Bolsonaro contra el medio ambiente | Brasil en DW | DW | 10.05.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Brasil

Bolsonaro contra el medio ambiente

Con su actual política ambiental, Brasil está desperdiciando su capital político en la única área donde ejerce influencia a nivel global. Pero el mandatario parece actuar cobrando viejas rencillas, opina Thomas Milz.

El miércoles 8 de mayo, ocho exministros de Medio Ambiente de Brasil publicaron una carta abierta criticando las políticas ambientales del actual gobierno. En ella aseguraban que la reputación y el lugar del país en el escenario internacional están en entredicho. "Las iniciativas (del gobierno) son exactamente las opuestas a las que impulsábamos. Y con eso se daña nuestra imagen y la credibilidad internacional de nuestro país”, dicen.

El mundo mira a Brasil con una mezcla de preocupación e incredulidad. Esto, luego de que el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, anunciara planes para recortar en un 95 por ciento los fondos para acciones contra el cambio climático. Y esto, justo en el momento en que Naciones Unidas daba a conocer su aterrador informe sobre la extinción global de las especies.

Thomas Milz.

Thomas Milz.

Antiguo protagonista mundial

Incluso más sorprendente que ello es el hecho de que en el presupuesto del Ministerio del Medio Ambiente había destinados para esos propósitos apenas 12 millones de reales (2.700.000 euros). Mientras en Europa los escolares protestan por una mayor y mejor protección del medioambiente, parece que el tema apenas le interesa a alguien en Brasil. Al menos no al gobierno.

Con esto, Brasil ha desperdiciado el prestigio que logró construir en las conferencias mundiales sobre el clima realizadas bajo las presidencias de Lula da Silva y Dilma Rousseff. En temas medioambientales y de política climática, Brasil era un protagonista a nivel mundial y ganó con ello un poder blando que aumentó el peso del país en las negociaciones internacionales. ¿Está todo eso en juego ahora?

Quizás el presidente Jair Bolsonaro aprendió de su ídolo Donald Trump las tácticas para hacer un buen trato. Tal vez lo que busca es aumentar el precio que las naciones industrializadas están dispuestas a pagar para salvar los bosques brasileños. Porque una cosa es segura: sin Brasil, ningún acuerdo global sobre el cambio climático será realmente efectivo.

Por otro lado, no se sabe hasta qué punto son racionales las decisiones de Bolsonaro. ¿De verdad él cree en las teorías de la conspiración, esas que dicen que las Naciones Unidas, junto con los indios brasileños, quieren robarse el Amazonas?

Los indígenas brasileños han protagonizado una serie de protestas contra las políticas medioambientales de Bolsonaro.

Los indígenas brasileños han protagonizado una serie de protestas contra las políticas medioambientales de Bolsonaro.

Un Cancún brasileño... ¿por venganza?

¿Y qué tanto se deja guiar Bolsonaro, en sus decisiones como presidente, por discrepancias personales? El miércoles informó que quería cambiar el estatus de reserva natural de la Estación Ecológica de Tamoios, una región costera al sur de Río de Janeiro. Hay que recordar que fue en ese lugar donde Bolsonaro fue descubierto pescando ilegalmente en 2012. El funcionario de la autoridad ambiental de Ibama que multó a Bolsonaro fue suspendido de sus funciones en marzo.

Además, el mandatario quiere convertir la zona costera de Angra dos Reis en un "Cancún brasileño”. El modelo mexicano es conocido por sus enormes hoteles de concreto y bulevares para el entretenimiento. En esos lugares los estudiantes estadounidenses se emborrachan hasta perder el conocimiento en las llamadas "vacaciones de primavera”.

¿Es esta última decisión de Bolsonaro una venganza personal contra la autoridad ambiental de Ibama y los indeseables ambientalistas? De todos modos, el presidente sabe que nada duele más a sus opositores políticos que un ataque a la naturaleza de Brasil.

(DZ/CP)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda