¿Retirada de la izquierda en Latinoamérica? | América Latina | DW | 28.01.2015
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

¿Retirada de la izquierda en Latinoamérica?

Más de 25 jefes de Estado participarán en la cumbre de la CELAC en Costa Rica, un gran evento en época de deshielo de las relaciones entre EE.UU. y Cuba.

“Con el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos cayó uno de los grandes temas de la izquierda latinoamericana”, aclara Oliver Stuenkel, profesor de relaciones internacionales de la Universidad Fundacao Getulio Vargas en Sao Paulo: “Estados Unidos fortalecerá su papel en Latinoamérica y mejorará la dinámica regional”.

Como país anfitrión de la cumbre de la CELAC, Costa Rica quiere aprovechar para impulsar el final de la glaciación política entre Estados Unidos y Cuba. Según la prensa local, incluso el mismo Raúl Castro podría anunciar una vuelta formal a las relaciones diplomáticas entre La Habana y Washington. Por su parte, el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, tendrá que escuchar con atención en el encuentro. Su país será anfitrión del próximo encuentro de la Organización de Estados Americanos (OEA) donde, por primera vez, participará un representante de Cuba. Una delicada misión para el anfitrión que tendrá que organizar un encuentro entre Obama y Castro.

Paso histórico: José Miguel Insulza en 2014 en la CELAC.

Paso histórico: José Miguel Insulza en 2014 en la CELAC.

A la OEA pertenecen todos los Estados americanos excepto Cuba. Las protestas de los estados miembros provocaron que en 2009 se levantase la prohibición a los Castro. Pero hasta ahora, La Habana nunca tramitó formalmente el ingreso y prefirió el proyecto creado en 2010 por el entonces presidente venezolano Hugo Chávez: la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Un gremio donde están representados todos los países del continente salvo EE.UU. y Canadá. Entre estas dos organizaciones, el primer acercamiento se produjo en la Cumbre del CELAC en Cuba, invitando a José Miguel Insulza, secretario general de la OEA y primer representante de la organización en pisar suelo cubano desde 1959.

Distanciamiento de Venezuela

Ahora, aunque la enemistad entre Estados Unidos y el régimen de los Castro continúe en plano retórico, en la práctica parece que La Habana quiere abrir todas las puertas. Todo indica que desde Caracas no llegará mucha ayuda. “La caída del precio del petróleo redujo la influencia política de Venezuela. Al mismo tiempo, con el deshielo de las relaciones, Cuba ya no puede presentarse como víctima”, analiza el diario La Nación de Costa Rica.

Pese a que la CELAC se creó para debilitar a la OEA, según el periódico costarricense esta tendencia va a la baja e incluso el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, apuesta por la diplomacia: “No se trata de enemigas, sino de organizaciones complementarias”, declaraba a la prensa local.

Para Oliver Stuenkel, el deshielo entre La Habana y Washington no significa el fin de la CELAC. La integración latinoamericana aún está en pañales y los jefes de Gobierno necesitan un foro donde conocerse e impulsar proyectos en común. Sin embargo, la debilidad política de la CELAC está patente a tan solo 5 años de su fundación. Jefes de Gobierno de Perú, México, Paraguay y Argentina cancelaron su participación y “la idea fundacional está debilitada”, constata Stuenkel. Tras el acercamiento entre Estados Unidos y Cuba, muchos prefieren una plataforma donde tengan cabida todos los países del continente.