Putin incluye a América Latina en su juego de poder | América Latina | DW | 25.03.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Putin incluye a América Latina en su juego de poder

Con el ánimo de expandir su influencia mundial, Rusia busca estrechar sus tradicionales lazos con América Latina. La crisis en Crimea ofrece oportunidad al hombre fuerte del Kremlin, opina especialista.

Maduro visita a Putin en Moscú, julio de 2013.

Maduro visita a Putin en Moscú, julio de 2013.

El presidente ruso, Vladimir Putin, busca renovar las ambiciones de Rusia como “poder global”. Para ello, a raíz de la crisis por la península de Crimea intenta estrechar los lazos con los gobiernos de izquierda en América Latina como Cuba, Venezuela y Nicaragua. Las reacciones de estos empero, han sido cautelosas.

Nicolás Maduro, presidente Venezuela, uno de los países aliados de Rusia desde los tiempos de la Unión Soviética, no dejó desaprovechar la oportunidad para criticar las recientes sanciones impuestas por Estados Unidos y la UE a Rusia y ofrecerle a éste su apoyo.

Si bien las críticas de Maduro son un claro respaldo a la incorporación de Crimea, por parte de Rusia, así como a la habitual retórica antiestadounidense y antioccidental, a Caracas no le gustan sobremanera los planes de Moscú de extender su presencia naval en puertos de la región. El ministro venezolano de Relaciones Exteriores, Elías Jaua, ha dicho que “tener una base militar extranjera en el país va contra de la Constitución”.

Putin visita a Chávez en Caracas, abril de 2010.

Putin visita a Chávez en Caracas, abril de 2010.

La reacción del jefe del Ejército de Nicaragua, Julio Avilés fue similar, a pesar de que tildó los planes como “especulación”, recordó que “la Constitución de Nicaragua solo permite el acceso a tropas extranjeras con fines humanitarios o de entrenamiento”.

La Habana calla

De Cuba no se ha percibido sino silencio, incluso después de que un buque de guerra ruso atracara en La Habana el pasado 27 de febrero, un día después de que el Ministerio de Defensa de Rusia anunció aumentar la presencia militar en todo el mundo, incluyendo a América Latina, el norte de África y Asia.

"El silencio de ciertos países habla por sí mismo ", dijo entonces a DW Claudia Detsch, de la Fundación Friedrich Ebert, en Argentina, quien reitera que en “América Latina hay una cierta inquietud y muchos consideran las intenciones de Putin como una actitud imperial".

Rusia busca el acceso a los puertos y bases aéreas con el argumento de abastecer sus naves de combustible. Esto haría parte de un programa de modernización militar para demostrar el alcance global de Rusia.

“Para ser franco. La Rusia imperial nunca desapareció”, dice a DW, Stephen Blank, miembro del Consejo de Política Exterior de Estados Unidos. "Lo que Rusia están buscando en América Latina es la influencia de las grandes potencias “, concluye Blank.

“Acto de provocación” contra Estados Unidos

Con los planes para lograr acceso a diferentes puertos latinoamericanos, Putin está queriendo distraer la atención del conflicto en torno a la anexión de Crimea", cree Detsch y agrega que, ante todo, “se trata de un acto de provocación, dirigido a los EE.UU. “.

Rusia está exigiendo ahora “el pago de la cuenta abierta que tiene en países que antes ha ayudado con armas y alimentos”, dice el Blank, también docente de escuelas militares. Por lo tanto, las nuevas exigencias de Moscú pueden ser “una respuesta a los esfuerzos de la OTAN para reforzar su presencia en los países limítrofes con Rusia”.

"Moscú busca - en serio - el acceso a bases navales y puertos en América Latina", cree Blank. Una maniobra que estaría dirigida a desestabilizar la zona explotando el sentimiento antiestadounidense de algunos países en América Latina.

Brasil coopera con Rusia en el marco de los países BRICS.

Brasil coopera con Rusia en el marco de los países BRICS.

Armas y energía

Según Blank, las tímidas reacciones de Cuba, Nicaragua y Cuba son parte de una "táctica de negociación" y que "los rusos llevarán un montón de dinero, influencia y poder a la mesa de negociaciones”.

"Si bien América Latina no es la región más importante para las ambiciones de gran potencia de Rusia, esta ve una oportunidad real aquí y a bajo costo", opina el especialista.

La venta de armas y energía son cartas de triunfo de Rusia. “Aunque la exportación de gas a América Latina promete convertirse en una pesadilla logística, Rusia va a hacerse con empresas de energía, en especial, con parte de la mayor petrolera de Venezuela, para ganar influencia en la economía estadounidense ", dice Blank .

Desde 2001, en la mira de Rusia están también Brasil y Argentina. Con Buenos Aires y Brasilia, Moscú ha sellado contratos millonarios para venta de armas. La experiencia rusa en el sector energético y la celebración de maniobras militares conjuntas con Venezuela y otros países de la región han hecho que Rusia sea otra fuerza a tener en cuenta en América Latina.

DW recomienda