″Titán″, la grúa nazi del Canal de Panamá | América Latina | DW | 30.11.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

"Titán", la grúa nazi del Canal de Panamá

Un trofeo de la Segunda Guerra Mundial, que Adolf Hitler mandó a construir hace más de 70 años opera actualmente en el Canal de Panamá.

'Titán' es una de las 4 grúas flotantes, de enormes dimensiones, que el régimen de Adolfo Hitler mandó a construir durante la Segunda Guerra Mundial.

La grúa fue construida en 1941 por la compañía Demag Cranes AG en el puerto de Bremen, para la Kriegsmarine, la armada del III Reich, sucesora de la Kaiserliche Marine, la Marina Imperial Alemana.

La Schwimmkran No. 1 (grúa flotante, en alemán) como se la llamó en un comienzo, funcionaba en el Mar Báltico, asistiendo principalmente a submarinos alemanes. Por esos años, destacó por su potencia y su ingeniería de avanzada .

Para cuando acabó la guerra, los aliados, como forma de compensación, incautaron las cuatro grúas nazis, entre ellas la Schwimmkran No.1, que fue rebautizada con el nombre YD-171 'Herman, el alemán'.

'Herman' fue desmantelada y transportada a través del Atlántico hasta Long Beach, Estados Unidos, y allí operó en un astillero desde 1946 hasta 1994.

Pero su historia no acaba con ese episodio. En 1996, la grúa fue trasladada hasta el Canal de Panamá, donde hasta el día de hoy realiza elevaciones pesadas para el mantenimiento de las esclusas. 

Trofeos de guerra

De las 4 grúas flotantes que Demag construyó a petición del régimen nazi, una quedó completamente destruida a finales de julio de 1943, durante la Operación Gomorra, uno de los mayores bombardeos aéreos ocurridos sobre la ciudad de Hamburgo.  

Las grúas restantes fueron repartidas, después de la Segunda Guerra Mundial, como trofeos de guerra, entre Gran Bretaña, Unión Soviética y Estados Unidos.

En el caso de Gran Bretaña, la grúa prestó durante un tiempo servicio en Dinamarca; luego fue vendida a Francia, donde más tarde volcó y acabó hundida en las aguas del Mar del Norte.

La grúa incautada por los soviéticos fue enviada desde Alemania por partes y montada en Leningrado −hoy San Petersburgo- donde se usó temporalmente como una torre de observación de artillería. De esta pieza no se supo mucho hasta 2015, cuando fue avistada en los Astilleros del Almirantazgo, en Rusia.

La cuarta grúa fue desarmada y enviada por el Atlántico a Estados Unidos. En la Isla Terminal −entre los puertos de Los Ángeles y Long Beach− se reensambló. El Kearsarge, un ex acorazado convertido en grúa flotante, estuvo a cargo de la delicada operación que significó todo un dilema para aparejadores e ingenieros a cargo, ya que la nueva grúa a montar iba a ser la más alta del astillero.

La grúa Herman the German.

La grúa "Herman the German".

"Herman" llega a Panamá

Durante casi 50 años, 'Herman, el alemán', como se conocía a la grúa en Estados Unidos, realizó numerosos levantamientos de maquinarias y artefactos pesados, que incluyeron locomotoras a vapor para Corea del Sur; hábitats submarinos experimentales, desarrollados por la Armada de los Estados Unidos, conocidos como SEALAB; los acorazados USS Missouri y New Jersey y el hidroavión más grande de la historia, el Hughes H-4 Hércules.

En 1994, tras el cierre del astillero naval en Long Beach, el gobierno de Estados Unidos decidió vender a 'Herman' a la Comisión del Canal de Panamá, que quería, además, reemplazar a sus viejas grúas Ajax y Hércules.

Finalmente, la estructura se transportó en el barco flotante Sea Swan, durante 1996. "Se descargó frente a la isla de Taboga y de allí fue remolcada hasta la división de dragados”, dijo a DW Francisco González Rodríguez, quien trabajó durante 30 años en esta zona del Canal de Panamá.

La grúa se impone desde cualquier ángulo que se la mire. Tiene 112 metros de altura y un peso de 5000 toneladas. En Panamá, adoptó 'Titán' como nombre definitivo y, actualmente, opera en la división de dragados, en Gamboa, una localidad a 30 minutos de la capital panameña.

"Titán se usa para levantes pesados, compuertas, grúas y hasta un puente que fue removido y se sacó en varias secciones. Cada sección del puente pesaba cerca de 220 toneladas”, explicó Francisco González a DW. 

La jubilación

Si bien 'Titán' ha sido la grúa más grande en la historia del Canal de Panamá −capaz de remover las compuertas de las esclusas y hacer levantes de hasta 340 toneladas− su jubilación parece inminente.

"La grúa nueva, que la reemplazará, vendrá a finales de 2020. Mientras tanto, 'Titán' seguirá funcionando y servirá de cualquier apoyo o emergencia”, declara a DW Francisco González.

Los años ya pesan sobre la mega estructura, pronta a cumplir 80 años. De hecho, la grúa ha tenido que ser reparada en varias ocasiones, y gran parte de sus símbolos nazis o textos en alemán originarios han sido eliminados o reemplazados.

"Ya no queda casi nada de esa época, solo el ancla y unos motores que aún tienen unas letras en alemán, pero todo lo demás fue corregido a inglés. Nadie sabe hablar en alemán aquí”, asegura Francisco González.

El ancla original pesa 2500 kilogramos y tiene una esvástica nazi soldada en el mango de hierro. Es actualmente la evidencia más gráfica que da cuenta del pasado histórico de 'Titán'. 

Grúa Kiersage, en Long Beach, EE. UU.

Grúa "Kiersage", en Long Beach, EE. UU.

Una paradoja

Pero el pasado nazi persigue al Canal de Panamá, no solo con la presencia de esta gigantesca grúa, sirviendo sobre sus aguas.

En 2017, la Policía de Investigaciones de Chile (PDI) desclasificó documentos inéditos que revelan la existencia de una red de espías nazis que operó entre 1940 y 1945 en Latinoamérica. 

"La PDI tomó conocimiento que radios transmisoras clandestinas interceptaban mensajes radiales de la armada, informando el tráfico de buques aliados por las costas del pacífico”, cuenta a DW el bibliotecólogo documentalista de la PDI, César Biernay Arriagada.

El trabajo del departamento 50 −el grupo de policías chilenos a cargo de esta investigación− fue esencial para desbaratar la red de espionaje y permitió conseguir claras evidencias respecto a sus planes secretos, los que nunca se concretaron. 

La Kriegsorganisation 2 (en alemán: organización de guerra), como se llamó a la célula nazi, tenía un detallado y elaborado plan. Su estructura era, además, dependiente de la Abwehr, el servicio secreto exterior alemán. 

"La función era reclutar, entrenar y organizar una red de agentes nazis que desarrollaran labores de sabotaje y subversión en los países que ingresaran a la contienda mundial por el bando de los aliados”, detalló en entrevista con DW César Biernay.

Los ataques asignados apuntaban a enclaves estratégicos, como puestos militares y uno que para el nazismo era primordial: el Canal de Panamá, donde hoy, casi como una paradoja del destino, opera activamente una de sus grúas.

(CP)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube 

DW recomienda