Virus del SIDA provendría de chimpancés | Ciencia y Ecología | DW | 10.06.2006
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ciencia y Ecología

Virus del SIDA provendría de chimpancés

Investigadores hallaron nuevas pruebas sobre el origen del virus del SIDA. Por primera vez se logra vislumbrar un concepto claro de cómo surgió una de las peores epidemias en la historia de la humanidad.

El SIDA sigue costando muchas vidas.

El SIDA sigue costando muchas vidas.

Desde que un grupo de científicos franceses en torno al virólogo Luc Montaigner descubría el virus VIH hace más de 23 años, los investigadores no cesaron de buscar la fuente de este mal que afecta a la humanidad. Ahora parecen haberla encontrado: en la edición actual de la revista Science un equipo internacional presenta una serie de pruebas cuyo eslabón inicial conduce a los chimpancés salvajes en el sur de Camerún. Mitos, leyendas y realidad alrededor del SIDA

Hay pocos agentes patógenos alrededor de los cuales se hayan acumulado tantos mitos como el del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, VIH. Se ha jugado con la idea de que es un arma biológica producida por laboratorios estadounidenses, o que se trata de un virus

Aids in Südafrika

Millones de niños son afectados por la epidemia.

diabólico producido para ser probado en homosexuales africanos. La fantasía más común ve al SIDA como un castigo divino, comparado a las plagas bíblicas, que vendría a escarmentar al hombre por su conducta sexual promiscua. Otra tesis, la de la vacuna contra la poliomielitis, es muy aceptada, y supone que dicha vacuna se cultivó en el tejido de simios enfermos para ser aplicada a congoleses. Todas estas hipótesis, una más escalofriante que la otra, han sido descartadas.

Pero entonces, ¿de dónde proviene el virus VIH? La búsqueda no es fácil, ya que no existe sólo un virus VIH, sino dos: el virus VIH-1 y el VIH 2. El virus VIH-1 se clasifica en tres subtipos, y es el que ha logrado difundirse más entre los seres humanos. Aún no se sabe si todos ellos se originan en el mismo virus que, se supone, pasó del animal al hombre. ¿O será que el hombre se contagió de diferentes animales con diversas variantes del agente patógeno original? Investigaciones se acercan más a la verdad

En 1985, investigadores del Centro de Primates en Harvard hallaron en cuatro monos del tipo ‘rhesus’ un

Orang-Utan Nachwuchs in Hagenbeck

virus al cual llamaron más tarde SIV (Simian Immunodeficiency Virus). Estos simios estaban muy enfermos, y sus síntomas eran similares a los de la enfermedad del SIDA en humanos. Pero luego se confirmó que no había una relación directa con el virus VIH-1, sino que se trataba del VIH-2.

Sólo años más tarde se encontró en un chimpancé un virus SI, genéticamente idéntico al peligroso VIH-1. Desde entonces se considera probable que en los chimpancés, por su similitud genética con el ser humano, puedan haberse originado el virus VIH-1. Fue necesario realizar pruebas muy complicadas para comprender la génesis del virus en chimpancés salvajes, hasta que, superando muchos obstáculos, se logró desarrollar pruebas de laboratorio confiables. Beatrice Hahn, de la Universidad de Alabama, y un grupo internacional de investigadores lograron realizar el seguimiento de manadas de monos a través de la selva africana durante años, analizando y catalogando miles de pruebas, también genéticas, de los virus que encontraban.

Hahn y sus colegas reunieron en Camerún cerca de 600

Welt Aids Tag China

Día Mundial del SIDA en China.

pruebas de 10 bosques tropicales. Los tests, consistentes en análisis de anticuerpos, de ADN y secuencias de ARN resultaron finalmente en indicios que se cerraban en torno a una comunidad de simios. En ella, un tercio de sus miembros están infectados con una variante del virus VIH-1 muy cercana, genéticamente hablando, a la del ser humano. De allí se concluye que debe tratarse de un antecesor inmediato al virus del SIDA.

¿Esperanzas para vacuna contra el SIDA?

La gran variedad de virus, no sólo en el ser humano, sino en los simios alarma a los científicos. Según ellos, han hecho falta varios saltos del primate al hombre para que el virus del SIDA se propagara, ésto debido a que hasta hoy es común la caza del mono, que es una fuente importante de alimento para muchos africanos. Dichos saltos podrían seguir ocurriendo en el futuro, temen los expertos, ya que los chimpancés son portadores de virus tan o más peligrosos que el VIH-1.

Los análisis creados por Hahn y sus colegas podrían, sin embargo, ayudar a reducir este riesgo. Además, poder determinar el origen del virus ayudaría seguramente a desarrollar medicamentos eficaces contra el SIDA y, quién sabe, tal vez hasta una vacuna contra este mal.

DW recomienda