiciones sobre el terreno no permitan al ISIS volver nunca”, añadió, utilizando este acrónimo alternativo para el grupo terrorista.

Este, sin embargo, es un objetivo difícil de alcanzar, especialmente por una razón: puede que EI esté cerca de la derrota física en Siria e Irak, pero su ideología pervive. La organización está creada para perpetuarse a largo plazo, sostiene la página web del Pentágono. Su supervivencia está garantizada a través de un "sistema de franquicias”.

"A pesar de que fracasaran como califato, vemos emerger manifestaciones globales de su marca”, dijo a los periodistas en la citada rueda de prensa el general Kenneth F. McKenzie Jr.

Combatiendo la imagen del EI

Es por ello que ahora el foco está puesto en combatir la imagen de "Estado Islámico", dijeron los oficiales. Y, de acuerdo con el Pentágono, las posibilidades de ganar esta batalla son también bastante altas.

"La marca global (de EI) se está desvaneciendo con la derrota del califato físico y se están extendiendo las historias del horror bajo el EI”, afirman responsables del Departamento de Defensa de EE. UU. en el portal web de la institución.

A pesar de esto, todavía queda mucho para que EI pueda ser completamente derrotado. Es más, la organización yihadista está volviendo a sus raíces de estrategia de guerrilla, tal y como informó Al-Jazeera. Según este medio, todavía hay voluntarios que intentan unirse, pero cruzar la frontera entre Turquía y Siria es más difícil que antes.

Mentes en ruinas

Además del desafío que suponen los voluntarios de todo el mundo que siguen intentando unirse a Daésh, las autoridades en materia de seguridad de Siia e Irak se están enfrentando a otro problema: el legado ideológico y psicológico que el régimen de EI ha dejado en su antigua área de influencia.

En la mayoría de las regiones, EI no estuvo en poder más de tres años. Pero tres años es mucho tiempo, especialmente para la gente joven. Esto es particularmente cierto para los niños más pequeños que tuvieron que asistir en primera persona a la violencia de los yihadistas, incluyendo brutales castigos públicos y ejecuciones.

"Incluso aunque no fuesen entrenados, pueden tener el recuerdo de vivir en una zona de guerra”, explicó a la revista digital Al-Monitor el investigador en terrorismo Daan Weggemans, del Insitituto de Seguridad y Asuntos Globales de la Universidad de Leiden (Países Bajos).

Una generación perdida

Los jóvenes que crecieron durante estos años no tuvieron acceso a una educación. Muchos de ellos aprendieron a usar las armas en vez de a leer y escribir.

"Podría haber una generación perdida”, dijo a Al-Jazeera el directo del programa de terrorismo y contraterrorismo de Human Rights Watch, Nadim Housy.

Muchos adultos tienen también dificultades para dejar atrás el régimen de Daésh, subrayó Housy. "Todavía están intentando entender lo que pasó”.

Es probable que el problema de una "generación perdida” producto de EI alcance Europa pronto, bajo la forma de cientos de niños que fueron llevados a Siria o Irak por sus padres o nacieron en los campamentos de los combatientes yihadistas.

No está claro cómo los países europeos van a abordar esta cuestión. Bélgica, por ejemplo, planea dejar que los niños menores de diez años puedan entrar en el país de forma automática. Sin embargo, esto solo incluye a aquellos que han sido sometidos a una prueba de ADN que demuestre que son hijos de yihadistas belgas.

Ver el video 05:15
Now live
05:15 minutos

Los niños belgas de EI

En diciembre de 2017, tres niños franceses de supuestos combatientes de EI fueron devueltos a País en avión tras haber estado bajo la custodia de las autoridades iraquíes.

En Países Bajos, a los hijos de los combatientes yihadistas normalmente se les permite volver, aunque por ahora el Gobierno holandés no tiene intención de darles la ciudadanía del país.

Sin medidas concretas en Alemania, por ahora

 Alemania también quiere que los hijos de los combatientes de EI alemanes vuelvan. Pero los expertos ya están advirtiendo de que el regreso de aquellos de mayor edad, en particular, podría implicar riesgos.

"Existe el peligro de que estos niños fueran socializados por los yihadistas en líneas islamistas y vuelvan a Alemania desde estas zonas de guerra habiendo sido adoctrinados”, dijo Hans-Georg Maassen, directos de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución, la agencia alemana de seguridad doméstica. "Esto podría llevar aquí también al auge de una nueva generación yihadista”.

Torsten Hoss, director de la sección de Hamburgo de dicha institución, afirmó que este problema debe estar resuelto antes de que las autoridades de seguridad puedan empezar a actuar.

No está claro qué pasos van a darse. Los expertos el política exterior buscan soluciones. Pero las medidas concretas solo podrán tomarse una vez que Alemania consiga formar un nuevo gobierno.

Autor: Kersten Knipp (EAL/CP)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

 

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema

Publicidad