Conservadores atizan temor a los inmigrantes | Alemania | DW | 31.12.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Conservadores atizan temor a los inmigrantes

Ante la inminencia de importantes elecciones, la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU) ha encendido un debate en torno a los inmigrantes de Europa Oriental apelando a argumentos que sus críticos tachan de infundados.

Una de las cualidades de la lengua de Goethe es que propicia la fusión de palabras para crear nociones nuevas, aunque éstas no siempre enriquezcan el idioma. Una de uso frecuente en los últimos tiempos es Armutsmigranten, que amalgama las voces “pobreza” y “migrante”. Ni empático ni elogioso, el término alude a quienes llegan a Alemania provenientes de Estados con economías menos prósperas y aparece más de una vez en un documento reciente de la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU) que exige la implementación de medidas severas para frenar la entrada de búlgaros y rumanos al territorio germano.

“La CSU nos cuenta lo mismo todos los años”, comenta Aydan Özoguz, a medio camino entre el sarcasmo y la indignación. Cada vez que a los ciudadanos de otros países comunitarios se les da la libertad de trabajar en cualquier lugar de la Unión Europea (UE), los socialcristianos alemanes atizan el temor a una inmigración masiva describiéndola como una amenaza para el sistema local de seguridad social. “Y después se ven obligados a admitir que no pasó nada”, agrega Özoguz, diputada del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) en el Bundestag y Comisionada para la Integración y los Refugiados en el nuevo Gobierno de coalición alemán.

Espoleando el miedo

Özoguz, diputada del SPD y Comisionada para la Integración y los Refugiados en el nuevo Gobierno alemán.

Özoguz, diputada del SPD y Comisionada para la Integración y los Refugiados en el nuevo Gobierno alemán.

Oficialmente, Rumania y Bulgaria se unieron a las filas de la UE en 2007. Sus ciudadanos pueden viajar y vivir en cualquiera de los 28 Estados miembros del bloque comunitario, pero no siempre tienen permitido trabajar en ellos. Hasta ahora. El 1 de enero serán levantadas las restricciones que les impedían buscar empleo en la UE. Puede que eso haya despertado la inquietud de muchos alemanes de cara a un mercado laboral cada vez más competitivo, pero lo que la CSU está espoleando de antemano es el miedo a una ola de inmigrantes ávidos de vivir de la asistencia social y los beneficios estatales para sus niños.

La CSU está demandando que se les apliquen medidas punitivas –como la deportación y la prohibición de entrada al país– a quienes sean hallados culpables de cometer fraude para obtener ayudas del Estado alemán. El partido hermano de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), liderada por Angela Merkel, también ha propuesto que a los recién llegados se les niegue el derecho a la asistencia social durante los primeros tres meses de su permanencia en Alemania. El SPD, que apenas comienza a gobernar en coalición con la CDU/CSU, y varios expertos independientes, han criticado el contenido del documento socialcristiano.

Zimmermann: la mayoría de los búlgaros y rumanos en Alemania son trabajadores cualificados.

Zimmermann: la mayoría de los búlgaros y rumanos en Alemania son trabajadores cualificados.



“Propaganda irresponsable”

Klaus Zimmermann, director del Instituto para el Estudio del Trabajo, tildó las propuestas de la CSU de “propaganda irresponsable”, subrayando que la mayoría de los inmigrantes búlgaros y rumanos son trabajadores cualificados, “doctores e ingenieros como los que Alemania necesita urgentemente”. Zimmermann señala que el índice de desempleo entre los búlgaros y rumanos radicados en Alemania es más bajo que el promedio exhibido por la población inmigrante en su totalidad. Los ciudadanos de Bulgaria y Rumania reciben menos beneficios sociales –0,4 por ciento, según el Ministerio del Trabajo– que los de otros países.

Sebastian Metz, presidente de la Cámara Rumano-Alemana de Comercio, tachó de melodramática la satanización del flujo migratorio por venir, recordando que las compañías alemanas han estado contratando a trabajadores cualificados de Europa Oriental desde hace mucho tiempo. Zimmermann lo secunda: a su juicio, lo más probable es que mucho menos de 200.000 búlgaros y rumanos vengan a Alemania en 2014; sus cálculos se apoyan en las estimaciones del Ministerio alemán del Trabajo, que a su vez están basadas en las experiencias de 2011, cuando Alemania abrió sus fronteras a ocho nuevos socios de la UE, incluidos Polonia, Eslovaquia y la República Checa.

Cálculo político

Las leyes alemanas alusivas a los inmigrantes y sus derechos podrían contravenir la normativa europea.

Las leyes alemanas alusivas a los inmigrantes y sus derechos podrían contravenir la normativa europea.

Los tribunales alemanes están en vías de aclarar si los ciudadanos de otros países comunitarios que recién llegan al territorio germano tienen derecho a beneficios sociales. La ley alemana establece que, si están trabajando regularmente, los extranjeros comunitarios tienen el mismo derecho que los alemanes a ayudas sociales para niños y otros beneficios que compensen los sueldos precarios. Pero si están en Alemania para buscar empleo, no tendrán acceso a la asistencia social. Consultadas sobre si estas posiciones legales contravienen la normativa europea, dos cortes alemanas acaban de contradecirse. Una decisión final está por tomarse.

El partido bávaro no parece estar dispuesto a renunciar a su discurso xenófobo, pese a todos los argumentos que lo debilitan. La intransigencia de la CSU puede deberse a motivos de índole política: el 16 de marzo de 2014 tendrán lugar elecciones municipales en Baviera y el 25 de mayo serán los esperados comicios europeos. La alianza CDU/CSU ya había usado una retórica nacionalista en otras ocasiones. En 1999, por ejemplo, el democristiano Roland Koch ascendió a la presidencia del Estado federado de Hesse con su eslogan “sí a la integración, no a la doble nacionalidad”. Michael Hartmann, vocero de la fracción parlamentaria del SPD, lamenta la postura de la CSU, alegando que allana el camino para la violencia de ultraderecha.

DW recomienda

Publicidad