Una investigación entrega nuevas luces sobre el origen de las sandías | Ciencia y Ecología | DW | 02.06.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ciencia y Ecología

Una investigación entrega nuevas luces sobre el origen de las sandías

Dibujos de sandías han sido encontrados en diferentes papiros y tumbas del antiguo Egipto. Sin embargo, los científicos han llegado a la conclusión de que la gran fruta es originaria de Kordofán, una región en Sudán.

Una nueva investigación revela nuevos antecedentes sobre el poco conocido origen de la sandía -Citrullus lanatus-, gran fruto que se presumía fue encontrado y cultivado inicialmente en África.

Uno de los primeros registros de la sandía fueron hallados en Saqqara, en antiguos papiros del antiguo Egipto, además de unos dibujos que fueron observados en la tumba de Knumhotep, que data de unos 4300 años, lo que supone que la fruta ya se servía en la mesa en esa época.

Los científicos, que publicaron su estudio en Proceedings of National Academies of Sciences, lllegaron a la conclusión de que el melón de Kordofán, una región al sur de Sudán, está mucho más relacionado genéticamente con la sandía doméstica moderna que con cualquier otra especie.

"Estamos seguros al decir que este -el melón de Kordofán- es el pariente más cercano", dijo el biólogo francés de la Universidad de Sheffield (Inglaterra), Guillaume Chomicki, coautor del estudio.

El melón de Kordofán, de unos 15 centímetros de ancho, blanco por dentro y de un verde pálido, es descrito como el pariente más cercano de las actuales sandías ya que, a diferencia de la mayoría de las otras especies que son amargas, esta fruta sudanés es dulce.

Los investigadores, guiados por la botánica alemana Susanne Renner, sospechan que los antiguos agricultores se dieron cuenta de la dulzura del melón de Kordofán, por lo que siguieron plantando esta especie en la región de Darfur, transmitiéndose posteriormente hacia el norte hasta llegar a Egipto. 

Los expertos intentaron plantar semillas del melón de Kordofán en el Jardín Botánico de Múnich, aunque no tuvieron éxito. Sin embargo, la alemana Renner reconoció que pretende viajar a Jartum, la capital de Sudán, para probar una rodaja de esta sandía.

Según Chomicki, el melón de Kordofán tiene genes mucho más resistente a plagas de insectos que las sandías modernas, por lo que esta especie podría ayudar en la producción de sandías modernas y así reducir el uso de pesticidas.

Según las estadísticas de la Organización de las Naciones Unidas, China es el mayor productor y exportador de sandías con 61 millones de toneladas anuales. Le siguen, muy atrás, Turquía (3,8 millones), India (2,5) y Brasil (2,3 millones). 

JU (elpais.com, nytimes.com, economist.com, pnas.org)

DW recomienda