Se abre juicio por soborno en venta de armas | Alemania | DW | 18.01.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Se abre juicio por soborno en venta de armas

Comienza el juicio contra Karlheinz Schreiber, ex lobbyista acusado de haber sobornado al Gobierno alemán para exportar armas. Según investigadores, Alemania es uno de los mayores exportadores de armas del mundo.

Karlheinz Schreiber niega haber tenido que ver en el caso.

Karlheinz Schreiber niega haber tenido que ver en el caso.

Con el juicio al ex lobbyista Karlheinz Schreiber se reabre en Alemania el debate sobre el rol líder de este país en exportación de armamento. En agosto de 2009, Schreiber fue extraditado de Canadá a Alemania, acusado de evasión fiscal por más de once millones de euros, y de haber sobornado en los años 90 a políticos y empresarios germanos con alrededor de 3,8 millones de marcos provenientes de la industria armamentística.

Al comenzar el juicio en la ciudad de Augsburgo, en el sur de Alemania, Karlheinz Schreiber, de 75 años, se declara inocente y acusa a su vez a políticos del Partido Cristianodemócrata (CDU). De comprobarse su culpabilidad, Schreiber podría ser condenado a una pena de hasta 15 años de prisión.

En este contexto, resalta el hecho de que la industria armamentística alemana duplicó el valor de sus ventas al exterior en los últimos cinco años, según informa el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI, por sus siglas en inglés). Al mismo tiempo, Alemania se jacta del manejo restrictivo de los permisos de exportación.

Venta de armas: Alemania en la mira de las críticas

“En Alemania se dio luz verde a un volumen de exportación de cerca de nueve mil millones de euros en los últimos dos años, lo que no quiere decir que se haya exportado dicha suma. Sólo informamos sobre las autorizaciones. Con esto, Alemania está seguramente entre los líderes en exportación de armamento en el mundo”, dice Otfried Nassauer, del Centro de Información para la Seguridad Transatlántica de Berlín.

El lugar exacto que ocupa Alemania en la lista de exportadores depende de las estadísticas, explica Nassauer. Lo cierto es que este país siempre está en la mira de las críticas, ya que en el listado de estados receptores figuran también países involucrados en conflictos, como Pakistán o Israel, que hace algunos años encargaron submarinos a la industria germana.

La Conferencia Episcopal Iglesia y Desarrollo presenta todos los años un informe sobre exportación de armamento. “Quien quiera contribuir a reducir la espiral de violencia en Cercano y Medio Oriente, en el sudeste de Asia o en América del Sur no puede al mismo tiempo impulsar la dinámica de conflictos a través de negocios con armamento”, critica Karl Jüsten, prelado de la Iglesia Católica.

Bundestag Merkel und Schäuble

La canciller alemana Angela Merkel y el ministro de Finanzas germano, Wolfgang Schaeuble, quien estuvo implicado en el caso Schreiber.

Líderes cristianodemócratas bajo sospecha

Tanques, submarinos y otras armas sólo pueden venderse con el permiso correspondiente. En cuanto a motores de navíos, que no se utilizan directamente como armas o que también son de uso civil, las regulaciones son menos estrictas.

La decisión de autorizar una exportación depende de varias apreciaciones, tanto técnicas como sobre el uso que se le da a los equipos exportados en el país importador. Más que nada se trata de averiguar si las armas exportadas pueden agravar el conflicto existente o atentan contra los derechos humanos. Y estos también son temas a tratar en el juicio por corrupción al ex lobbyista de la industria armamentística alemana, Karlheinz Schreiber, y sus negocios con el gobierno del ex canciller Helmut Kohl.

“En última instancia, la clase política siempre es responsable de las decisiones. Y en casos controvertidos, las empresas siempre tratan de influir en las decisiones de los ministerios a cargo. Los lobbyistas siempre tuvieron un papel de intermediarios, como el de Schreiber”, apunta Otfried Nassauer.

Tanto antiguas personalidades del

Flash-Galerie Angela Merkel 1997

Varios miembros de la CDU estuvieron implicados en el caso.

Partido Cristianodemócrata como su líder, Helmut Kohl, y el actual ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, estuvieron bajo sospecha de estar implicados en el caso Schreiber, pero las acusaciones no llegaron a la corte por falta de pruebas. En aquellos tiempos, el tesoro de la CDU fue acusado de evadir impuestos a través de pagos secretos, que resultaron siendo una comisión de 11 millones de euros pagados por la compañía Thyssen para exportar tanques a Arabia Saudí.

El ex canciller Kohl confirmó que la CDU había aceptado donaciones para el partido, pero denegó los cargos de fraude y no quiso nombrar a los supuestos donantes. Esto produjo que la CDU tomara distancia de su entonces líder. Muchos piensan que este fue el motivo del ascenso al poder de la actual canciller, Angela Merkel.

El ex ministro de Defensa y jefe de la agencia germana de inteligencia, Ludwig-Holger Pfahls, sin embargo, sí fue hallado culpable de aceptar 3,8 millones de marcos de Karlheinz Schreiber. Pfahls fue condenado en 2005 a dos años y tres meses de prisión por la Fiscalía de Augsburgo.

Autor: Matthias Bölinger/ Cristina Papaleo

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda