Día contra la esclavitud: Brasil por el buen camino | Política | DW | 02.12.2005
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Política

Día contra la esclavitud: Brasil por el buen camino

Naciones Unidas celebra hoy el Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud, una práctica inhumana que ha sabido mutar con los tiempos para escapar de la toma de conciencia internacional.

Jose dos Anjos Ferreira y su hijo Leandro, de nueve años, trabajando en Brasil.

Jose dos Anjos Ferreira y su hijo Leandro, de nueve años, trabajando en Brasil.

"Hay que distinguir entre dos términos: el de esclavitud, es decir, la pertenencia de un ser humano a otro ser humano, y el de trabajo forzado, esto es, la dependencia de un ser humano de otro ser humano, que da alas al segundo para aprovecharse de esa situación del primero", dijo en entrevista a DW-WORLD Beate Andrees, del programa de la Organización Mundial del Trabajo (OMT) para combatir el trabajo forzado.

"La esclavitud puede decirse que está hoy prácticamente erradicada. Sólo en casos muy excepcionales puede hablarse hoy en día de esclavitud. Pero ahora aparece el trabajo forzado, una forma mucho más sutil y moderna de ejercer dominio sobre otra persona", explicó Andrees.

Indien: Kinderarbeit

El trabajo forzado afecta a los más débiles, como a esta niña en la India.

Trabajo forzado: la nueva esclavitud

Según el informe de 2005 de la OMT, 12,3 millones de seres humanos en todo el mundo son víctimas del trabajo forzado. De ellos, casi 10 millones son explotados por agentes privados, cifra que incluye a los 2,4 millones de seres humanos en manos de redes de tráfico de personas, y el resto, otros 2,5 millones, son forzados a trabajar por Estados o grupos militares rebeldes.

Asia y la zona de Pacífico, y Latinoamérica y el área caribeña, son las regiones, seguidas a mucha distancia por las restantes partes del planeta, con mayor número de casos de trabajo forzado, según los datos de la OMT. Sin embargo, Latinoamérica y el Caribe se sitúan por detrás de los países industrializados en incidencia de las mafias que trafican con personas.

Buena nota para Brasil

Sklavenarbeit in Brasilien

Liberados casi 5.000 trabajadores forzados en Brasil gracias a las medidas del Gobierno de Lula.

La OMT reconoce en su informe el esfuerzo del Gobierno en la lucha contra el trabajo forzado desde el año 2003, cuando se hicieron públicas las condiciones en que vivían muchos trabajadores en el país. El trabajo forzado en Brasil se asemeja tanto a la esclavitud que casi se confunde.

El Ejecutivo que dirige Lula da Silva ha endurecido el código penal, escribe la OMT, introduciendo delitos como "el sometimiento de una persona a condiciones de trabajo análogas a las de un esclavo". Toda persona que trate de presionar a un trabajador con medidas como retenerle la documentación, una práctica de chantaje muy común, puede ser encarcelada.

Entre otras, estas medidas han tenido resultados positivos, opina la OMT, produciéndose un vertiginoso aumento de los trabajadores liberados, que en 2003 llegaba casi a los 5.000.

El precedente que sienta la Historia

Vereinte Nationen Logo UN UNO

Las Naciones Unidas asumieron la "Convención sobre la Esclavitud" de la Sociedad de Naciones.

La Sociedad de Naciones (SN), fundada tras la I Guerra Mundial y antecesora de la ONU, reunió a sus miembros en 1926 para tratar el tema de la esclavitud. A mediados de los años veinte, pese a que muchos países habían prohibido a título nacional la trata con esclavos, la compra de hombres no era algo inusual, sobre todo de aquellos hombres de "segunda categoría" procedentes de las colonias.

El 25 de septiembre de 1926, los países participantes en el encuentro de la SN celebrado en Ginebra ratificaron la "Convención sobre la Esclavitud", que abolía dicha práctica por primera vez en la Historia a nivel internacional.

Diversos protocolos de Naciones Unidas modificaron la Convención durante los años cincuenta. Fruto de esos cambios, el texto no sólo condena en su artículo dos la esclavitud sino también el trabajo forzado, y hoy sigue siendo la base sobre la cual la Organización Mundial del Trabajo lucha contra las prácticas inhumanas de ocupación laboral.

Haber ratificado la convención es requisito indispensable para pertenecer a la OMT, de ahí que en la actualidad, prácticamente, todos los países del mundo respalden, por lo menos sobre el papel, la abolición de la esclavitud y el trabajo forzado.

DW recomienda