Prensa en alemán: Sin COP25 en Chile, y América Latina, un polvorín | Las noticias y análisis más importantes en América Latina | DW | 31.10.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

Prensa en alemán: Sin COP25 en Chile, y América Latina, un polvorín

En nuestra revista de prensa de esta semana, los medios alemanes abarcan la cancelación de la COP25 por parte de Sebastián Piñera y la situación inestable, tanto social como económica, de Latinoamérica.

El Süddeutsche Zeitung, sobre la decisión de Sebastián Piñera de cancelar la COP25 y la APEC: "Después de la cancelación de las dos cumbres, el presidente Piñera se disculpó con los participantes por todas las molestias causadas. Como presidente de todos los chilenos, debe anteponer los problemas nacionales. El jefe de Estado también prometió un diálogo amplio y profundo con sus compatriotas. La tarea principal ahora es restablecer el orden público, la seguridad de los ciudadanos y la paz social, y dedicar todas sus energías al desarrollo de una nueva agenda social para encontrar respuestas a los problemas clave de la ciudadanía”.

El presidente chileno, Sebastián Piñera.

El presidente chileno, Sebastián Piñera, canceló la COP25 por la situación que se vive en su país.

El diario TAZ, sobre quién podría organizar la COP25: “Tras la sorprendente cancelación de Santiago de Chile de la COP25 de 2019, las Naciones Unidas están buscando urgentemente un lugar a dónde ir. Pero no es tan fácil. Para una conferencia de la ONU de esas dimensiones, con alrededor de 30.000 participantes, periodistas y grupos de presión, no es solo necesario un gran centro de conferencias, sino también las condiciones técnicas, un concepto de seguridad integral de acuerdo con los estándares de la ONU y un centro de prensa internacional para cientos de periodistas. Costa Rica, que también había solicitado ser sede de la COP25, rechazó acoger el evento. De hecho, Santiago fue una solución de emergencia. Brasil se declaró dispuesto a organizar la cumbre de 2019, pero la elección del presidente de extrema derecha, Jair Bolsonaro, llevó al país a retirar su candidatura. En un procedimiento de urgencia, entonces Chile se convirtió en la sede de la COP25".

La revista alemana Spiegel, sobre la imagen del presidente Sebastián Piñera tras la cancelación de la cumbre: “Todos están de acuerdo en Chile en que la reputación y la autoridad del presidente se han debilitado aún más por la cancelación, y el hecho de no ser más el país anfitrión ha causado graves daños a la reputación de la quinta economía más grande de América Latina. Chile estaba considerado como un país modelo de América del Sur, como un refugio de estabilidad. Piñera lo apodó recientemente de 'oasis'".

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, y el recién presidente elegido en Argentina, Alberto Fernández.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, y el recién elegido presidente en Argentina, Alberto Fernández.

El diario alemán Frankfurter Allgemeine describe al continente latinoamericano como un “polvorín”: "América del Sur se hunde en la desesperanza. Ahora también se desata el caos en Chile. La clase media de toda una región amenaza con perder la fe en su futuro. Parece estar ardiendo en todos los rincones de América del Sur. ¿Qué tienen en común todas las turbulencias en los países de América del Sur? En primer lugar, circunstancias muy específicas en cada país han provocado disturbios y revueltas. Pero sí existen las similitudes: la caída de los ingresos en exportación, que conducen a la austeridad, la corrupción desenfrenada, una desigualdad escandalosa entre ricos y pobres y la insatisfacción y los temores de la clase media. Estos factores son el fuego donde se cuecen los alborotos de América del Sur”.

El periódico económico alemán Handelsblatt califica a América Latina de “factor de riesgo”:
“América del Sur pasó de ser un halo de esperanza a convertirse en un factor de riesgo para la economía mundial. Los riesgos políticos y económicos son inmensos. En Argentina, la población no votó al liberal Mauricio Macri y lo reemplazó por el peronista Alberto Fernández. El peligro de una nueva quiebra estatal como en 2001 es, por lo tanto, más real. En Ecuador, el aumento de los precios del combustible causó la ira de la gente. El gobierno de Lenín Moreno se vio obligado a trasladar temporalmente su sede de la capital a la costa. En Bolivia hay descontento, porque la oposición acusa al presidente Evo Morales, elegido por cuarta vez, de fraude electoral. En Brasil, el presidente Jair Bolsonaro pone de los nervios a los inversores internacionales con su impredecible política, sin mencionar la tragedia de Venezuela.
En todas partes hay disturbios en el continente. Incluso Chile, el antiguo país modelo, que el presidente Sebastián Piñera llamó 'un oasis de estabilidad' hace solo dos semanas, se ha convertido en un riesgo para la misma".

(cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda