″Reducir armamento y elegir camino de la paz″ | Política | DW | 20.09.2009
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Política

"Reducir armamento y elegir camino de la paz"

"En los últimos años han disminuído las guerras entre Estados, ésto debiera animarnos", dice secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, con motivo del Día internacional de la Paz, este lunes 21 de septiembre.

Soldado alemán de la misión de la Fuerza Internacional de Asistencia de Seguridad de Naciones Unidas en Afganistán (ISAF).

Soldado alemán de la misión de la Fuerza Internacional de Asistencia de Seguridad de Naciones Unidas en Afganistán (ISAF).

Ban Ki Moon ha pedido "reducir armamento y el elegir camino de la paz". DEUTSCHE WELLE habló con motivo de esta fecha con Wolfgang Heinz, uno de los 18 miembros del Comité de Expertos del Consejo de la ONU para Derechos Humanos y miembro del Comité Contra la Tortura del Consejo Europeo.

Deutsche Welle: El número de Operaciones de Paz de la ONU ha aumentado rápidamente desde los años 90. Ya no se trata solamente de restablecer la seguridad o garantizar el cumplimiento de armisticios, sino de promover o proteger los Derechos Humanos. ¿Cómo puede lograrse este cometido en regiones en conflicto?

Wolfgang Heinz: Es muy difícil para Naciones Unidas tener que trabajar con Gobiernos que, a menudo, son parte del problema.

¿Qué tan confiables son las misiones de la ONU cuando su propio personal viola los Derechos Humanos, como en el caso de Congo, en donde hubo violencia sexual contra mujeres y niños?

Desde principios de la década de los 90 hay una fuerte discusión sobre violencia sexual. Primero los casos de acoso y prostitución forzada, por parte de miembros civiles y militares de las misiones de paz en Kosovo, y luego en Congo. Cientos de acusaciones y casos.

La ONU ha desarrollado un sistema efectivo de reportes de conducta. Las acusaciones fueron estudiadas y quienes fueron encontrados culpables fueron retirados del servicio y los países a los cuales pertenecían los autores los llevaron a los juzgados correspondientes.

¿Cómo pueden defenderse las víctimas de tales violaciones de los Derechos Humanos? ¿Pueden esperar justicia?

Establecer la veracidad de una acusación y el grado de una violación es tarea de la dirección de la misión de paz. El Instituto para Derechos Humanos de Berlín promueve la creación de instancias en donde las quejas de las víctimas sean atendidas y las acusaciones investigadas. Los casos pueden ser desde un accidente de tránsito en donde un lugareño salga herido o muerto hasta acoso o violaciones sexuales.

La ONU sólo dispone de castigos disciplinarios contra presuntos culpables de delitos en servicio. Son los países de los que provienen los inculpados los encargados de entablar procesos penales. El problema es que justamente al personal enviado a misiones de paz de la ONU (algunos) países le garantizan inmunidad jurídica. Así es como Naciones Unidas, que aboga por la democracia, el Estado de Derecho y los Derechos Humanos queda en una situación ambigua.

Alemania participa desde 1994 en operaciones de paz, actualmente con unos 1.000 policías y soldados. ¿Qué marco los obliga a respetar los Derechos Humanos?

En el caso de los soldados y civiles alemanes en Afganistán operan bajo el mandato del Consejo de Seguridad de la ONU. Además hay una directiva de 2007 del ministerio germano del Interior que, a su vez, se basa en la Carta de Naciones Unidas y el Derecho Internacional. La presencia alemana en Afganistán está además respaldada por Contratos Internacionales de Derechos Humanos que tanto Alemania como Afganistán han ratificado.

Autorin: Ulrike Mast-Kirschning / jov

Editora: Claudia Herrera Pahl

DW recomienda