Coronavirus: cuando la cerveza dejó de correr en Alemania | Alemania Hoy | DW | 05.05.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania Hoy

Coronavirus: cuando la cerveza dejó de correr en Alemania

Sin fiestas, bares, restaurantes, festivales o jardines de cerveza, el consumo de cerveza se desploma en Alemania. La crisis cervecera causada por el nuevo coronavirus se agrava con la cancelación del Oktoberfest.

En Alemania, la temporada actual normalmente es ideal para ir a un Biergarten: las temperaturas son agradables, los días muy soleados, y la Bundesliga culminó su fase final.

Pero 2020 no es un año normal, por las medidas de distanciamiento social impuestas debido al nuevo coronavirus. Debido a ellas, la Bundesliga se detuvo y espacios como restaurantes y bares, están cerrados.

Todo el sector de la gastronomía en Alemania siente los efectos, así como las 1.500 cervecerías del país. Muchas de ellas están amenazadas de cerrar permanentemente debido a la crisis.

Según la asociación de la industria, DBB, las pequeñas cervecerías deben una gran parte de sus ingresos al suministro de cerveza a restaurantes y bares. En algunos casos, los pedidos de estos establecimientos representan hasta el 90 por ciento de las ventas.

La cervecería Moritz Fiege, una empresa tradicional y mediana en la ciudad de Bochum, es una de las que siente los efectos de la crisis. El año pasado, la cervecería produjo 130 mil hectolitros. Suministra alrededor de 300 establecimientos en su región.

Con el cierre de restaurantes y bares, el suministro de cerveza por barril (el más popular en Alemania) se ha desplomado. Representa el 20 por ciento de los ingresos de Moritz Fiege. Además, el equipo de la ciudad, Bochum, ya no juega porque los torneos de fútbol están suspendidos, y, por lo tanto, no hay más ventas de cerveza en el estadio.

La cervecería planea reducir las horas de trabajo de 12 de sus 80 empleados en los próximos días. El presidente de la compañía, Hugo Fiege, predice que la situación excepcional aún durará y que los establecimientos solo volverán lentamente a la normalidad.

Las grandes compañías cerveceras también sufren los efectos del confinamiento.

Las grandes compañías cerveceras también sufren los efectos del confinamiento.

Pero no solo las empresas pequeñas y medianas sufren los efectos económicos de la pandemia. Las grandes cervecerías también enfrentan dificultades. Es el caso de Veltins, una empresa familiar en Meschede-Grevenstein, o la marca más vendida en el país, Krombacher, de Kreuztal, que produjo 6 millones de hectolitros el año pasado.

"Las ventas en restaurantes prácticamente ya no existen", dice el portavoz de Krombacher, Peter Lemm. Los bares y restaurantes representan aproximadamente el 15 por ciento de las ventas de la compañía.

Marcas de renombre como Krombacher y Veltins también tienen una fuente adicional de ingresos, que las pequeñas cervecerías no suelen tener: las exportaciones. En el caso de Krombacher, este sector representó el 5 por ciento de las ventas el año pasado. "Pero aquí, también, los ingresos se han desplomado a casi cero", se lamenta Lemm.

Famosas marcas alemanas son muy apreciadas en el extranjero. Por lo tanto, las consecuencias de la situación actual no pueden ser ignoradas. Italia, con 3,4 millones de hectolitros, y China, con 1,8 millones de hectolitros, son los principales mercados, según las cifras de 2019. Según DBB, en este momento, casi todo se detiene en las ventas en el extranjero.

Y luego hay festivales de rock y festivales tradicionales de norte a sur, todos cancelados. Así como bodas, bodas y otras celebraciones familiares. Las cervecerías tuvieron que pasar por varias cancelaciones de pedidos. Los más afectados aquí son las aproximadamente 1.100 pequeñas marcas regionales, con una capacidad de producción anual de menos de 5.000 hectolitros.

Las autoridades de Baviera confirmaron el 21 de abril que el incluso el Oktoberfest de Múnich no tendrá lugar este año.

El aumento de las temperaturas señala el comienzo de la temporada de parrilladas, una moda nacional en Alemania y una que siempre aumenta las ventas de cerveza. Pero este año, las perspectivas no son alentadoras.

"Si nadie puede encontrarse con amigos, no hay razón para celebrar o consumir cerveza", resume Marc-Oliver Huhnholz, de DBB. "Los próximos días mostrarán cuánto consumirá la gente en casa y cuánto se perderá por completo".

Suscríbete a nuestro boletín especial sobre el coronavirus y pulsa aquí.

DW recomienda