Tras la victoria talibán, muchos afganos temen regresar al pasado | El Mundo | DW | 16.08.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Tras la victoria talibán, muchos afganos temen regresar al pasado

El grupo talibán anunció que formará un gobierno inclusivo y respetará los derechos civiles, pero muchos afganos temen que el nuevo régimen no sea muy diferente del gobierno fundamentalista de la década de 1990.

Ver el video 02:05

Desesperación en Afganistán

Suhail Shaheen, un portavoz talibán, afirmó en Twitter que sus combatientes tienen órdenes estrictas de no herir a nadie. El grupo fundamentalista tomó Kabul el domingo (15.8.2021), sin encontrar resistencia de las tropas oficiales.

"Ni la vida, la propiedad ni el honor de nadie será vulnerado, sino que deben ser protegidos por los muyaidines”, dijo Shaheen, refiriéndose a los combatientes del movimiento talibán.

Previamente, otro portavoz del grupo, Mohamed Naeem, dijo a la cadena Al Yazira que el movimiento talibán no desea vivir en el aislamiento y quiere mantener relaciones internacionales pacíficas.

Tras haber tomado el control de la capital sin derramamiento de sangre, el comandante talibán manifiestó la disposición a formar un gobierno "inclusivo” con participación de otros sectores.

Expertos estiman que el movimiento talibán, que gobernó Afganistán desde 1996 hasta 2001, está intentando proyectar una imagen moderada. Incluso ha prometido que respetará los derechos de las mujeres y protegerá tanto a extranjeros como a afganos. No obstante, de acuerdo con reporte de la ONU y de Estados Unidos, los talibanes han cometido crímenes de guerra en sus ataques a fuerzas afganas y han ejecutado a soldados en algunas partes del país. Los militantes talibanes niegan tales acusaciones.

Caos y pánico

Muchos afganos consideran poco probable que los talibanes cumplan sus promesas. Temen que retomen prácticas del pasado y vuelvan a imponer la sharía, la ley islámica. Durante su anterior régimen, no permitieron a las mujeres trabajar e impusieron duros castigos, como azotes o la horca.

"Yo alenté a una de mis colegas a unirse a la policía. Combatientes talibanes la mataron en su casa”, relató a DW una oficial de policía, con la condición de mantener el anonimato.

El rápido avance talibán a través del país forzó a cientos de miles de personas a huir a Kabul, incluyendo a muchas mujeres. Salima, una mujer desplazada de la provincia de Takhar, contó a DW que los talibanes fueron a las mezquitas de su región y le dijeron a la gente que sus combatientes se casarían con las viudas y las chicas jóvenes. "Dijeron que se casarían con dos hijas de cada familia que tuviera tres. Nos asustamos y nos fuimos. Escapamos a las dos de la madrugada con solo la ropa y un par de zapatos. Ya no tenemos nada”,

¿El "nuevo” movimento talibán?

Pero algunos afganos también dijeron a DW que, por ahora, los talibanes se están mostrando más comedidos. "Los combatientes talibanes no están apuntando contra antiguos empleados del gobierno”, afirmó Ghulam Haidar, un anciano de Kunduz. Agregó que allí la gente tiene acceso a comida y agua, pero "el aeropuerto no está operativo. No hay vuelos comerciales ni militares en la provincia”.

Haidar contó igualmente a DW que las escuelas están cerradas en Kunduz. "Los talibanes planean usarlas como centros de rehabilitación para drogadictos”, dijo, y puntualizó que no las están utilizando como bases militares.

Según algunos lugareños, los talibanes no están impidiendo a nadie hacer negocios, pero alguna gente duda en abrir sus tiendas.

Según expertos, muchos afganos se siente abandonados y traicionados por Estados Unidos, que había prometido proteger los derechos humanos en el país.

(er/ms)

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema