Preocupación en UE por el 11J en Cuba: “menores deben ser liberados” | Cuba en DW | DW | 11.07.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Cuba

Preocupación en UE por el 11J en Cuba: “menores deben ser liberados”

Que del 11J en Cuba queden solo cientos de presos y condenas desproporcionadas a menores preocupa en la UE. Bruselas debería hacer mejor uso de sus diálogos con La Habana, advierten fuentes consultadas por DW.

"Durante los pasados 12 meses, la Unión Europea ha reiterado su llamado al gobierno cubano a respetar los derechos humanos y las libertades del pueblo cubano", expresó en el aniversario del #11J Josep Borrell, Alto Representante de la Política Exterior de la Unión Europea. 

"Desde ese momento, la UE ha venido siguiendo con profunda preocupación las desproporcionadas sentencias emitidas en Cuba a quienes participaron en los eventos del11 y 12 de julio de 2021, algunos de los cuales eranmenoresde 18 años al momento del arresto. Estos juicios plantean serios problemas en cuanto a los principios básicos y los estándares internacionales de transparencia y debido proceso”, sigue Borrell en el comunicado. A la vez, en el marco del Acuerdo de Asociación y Diálogo Político entrela UE y Cuba -en vigor desde diciembre de 2017-  reitera la petición de que la comunidad diplomática pueda asistir a esos juicios. ¿Sería una medida de apoyo efectiva?

¿Diplomáticos en los juicios?

"Sería una de ellas, sí. Es más, es una medida que se ha pedido en cuatro resoluciones del Parlamento Europeo, desde 2019 hasta el 2021”, responde a DW Javier Larrondo, presidente de Prisoners Defenders, organización no gubernamental con sede en Madrid. Esta ong defiende jurídicamente a víctimas de regímenes autoritarios.

"Estamos hablando de 38 menores, desde los 13 a los 17 años de edad en el momento de la detención, 33 niños y 5 niñas, en su mayoría acusados por sedición, condenados a penas mínimas de cinco años de prisión. Naciones Unidas recientemente acusó a Cuba y la conminó a poner fin a la detención y el acoso de los niños en términos penales. También a reconsiderar todas las penas que ha impuesto a los manifestantes del 11J”, agrega Larrondo.  

Por otro lado, "cada vez hay más menores presos en Cuba. Y aquí tenemos que ser muy claros: la Comisión Europea debe exigir su inmediata liberación. No vale reducir condenas de juicios ilegítimos basados en detenciones arbitrarias, en un ejercicio de acoso y persecución a una disidencia política”, dice a DW Soraya Rodríguez Ramos, eurodiputada por España del bloque liberal e integrante del subcomité de Derechos Humanos y la Asamblea Eurolat en la Eurocámara. 

El acuerdo está para cumplirlo, no anularlo

Aludiendo a la cláusula sobre mutuo respeto a los derechos humanos, presente en éste y muchos acuerdos de la UE, Rodríguez insiste en exigir su cumplimiento, no la anulación del acuerdo.

"Si Cuba firmó ese acuerdo es porque necesita a la UE. Y si la necesita, pues que se cumpla el acuerdo”, enfatiza la eurodiputada, enfocando también la responsabilidad de Bruselas. "Los interlocutores de la sociedad civil en los diálogos no pueden ser los que decida el régimen de La Habana”, añade. 

Larrondo, por su parte, puntualiza: "Todos estos años se ha malversado el acuerdo, pues en él se prevé visibilizar y dotar de fondos a la sociedad civil. Pero lo que han hecho es reunirse con la sociedad gubernamental como la Federación de Mujeres Cubanas. Es gravísimo." Entonces, ¿suspender o seguir con el acuerdo? "Lo más inteligente es seguir con el acuerdo, pero respetar su letra y espíritu”, responde.

Como fuere, fuentes europeas reiteran una y otra vez su cercanía a la sociedad civil, en el sentido más amplio, si bien, conceden, no todo contacto es público.

"Pero es que esa sociedad civil cubana, que se juega muchísimo todos los días, debe saberse interlocutora de la comunidad internacional, en este caso la Comisión Europea. Visibilizarla es un elemento de refuerzo y legitimación”, apunta Soraya Rodríguez. Por lo pronto, concluye, una cosa queda clara: "No valen maquillajes, los menores deben ser liberados”

(ers)