El monumento del Muro de Berlín y su reflejo de la historia | Alemania | DW | 04.11.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

El monumento del Muro de Berlín y su reflejo de la historia

El muro cayó en 1989, y tras años de división la gente de las Alemanias Oriental y Occidental se reencontró. 30 años después, muchas de sus historias se han desvanecido. Un mural en la calle Bernauer relata sus destinos.

Transeúntes caminan por el sendero del Muro de Berlín en la calle Bernauer

Transeúntes caminan por el sendero del Muro de Berlín en la calle Bernauer

Es domingo por la tarde y se pueden ver los rayos del sol brillando sobre el asfalto. Es uno de los últimos hermosos días de otoño en Berlín. Camino por la calle Bernauer, que, a primera vista, es como cualquier otra. Pasan automóviles y tranvías, la gente se cruza por mi camino. Pero la Bernauer es más que una calle. Es un lugar histórico, y desde 1998 un monumento a la división de Alemania.

Después del final de la Segunda Guerra Mundial, la calle se dividió en este y oeste: de un lado estaba el sector controlado por los soviéticos, y en el otro, el sector francés. La calle Bernauer todavía era aceptable, pero eso terminó abruptamente en 1961. El 13 de agosto de 1961, la Alemania Oriental comunista erigió el muro que separaba Berlín Oriental de Berlín Occidental. La frontera pasaba directamente por la calle Bernauer. Todavía se pueden ver sus huellas hoy, y se han conservado algunas partes del muro. Donde este se desmanteló después de 1989, las barras de metal oxidadas trazan el curso anterior de la frontera. Detrás de ellos hay extensas áreas de césped. Ahí, la antigua franja de la muerte se extendía con alambre de púas y minas. Los turistas y grupos escolares toman fotos, ponen sus manos sobre el Muro de Berlín, y los niños corren a través de las barras oxidadas.

Mauergedenkstätte an der Bernauer Straße in Berlin

Hoy en día se puede pasar fácilmente por las barras donde una vez estuvo el muro

Lugar equivocado, momento equivocado

Al otro lado de la calle están la documentación del monumento y el centro de visitantes. Aquí me encuentro con Ida, una anciana que no quiere darme su apellido. "No he estado aquí desde entonces", dice con voz temblorosa. En aquel entonces, en agosto de 1961, Ida tenía 21 años. "Estaba comprometida hacía tres años". La construcción del muro separó a los jóvenes novios. El prometido de Ida vivía en Berlín-Neukölln, en el oeste. Ella vivía en Prenzlauer Berg, en el este. Antes de que se construyera el muro, todavía podían verse. "Después de eso, solo podíamos saludarnos a través del muro". Pero una noche ella se acercó demasiado a la pared. Hombres vestidos de civil la detuvieron y fue arrestada en el acto. "Muchas personas simplemente desaparecieron de esta manera". Mientras conversábamos, a Ida le costó un poco atravesar las barras de metal conmigo. Parecía como si todavía pudiera sentir el muro. Solo cuando llegamos al césped respiró aliviada y continuó contando su historia.

Ida fue detenida tres meses por la Stasi, la policía secreta estatal. Su interrogador le sugirió que trabajara para la Stasi y espiara a su prometido. Así, ella habría sido liberada más rápido y habría podido volver a verlo. Pero le dijo: "¡No soy una informante!". Luego la encerraron en una celda y la interrogaron todos los días. "Durante tres meses mi familia no supo dónde estaba". Solo cuando fue a juicio se volvieron a ver. "Mi madre tuvo una crisis nerviosa porque estaba muy preocupada por mí".

 

Fue casi un milagro: la Stasi la dejó en libertad. Al día siguiente, Ida fue a trabajar como siempre. Nadie dijo una palabra al respecto. Ella también guardó silencio. En el fondo, Ida no renunció a su fe de que un día su país volvería a unirse. "Estaba segura de que la frontera no duraría para siempre". Unos meses después del juicio, su compromiso se rompió, por culpa de las circunstancias.

Víctimas de la historia

Ida tuvo suerte, en comparación con muchas otras personas. Hasta la fecha, sabemos de 140 muertes en el Muro de Berlín. Guardias fronterizos, refugiados, personas que ayudaron en el escape, pero también personas no involucradas que estaban en el lugar equivocado, en el momento equivocado. La mayoría tuvo un accidente o recibió un disparo mientras intentaba escapar. Entre ellos había seis personas en la calle Bernauer. Pero podría haber muchos más. "El gobierno de Alemania Oriental ocultó muchos incidentes", dice un guía turístico a mi lado. "El centro del monumento histórico está investigando los casos. Siguen llegando nuevos".

