“Aloft”: el milagro del perdón | Cine | DW | 14.02.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cine

“Aloft”: el milagro del perdón

La cineasta peruana Claudia Llosa vuelve a la Berlinale con “Aloft”, “No llores, vuela”, que lleva al espectador a un paisaje polar que surca un halcón, escenario de lo que ella llama un drama universal.

Claudia Llosa, en entrevista con DW.

Claudia Llosa, en entrevista con DW.

Claudia Llosa se siente como en casa en Berlín. La cineasta se llevó el Oso de Oro en 2009 con “La teta asustada”, que se convirtió en la primera película peruana en ser nominada a los óscares. El año pasado su cortometraje “Loxoro”, obtuvo el premio Teddy, que se concede a las películas de contenido homosexual. Llosa vuelve a la Berlinale con “Aloft”, su primera cinta en inglés y su tercer largometraje, titulado en español “No llores, vuela”. La cineasta llegó con su elenco de actores, Jennifer Connelly, Cillian Murphy, Melanie Laurent y William Schimell para el estreno de la cinta de 112 minutos de duración en la sección de competencia de la Berlinale. El espectador viaja a las nevadas llanuras del norte de Canadá para ser testigo de una historia llena de misticismo y poesía. Su productor, José María Morales, (Wanda Vision) confirmó que la cinta será distribuida por Sony Pictures Classic.

DW: ¿Cómo sintetizaría su película “No llores, vuela”?

Claudia Llosa: Es una historia de reconciliación, es un viaje de un hijo hacia su madre y un viaje de una mujer en búsqueda del sentido de su vida, que habla del milagro del perdón.

¿Porqué el título en inglés Aloft?

Fue el título original de la historia. Siempre estuvo ahí. Aloft es una palabra muy bella, simple, pero que refleja el espíritu de la película. Es una palabra antigua en inglés que significa suspendido en el aire, como en lo alto.

Claudia Llosa y su productor, José María Morales, (Wanda Vision)

Claudia Llosa y su productor, José María Morales, (Wanda Vision)

Es la segunda vez que viene usted a competir a Berlín, eso levanta expectativas porque con “La Teta Asustada” se llevó el Oso de Oro en 2009. ¿Significa una presión especial?

Yo trato de ser genuina tanto con esta película como con “La teta asustada”, cuando venimos hace cinco años ya el hecho de estar aquí era un premio y lo mismo pasa ahora, ya por el hecho de haber hecho esta película tan personal y al mismo tiempo universal, es un premio en sí mismo. Es muy emocionante para mí volver porque gracias a la Berlinale tuvimos la fuerza para levantar un proyecto como éste. No quiero restarle valor a lo que ya es estar aquí, la función de ayer que fue tan bonita y tan emocional lo ha dicho todo.

¿Cómo llegó al tema de la película?

Tuve una experiencia parecida cuando era pequeña, yo y mi hermana nos caímos al hielo en una laguna en la cordillera blanca en El Perú. Gracias a Dios en nuestro caso no ocurrió ninguna tragedia pero esta idea de cómo dos hermanos se ayudan y qué pasa si de manera accidental se muere el otro y cómo uno se enfrenta a esa ausencia, a esa pérdida. Qué consecuencias trae a la dinámica familiar, yo me preguntaba todo esto. Posteriormente vi un documental que hablaba de la percepción de la luz, de cómo al interior del hielo lo que uno cree que es la salida, que es la luz, pues es en realidad el sol reflejado en el hielo, o sea una trampa y lo que se percibe como oscuridad es el hueco por donde hay que salir. Me pareció una imagen muy potente porque habla de lo impredecible que es la vida. Uno cree que está uno tomando las decisiones correctas, que está uno haciendo lo mejor y es lo contrario. A veces cuando uno se equivoca encuentra uno la salida o el verdadero camino para encontrar el destino. A partir de ahí se fue gestando la historia.

Fotograma de la película

Fotograma de la película

Sus personajes de ojos casi transparentes llevan al espectador a una atmósfera polar, un mundo totalmente diferente al de sus películas anteriores…

Del desierto nos hemos ido al frío pero estamos hablando de un mar helado que es casi como un desierto blanco. Visualmente hay algunos paralelismos, la importancia de la simbología, la importancia de la mujer, la importancia de la tierra, algo muy primario. La idea del perdón, la idea de la sanación. Hay como temas recurrentes que simplemente se trasladan a otro escenario.

Según la voz de sus productores la película se está vendiendo muy bien, con una multinacional detrás que la va a distribuir por toda América Latina y EEUU, ¿Cómo influirá eso en su producción en el futuro?

Me gusta sorprenderme a mí misma. No sé que va a pasar, pero creo que voy a ser honesta con lo que siento. Estoy segura de que voy a volver a rodar en El Perú, no sé cuando, si será el siguiente proyecto o el posterior pero creo que voy a ser muy ecléctica. Me interesa variar.

Tras del estreno de la película, ¿qué reacciones ha recibido del público?

Fue muy emocionante, muy bonito, hubo gente que lloró al terminar la película. No pudo haber sido mejor. Estoy muy contenta y ahora lo que toca es llevarla a la mayor cantidad de gente posible. El espectador tendrá una experiencia vivencial al ver la película.

DW recomienda