″Zombie TV″ en Rusia: la erosión de la prensa independiente | El Mundo | DW | 02.05.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

"Zombie TV" en Rusia: la erosión de la prensa independiente

Según RSF, 37 periodistas han sido asesinados en Rusia desde la llegada de Putin al poder. Este 3 de mayo es el Día de la Libertad de Prensa y en DW resumimos la situación de la prensa en Rusia desde 1990.

El 19 de agosto de 1991, cuando el "Lago de los Cisnes" de Tchaikovsky se emitió durante horas en la televisión soviética en lugar de las noticias habituales, los ciudadanos supieron rápidamente que algo andaba mal. Las fuerzas reaccionarias del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS), el ejército y la agencia de inteligencia KGB intentaron derrocar a Mijaíl Gorbachov. No les gustaban sus políticas reformistas de "glasnost" (transparencia) y "perestroika" (transformación), pero el golpe fracasó.

Hoy en día, no hay imágenes de ballet en la televisión estatal rusa; en su lugar, se emiten casi todo el día programas informativos y políticos que legitiman las políticas del Kremlin y las presentan de forma positiva. Por ello, en la jerga popular se le dice a la televisión estatal "caja de zombis". Pero el papel de los medios de comunicación no siempre fue tan claramente sumiso como lo es hoy. 

Los 90 de oro

Tras décadas de paternalismo por parte del régimen comunista, los medios de comunicación fueron cada vez más capaces de dar forma al cambio político como actores independientes en el curso de la "glasnost” y la "perestroika”. "Tras el fin de la Unión Soviética, hubo una enorme demanda entre la población rusa de información independiente. Esto se puede ver, por ejemplo, en el hecho de que un gran número de nuevos medios de comunicación impresos surgieron en muy poco tiempo. No solo en Moscú y San Petersburgo, sino en todo el país. Los medios de comunicación estaban muy animados e informaban abiertamente sobre el final de la Unión Soviética, pero también sobre el pasado comunista", afirma Ulrike Gruska, responsable de prensa de Reporteros sin Fronteras (RSF).

Pero esta "edad de oro" de la prensa escrita libre terminó muy pronto. La crisis económica de 1993/1994 provocó el cierre de muchos periódicos. El papel de las emisoras de televisión, que no estaban controladas por el Kremlin sino por poderosos empresarios, se hizo aún mayor. Oligarcas como Boris Berezovski y Mikhail Gussinsky compraron los principales canales de televisión del país, como ORT y NTW. Con sus imperios mediáticos, dirigieron significativamente la política en Rusia en la década de 1990. En las elecciones presidenciales de 1996, por ejemplo, los empresarios ayudaron al democrático Boris Yeltsin a ganar contra el comunista Gennady Zyuganov e impidieron así que las viejas élites volvieran al poder.

Por lo demás, las inquietudes mediáticas de Gussinski y Berezovsky no siempre coincidían políticamente: mientras el primero disparaba cada vez más contra el Kremlin, Berezovsky apoyaba a Yeltsin, y más tarde a Putin. La emisora de Gussinski, NTW, por el contrario, informó abiertamente sobre la brutalidad de la guerra de Chechenia y ganó prestigio a nivel nacional como resultado.

El declive desde el año 2000

La emisora ORT, de Berezovsky y pro-Kremlin, apoyó a Putin en su lucha por la presidencia y le ayudó a ganar en el año2000, pero 20 años después Putin se ha convertido en el destructor de la prensa libre. Desde el año 2000, la libertad de los periodistas ha sido restringida masivamente. "Inmediatamente después de asumir el cargo, comenzó a poner los medios de comunicación bajo el control del Estado. La emisora NTW fue especialmente destrozada. Las fuerzas de seguridad, fuertemente armadas, entraron en la sala de prensa, parte de la cual transmitía en vivo. Bajo diversos pretextos y acusaciones, el propietario Gussinski fue privado de su poder paso a paso", explica Gruska. 

Una suerte similar tuvo el antiguo benefactor de Putin: el hecho de que Berezovsky se distanciara cada vez más de su política no fue perdonado por el poderoso hombre del Kremlin. La emisora ORT de Berezovsky fue puesta bajo control estatal, y hoy, como "Primer Canal", es portavoz del Kremlin.

Año tras año, más voces libres en el país callaban: tras las manifestaciones del invierno de 2011/2012 contra sospechas de fraude en las elecciones parlamentarias y después de la anexión de Crimea y el estallido de la guerra en Donbás en 2014, el control se endureció aún más. Y mientras los canales afiliados al Estado propagaban exclusivamente la retórica oficial del Kremlin, los medios críticos eran denunciados como "traidores" y "agentes". 

La policía detiene a una periodista, tras una protesta en 2021, en Moscú.

La policía detiene a una periodista, tras una protesta en 2021, en Moscú.

En vísperas de los Juegos Olímpicos de Sochi 2014, RSF declaró que el "periodismo independiente" en el país era un "deporte de combate". Por eso no es de extrañar que en 2017, en una encuesta de la Fundación Körber, el 76 por ciento de todos los rusos encuestados pensara que la tarea de los medios de comunicación era apoyar al Gobierno en su labor y secundar sus decisiones.

¿Internet como escapatoria?

Durante mucho tiempo, el único lugar para las voces críticas con el régimen fue internet, donde los medios de comunicación y los blogueros aún podían actuar con cierta normalidad. "Los dirigentes rusos reconocieron tarde la importancia de internet para el discurso social. En comparación con otros regímenes represivos como China, por ejemplo, donde internet se creó como una red estrictamente controlada desde el principio, la red en Rusia está descentralizada. Hay bastantes conexiones con países extranjeros, hay docenas de proveedores por los que pasa el tráfico", explica la experta Gruska.

Mientras tanto, sin embargo, Moscú ha reconocido la importancia de internet y ha silenciado a todos los medios independientes con una serie de cambios legales. En la actualidad, solo se puede acceder a plataformas como Instagram y Facebook, así como a páginas de medios de comunicación extranjeros, a través de los llamados accesos VPN. La autoridad supervisora de los medios de comunicación, Roskomnadzor, puede bloquear plataformas en cualquier momento, y los ordenadores o teléfonos inteligentes deben tener preinstalados programas rusos.

Por otro lado, las organizaciones internacionales que son políticamente activas en Rusia y reciben dinero del extranjero tienen que inscribirse como "agentes extranjeros" en un registro estatal. Las multas y las penas de prisión están allí a la orden del día. "Está claro que el discurso democrático ha cambiado de forma radical. Las voces críticas con el régimen están ahora casi todas en el extranjero y no es fácil evaluar cuánta información independiente sigue llegando a Rusia o, lo que es casi más importante, hasta qué punto se recibe y se cree allí", comenta Gruska. 

"Lo escucho una y otra vez de amigos y colegas: el mayor problema no es hacer llegar a la gente de Rusia la información de que hay una guerra en Ucrania y que se están bombardeando casas. El problema es más bien que mucha gente, incluso cuando se entera de esto, simplemente no lo cree porque ha sido inundada con el contenido de la televisión estatal durante dos décadas. Gran parte de la población ha adoptado ahora la narrativa del Kremlin: a saber, que hay un régimen nazi en Ucrania del que hay que liberar a la gente", agrega la representante de RSF.

(ct/er)

DW recomienda