“Sabía que Óskar Santos tenía talento para hacer un largometraje” | Cine | DW | 15.02.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Cine

“Sabía que Óskar Santos tenía talento para hacer un largometraje”

“El mal ajeno” ha sido el estreno español en la Berlinale 2010. Con este film, Óskar Santos se inicia como director y Alejandro Amenábar como productor. Con ambos habló Deutsche Welle.

El productor hispano-chileno, Alejandro Amenábar.

El productor hispano-chileno, Alejandro Amenábar.

Diego (Eduardo Noriega) es médico en un hospital universitario. Rodeado constantemente de enfermos terminales, una coraza lo protege de los sentimientos- incluso ante su familia. La particular situación de una de sus pacientes, Sara, interpretada por la colombiana Angie Cepeda, lo llevará a un viaje de consecuencias irreversibles.

Así reza un corto resumen de El mal ajeno, una película que se presenta en la sección Panorama Especial de la Berlinale y, por lo tanto, no aspira a ningún Oso. Aún así, es la aportación española al certamen germano más sonada.

DW: ¿Qué tal se han sentido en sus nuevos papeles?

Óskar Santos: Yo me he sentido muy cómodo porque, desde el principio, he estado trabajando con amigos. Eso me ha ayudado mucho. Soy una persona que se carga mucho a sí misma de presión. Sabía donde me estaba metiendo, sabía lo que se jugaba mucha gente por hacer esta película, y una de las formas de escapar de esa presión es saber que estás rodeado de gente que confía en ti y que lo que tienes que hacer es trabajar e intentar hacerlo lo mejor posible.

Y ustedes se conocen desde hace tiempo…

Óskar Santos: Desde hace 17, 20 años… Nunca le hemos logrado ponerle fecha al día en que nos conocimos en la facultad. Tenemos mala memoria.

Como le sucede a las parejas cuando pasan los años…

Óskar Santos: No, no. La pareja eran siempre Alejandro y Mateo Gil, el guionista.

Alejandro Amenábar: Sí, yo me he mantenido con Mateo, pero tú has ido cambiando…

Óskar Santos: Es que soy infiel por naturaleza (risas).

Óskar, ¿cuánto tiempo le llevó realizar El mal ajeno?

Oskar Santos Berlinale 2010 For The Good Of The Others

El director español de "El mal ajeno", Óskar Santos.

Óskar Santos: Esta película nace de un proyecto anterior que tiene ya ocho años. De ese proyecto no salió nada y se me ocurrió una especie de derivada que en un principio se quedó ahí, latente. Un día hablando Daniel Sánchez Arévalo- el guionista- de que queríamos hacer algo juntos, le conté la idea y le encantó, y me propuso escribir la historia.

Después, el proceso fue muy corto- entre hablar con Alejandro, que se leyese el guión y me dijera ‘vamos a hacer la película’ pasó apenas un año. Luego hubo que esperar dos más para poder rodar por varias razones, entre ellas que Alejandro tenía que terminar su propia película ( Ágora). Fueron dos años duros porque la espera siempre es complicada, pero también me sirvieron para preparar bien el film.

Alejandro, ¿tenía usted claro desde el principio que iba a apoyar el proyecto de Óskar?

Alejandro Amenábar: No. Yo tenía claro desde hace años que Óskar estaba tan capacitado como cualquiera de nosotros- cualquiera de los que creíamos en lo que hacíamos-, y que tenía el talento y el oficio para hacer un largometraje. Pero para mí era fundamental tener una buena historia. Y cuando aparecieron con un guión que interesante, con unos personajes que me creía y sentía por ellos, me dije que si no me lanzaba con esta película no lo haría ya con ninguna.

El dolor juega en El mal ajeno un rol fundamental, ¿por qué esta temática?

Óskar Santos: Tratándose de una persona que adquiría del don de la sanación, resultaba muy atractivo que fuera precisamente un médico- alguien que pelea a diario por curar a la gente, aunque lo haga con otros métodos. Nosotros tuvimos muy claro desde el principio cual era el camino del personaje: él vive desconectado de la realidad, de su familia, y el dolor en el que lo envolvimos nos permitió marcar el punto de partida a partir del cual inicia su viaje hacia la sensibilización interna, hacia el volver a sentir.

Además de dolor, en esta película hay momentos de humor y ternura…

Óskar Santos: En un ambiente tan duro- con enfermos terminales y demás-, necesitas meter humor. Pero la película va ganando luz y al final tiene algo incluso terapéutico. Teníamos muy claro que no queríamos ahogar al espectador diciéndole todo esto es tremendo y es la ostia- esperamos que salga de la película con una buena sensación.

Sobre el realismo, la magia, la santería en América Latina y las raíces chilenas de Amenábar. ¡Siga leyendo!

Páginas 1 | 2 | Artículo completo

DW recomienda