Voto en el exterior: ¿un derecho menospreciado? | América Latina | DW | 09.03.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Voto en el exterior: ¿un derecho menospreciado?

¿Aumentara la participación de costarricenses y salvadoreños en el exterior en las presidenciales, así como en las legislativas en marzo y presidenciales en mayo en Colombia, ¿qué motiva a votar a los que emigraron?

Las elecciones presidenciales de 2014 en Costa Rica y El Salvador cuentan, por primera vez, con el voto de sus ciudadanos en el exterior. Colombia también, tanto para las legislativas como para las presidenciales. Conceder este derecho a sus emigrantes cuenta como un gran paso de las democracias de esos países. Sin embargo, el alto abstencionismo plantea interrogantes.

El 78,9% de los costarricenses convocados a las urnas se abstuvo de votar en la primera vuelta de las presidenciales de 2014. De los 1,5 millones de salvadoreños en el exterior, 9837 se inscribieron y sólo 2227 depositaron su voto. En ambos casos, en donde los emigrantes estrenaban este derecho democrático, se espera una mayor afluencia de voto para sendas segundas vueltas (09.03 en El Salvador y 6 de abril en Costa Rica).

Elecciones comunales 2012 en El Salvador. Foto de archivo.

Elecciones comunales 2012 en El Salvador. Foto de archivo.

En el caso de Colombia –que empieza su año electoral con legislativas (09.03) y luego tiene presidenciales el 25 de mayo- las experiencias de las décadas anteriores no permiten demasiado optimismo en cuanto al número de colombianos que efectivamente depositen su voto.

¿Cuántos son?

“El primer problema es que no tenemos un censo, el gobierno no sabe cuánta gente hay en el exterior. Se habla de 5 millones 700 mil, pero sabemos que nada más en Venezuela hay cuatro millones. En Estados Unidos, dos millones; en Europa un millón. Basándonos en los seis millones oficiales, calculamos que la mitad tiene más de dieciocho años. Es decir, unos tres millones de colombianos podrían votar y sólo lo hicieron 45.000. Es decir, el 1%”, cuenta a DW Viviana Viera, candidata al Congreso colombiano, a uno de los dos curules destinados a la minoría en el extranjero.

Cabe resaltar que Colombia y Ecuador son los dos únicos países de América Latina que tienen este tipo de representación. En cambio Chile, Cuba, Guatemala, Nicaragua y Uruguay aún no han habilitado a sus ciudadanos en el exterior a ejercer este derecho, algo que, sobre todo en el caso de Chile, iniciativas ciudadanas demandan.

Posibles causas

Visto así, ¿por qué no hacen uso los ciudadanos que pueden de esta oportunidad de participar en la vida política de su país de origen? En el caso de Costa Rica, informa el Tribunal Supremo Electoral, las causas del abstencionismo serán evaluadas después de culminado el proceso electoral.

Con todo, “continuarán los esfuerzos por facilitar el ejercicio del sufragio e informar a los costarricenses en el extranjero sobre esta nueva oportunidad para participar, sin perder de vista que votar es una obligación de cada ciudadano y que es, principalmente, la oferta político-partidaria la que puede motivar a los electores a votar”, informó el TSE a DW.

Según informaron a DW fuentes oficiales, en el caso de El Salvador se ha tratado de problemas logísticos. Por ser la primera vez, el ámbito se ha restringido sólo a los Estados Unidos. Y al parecer, ha habido problemas con la distribución por correo de las papeletas de votación. Una razón más política aducen otros análisis: la contienda electoral salvadoreña se da entre actores muy conocidos por los salvadoreños en el exterior, por los mismos actores de la guerra civil que llevó a muchos a abandonar el país.

Un voto que (no) hace diferencia

“El sistema colombiano es presencial, hay que acudir a los consulados, en las ciudades donde haya uno. El proceso de inscripción es complejo. Y además hay que tener en cuenta que hay mucha gente que salió por falta de oportunidades, muchos por el conflicto armado. Y la rabia contra el país es todavía grande”, afirma Viera quien ha contactado con sus compatriotas en diversos países de Europa y en varias ciudades de Estados Unidos.

Viviana Viera Parlament Kolumbien Kandidatin

Viviana Viera, candidata en las legislativas por los colombianos en el exterior

Por otro lado, sigue Viera: “Los emigrantes no ven que sus intereses estén representados, los consulados no les prestan asistencia”. La carencia de mecanismos que faciliten, por ejemplo, las importantes remesas de los emigrantes hacia el país es otro de los puntos en los que, según Viera, sus compatriotas ven el desinterés del gobierno. Algo que se revierte en la desilusión ante las urnas.

En todo caso, al parecer, no sólo es conceder el derecho al voto y procurar la logística necesaria lo que lleva a los ciudadanos en el exterior hacia las urnas, “es sentir que con su voto van a lograr algo”, concluye Viera.

DW recomienda