Recuerdo a Anna Politkóvskaya en Fráncfort | Alemania | DW | 09.10.2006
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Recuerdo a Anna Politkóvskaya en Fráncfort

Las flores se amontonan ante la puerta de su casa: la periodista rusa Anna Politkóvskaya, que investigaba las torturas en Chechenia, ha sido asesinada. La Feria del Libro de Fráncfort le rinde un homenaje póstumo.

default

La casa de Anna Politkóvskaya en Moscú.

Otra muerte más que se suma a este trágico fin de semana. Varios disparos acabaron con la vida de la periodista, de 48 años, en el edificio donde residía en el centro de Moscú. Galardonada con numerosos premios, Politkóvskaya saltó a la fama internacional cuando fue elegida como mediadora por el comando terrorista checheno que tomó en octubre de 2002 el Teatro Dubrovka de Moscú, donde más de 800 espectadores fueron retenidos durante tres días y finalmente murieron 169 personas: 128 rehenes y 41 terroristas, cuando el edificio fue asaltado por las fuerzas rusas.

Improvisado homenaje en Fráncfort

En un acto en el que participaron editores, traductores y activistas pro derechos humanos, Anna Politkovskaya fue recordada por su personalidad y su labor informativa en la Feria del Libro de Francfort. Indirectamente, Moscú fue responsabilizado de la muerte de la periodista.

"No sabemos quién empuñó ayer la pistola, pero sabemos quien es, directa o indirectamente, responsable del crimen", dijo su traductor al noruego, Kjell-Olaf Jensen. Jensen recordó que la Duma había declarado a Politkovskaya enemiga pública número uno.

El presidente de la organización de Derechos Humanos Memorial de Moscú, Arseni Roginski, dijo que aunque no se sepa quién había matado a la periodista, claro queda que ha sido asesinada por sus artículos, y afirmó que la reportera fue siempre odiada al menos por tres poderes: el Kremlin, el "nuevo poder" en Chechenia y los neonazis rusos.

El director del área de humanidades del Institut Ramon Llull, Carles Torres, se limitó a leer un texto de Politkovskaya en el que la reportera, que ya había tenido que abandonar Rusia en 2001 por un primer intento de asesinato, finaliza asegurando que debe regresar a Rusia para poder proseguir con su labor.

El homenaje improvisado duró apenas media hora y se realizó en el Centro Internacional de la Feria.

DW recomienda

ADVERTISEMENT