Mientras camino por la calle, descubro pequeñas placas redondas conmemorativas en el suelo. Recuerdan los intentos de escape, los desalojos y las muertes. En una, por ejemplo, dice "25 de septiembre de 1961: escape de la familia B". O "10 de agosto de 1961: desalojo de la vivienda 13 de la calle Bernauer".

 Intento de huída y captura de una persona

"Intento de huída y captura de una persona"

Una placa en el medio del césped también honra la memoria de muchos. Las fotografías de las víctimas están alineadas en pequeñas ventanas de metal. El lugar está envuelto en un luto silencioso. Algunas de las víctimas del muro eran terriblemente jóvenes. Dos niños recibieron disparos en la frontera, varios se ahogaron mientras jugaban en el río Spree porque nadie se atrevió a salvarlos. "El río era una zona fronteriza. Estaba prohibido que los bomberos ayudaran", explica un guía turístico a su grupo. Enfrente de una de las fotos hay una rosa. Todavía no está marchita. "Algunos familiares todavía traen flores", dice el guía.

Me dirijo al Centro de Documentación del Centro Conmemorativo del Muro de Berlín. Aquí, los textos, fotografías y otros documentos proporcionan más información y datos sobre la historia de los años de división. Algunos visitantes se sientan frente a pantallas pequeñas y miran películas en monitores. Otros se detienen frente a las fotos, que muestran intentos de escape en la calle Bernauer, en los que berlineses orientales aparecen saltando por las ventanas hacia el oeste. Algunos intentos de escape fueron exitosos, pero muchos fallaron.

Capilla de la Reconciliación

Una iglesia sencilla también pertenece al monumento: la Capilla de la Reconciliación. Una cruz negra cuelga sobre la entrada y conmemora la iglesia original que se encontraba aquí. Fue un día oscuro para la congregación cuando el gobierno de Alemania Oriental hizo dinamitar la iglesia en 1985. La cruz original se separó de la aguja. Hoy yace a pocos metros en el césped. Los feligreses occidentales la rescataron de las ruinas y la guardaron. Ahora simboliza lo que unió a la gente durante los años de separación: la esperanza.

Deutschland Bildkombo Berlin | Turm der Versöhnungskirche

Cuando fue demolida, la iglesia cayó en ruinas. Hoy la capilla se encuentra en el mismo lugar.

Una congregación dividida

"El 13 de agosto de 1961, nuestro última misa conjunta se llevó a cabo. Después de eso, a los berlineses occidentales ya no se nos permitió entrar a la iglesia", me cuenta Elke Kielberg, que desde niña había asistido a la misa en la antigua Iglesia de la Reconciliación.

Elke señala una fotografía que cuelga en el centro de visitantes. En ella, se puede ver a berlineses orientales saludando desde las escaleras de la Iglesia de la Reconciliación a las personas en el oeste. Fue su primera misa dividida. Una separación dolorosa para Elke, de entonces 12 años. A partir de entonces, la iglesia de su infancia estuvo cerrada. Ahora, Elke a veces veía detrás de un muro a las personas que había conocido antes. Su voz se vuelve más y más tranquila. "Estaba desgarrada", dice.

Deutschland | Berlin | Gedenkstätte Bernauer Straße

A pocos metros de la Capilla de la Reconciliación se encuentra la cruz original de la Iglesia de la Reconciliación.

La iglesia ovalada, que hoy se encuentra donde estaba el antiguo templo, les devuelve a los feligreses lo que les quitaron. Solo unos pocos visitantes se sientan en los bancos. Una misa conmemorativa para las víctimas fronterizas se lleva a cabo tres veces por semana. Elke y yo encendemos una vela. "Cuando cayó el muro, en 1989, al principio no podía creerlo. Se hizo real solo cuando mi primo y mi tía del este nos visitaron. Habían pasado 28 años, y de repente era como si tuviera 12 años otra vez".

La calle Bernauer refleja historias humanas y la historia alemana. Sobre personas como Ida, Elke y muchos otros. Todavía no es fácil para ellos compartir sus experiencias. Pero es por eso que hay un monumento que cuenta las historias que algunos prefieren callar.

(rrr /cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda