Senadores piden acelerar juicio político contra Dilma Rousseff | América Latina | DW | 03.06.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Senadores piden acelerar juicio político contra Dilma Rousseff

La propuesta no logró consenso inmediato, ahora la Corte Suprema deberá decidir si las sesiones que determinarán la suerte de la mandataria se realizan antes de las fechas establecidas.

La base política que apoya al presidente interino de Brasil, Michel Temer, propuso hoy (02.06.2016) acelerar el trámite para celebrar el juicio político contra Dilma Rousseff. La polémica propuesta de recortar los plazos en 20 días y así apurar la resolución final, fue presentada ante la comisión del Senado responsable del proceso por la senadora Simone Tebet, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).

La idea de acelerar el proceso que podría despojar del poder a Dilma Rousseff generó fuertes críticas entre los parlamentarios que respaldan a la mandataria suspendida, y aunque la propuesta fue aceptada por la mayoría favorable a la destitución de Rousseff que hay en la comisión, una fuerte arremetida del ahora opositor Partido de los Trabajadores (PT) logró contenerla, dejando la resolución final de este tema en manos de la Corte Suprema de Brasil.

El abogado de Rousseff, José Eduardo Cardozo, encabezó la respuesta y sostuvo que aprobar un recorte de los plazos supondría “pisotear la Constitución” y “sepultar el derecho a la defensa” que le cabe a la mandataria.

Frente a las divergencias, el presidente de la comisión, Raimundo Lira, decidió consultar al Supremo sobre la viabilidad de la propuesta de la senadora Tebet, que de ese modo deberá ser analizada en los próximos días por el tribunal.

Preocupación en el Gobierno de Temer

La intención del Gobierno interino de acelerar el proceso se deba a que algunos de los senadores que votaron a favor del proceso contra la mandataria brasileña ahora estarían cambiando de parecer y podrían votar en contra de su destitución. Así lo dejó claro el ministro de la Presidencia, Eliseu Padilha, al señalar que “hay preocupación” respecto a la posibilidad de que algunos de los parlamentarios cambien su posición en este proceso. “Estamos a unos 60 días de la votación definitiva y, por lo tanto, vamos a escuchar muchas manifestaciones que no esperábamos”, declaró Padilha.

En las últimas dos semanas, al menos dos de los senadores que apoyaron la apertura del juicio político han sugerido que podrían votar en contra de la destitución, lo que podría absolver a Rousseff de los cargos que enfrenta, regresándola de inmediato al poder.

MN (efe, dpa)

DW recomienda