“Represión de baja intensidad” contra disidentes en Cuba | América Latina | DW | 26.07.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

“Represión de baja intensidad” contra disidentes en Cuba

Las detenciones temporales de más 40 activistas opositores en La Habana, camino al entierro del fallecido líder disidente Oswaldo Payá Sardiñas, se suman a otros 2.600 casos en 2012, reporta Amnistía Internacional.

Entierro del líder disidente Oswaldo Payá en La Habana.

Entierro del líder disidente Oswaldo Payá en La Habana.

Aministía Internacional (AI) condenó esta semana el arresto temporal de casi 50 opositores cubanos. Los detenidos participaban en las honras fúnebres del ahora exlíder del opositor Movimiento Cristiano Liberación, Oswaldo Payá Sardiñas, en La Habana.

Esta es una estrategia de “represión de baja intensidad” que el Gobierno cubano ha aplicado frecuentemente en los últimos tiempos, aseguró a DW Javier Zúñiga, asesor especial de AI. “El Gobierno se ha dado cuenta de que las sanciones de larga duración son contraproducentes”, opina Zúñiga.

“Tras unas horas o días en la cárcel, los suelta”, relata el asesor de AI, pero “no permite que se agrupen”. Las detenciones ocurren, por ejemplo, si mujeres de Santiago de Cuba que apoyan a las esposas de exprisioneros políticos, conocidas como las Damas de Blanco, vienen a La Habana a reunirse con ellas, ilustra.

Miles de detenciones temporales, al menos dos de larga duración

El activista, Guillermo Fariñas, fue uno de los detenidos.

El activista, Guillermo Fariñas, conocido por sus huelgas de hambre en señal de protesta, fue uno de los detenidos esta semana.

Unas 2.600 detenciones temporales con motivaciones políticas han ocurrido en lo que va de año, 760 de ellas durante la reciente visita del Papa Benedicto XVI, afirma el asesor especial de AI. La organización basa esta estimación en datos del Centro de Información Hablemos Press (CIHPRESS), provenientes de la isla y considerados por AI como “cercanos a la realidad”.

La última visita oficial de AI a Cuba fue en 1990. Desde entonces, se les niega la entrada a sus relatores. De ahí que se apoyen en “los propios interesados y grupos de derechos humanos establecidos”, como la ilegal pero tolerada Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN). La información se contrasta con blogs y otras publicaciones gestionadas desde la isla, así como con las actas de los procesos judiciales.

Con “normas bastante estrictas” para el reconocimiento del estatus de prisionero de conciencia, las figuras penales no reconocidas internacionalmente o las sentencias desproporcionadas ofrecen indicios para la evaluación de cada caso, indica Zúñiga. Actualmente, la organización reconoce la existencia de dos prisioneros de conciencia en la isla: los hermanos Antonio Michel y Marcos Máiquel Lima Cruz, miembros del Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba y del Movimiento Impacto Juvenil Republicano.

Antonio Michel y Marcos Máiquel fueron encarcelados en la Navidad de 2010 y condenados y dos y tres años de cárcel respectivamente, por corear un rap de protesta en la calle. Legalmente se les acusa de “ultraje a los símbolos de la patria” y “desórdenes públicos”, reporta AI. La información sobre otros dos casos está siendo procesada por la organización.

Entierro del líder disidente Oswaldo Payá en La Habana.

Entierro del líder disidente Oswaldo Payá en La Habana.

La lucha de Payá

“A combatir este tipo de represión dedicó su vida Oswaldo Payá Sardiñas, antes de su trágica muerte el pasado fin de semana”, insistió en una nota de prensa Gerado Ducos, investigador de AI para Cuba.

Payá murió en un accidente de carretera el pasado domingo 22 de julio, junto al joven opositor Harold Cepero. El conductor del auto, el político español Ángel Carromero, y un cuarto acompañante, el político sueco Jens Aron Modig sobrevivieron al siniestro.

El carácter accidental del suceso ha sido cuestionado por familiares y otros opositores. No obstante, un informe preliminar la opositora Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) descartó el lunes las hipótesis sobre la intervención de otro vehículo en el incidente. “No nos apuntamos a la teoría de la conspiración, no tenemos elementos para pensar que haya sido algo deliberado” confirmó Elizardo Sánchez, portavoz de la CCDHRN, a la agencia Reuters.

Las afirmaciones de Sánchez coinciden con la versión del Gobierno, según la cual "el conductor de un auto turístico rentado perdió el control del auto y se impactó contra un árbol". Pero la investigación policial continúa en curso. Los sobrevivientes, Carromero y Modig, no han hecho pública su versión de los hechos, aunque fuentes diplomáticas españolas relacionaron el accidente con las malas condiciones viales y el exceso de velocidad. Tampoco Amnistía Internacional tiene elementos, hasta ahora, para apuntar a otras causas.

Autora: Rosa Muñoz Lima

Editora: Emilia Rojas Sasse

DW recomienda