Pinheiro: “El Consejo de Seguridad ha fracasado” | El Mundo | DW | 07.03.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Pinheiro: “El Consejo de Seguridad ha fracasado”

El presidente de comité de la ONU que investiga crímenes contra los DD.HH. en Siria critica en entrevista con DW la división al interior del Consejo de Seguridad, entre miembros permanentes y no permanentes.

La comisión de la ONU responsable de investiga las violaciones de los derechos humanos en la guerra siria lanzó un informe el pasado miércoles (5.3.2014) en el cual critica la inercia de la comunidad internacional para solucionar el conflicto. En entrevista con DW, el brasileño Paulo Sérgio Pinheiro, presidente de la comisión, dice que “la impunidad se ha consagrado” en Siria, en parte debido a las divisiones entre los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (EE.UU., Rusia, China, Reino Unido y Francia).

Deutsche Welle: En el último informe publicado se dijo que hubo negligencia de las grandes potencias en relación con el conflicto de Siria. ¿Cuáles fueron estos fallos?

Paulo Sérgio Pinheiro: Nos referimos a la incapacidad del Consejo de Seguridad al referir el caso de Siria al Tribunal Penal Internacional (TPI). Puesto que Siria no forma parte del Estatuto de Roma, que creó el TPI, la única organización dentro de la comunidad internacional y de la ONU que podría llevar el caso ante este tribunal sería el Consejo de Seguridad. Pero a causa de la división dentro del Consejo, especialmente entre los miembros permanentes, se ha consagrado la impunidad en Siria. Se siguen cometiendo crímenes y violaciones, y los culpables están totalmente tranquilos porque no están obligados a enfrentarse a la justicia.

¿Tendrá este informe consecuencias políticas prácticas?

Lo que estamos haciendo es documentar las violaciones a los derechos humanos y al derecho internacional humanitario para el futuro, cuando el TPI logre llevar a cabo investigaciones criminales, ya que esperamos que en algún momento podrá empezar a actuar. Nuestra labor es primero reconstruir los hechos relativos a las violaciones y, en segundo lugar, indicar los autores cuando nos es posible.

En declaraciones a la prensa, usted dijo que los países con influencia sobre los grupos enfrentados en Siria deberían intentar persuadirlos a encontrar una solución para el conflicto. ¿Cómo sería esto posible?

No es una cuestión de posibilidades. La guerra continúa porque las dos partes, el Gobierno y los grupos no estatales armados, reciben subsidios de estados miembros de las Naciones Unidas. Queremos hacerles ver a estos miembros que, en cierta forma, tienen una corresponsabilidad en los crímenes de guerra y las violaciones de los derechos humanos que se dan en Siria.

¿Ve usted una solución para el conflicto a medio plazo? ¿Cuál sería?

La solución está en camino. Desde 2011 llevamos insistiendo en que no hay una solución militar para este conflicto. Quizás sí la habría en 20 años, pero para entonces Siria ya estará totalmente destruida. En la conferencia de Ginebra-2 comenzaron las negociaciones. Yo no diría que esta primera ronda fracasó; nunca esperamos que la negociación fuera fácil. Lo lamentable es que el Gobierno y los grupos no estatales armados sigan luchando mientras se llevan a cabo estas negociaciones.

¿Está usted a favor de una misión de paz de la ONU en Siria? ¿Cree que la ONU recibiría el apoyo de países como China o Rusia para ello?

No, y por eso todavía estamos lejos de llegar a una solución. Es posible que en algún momento pueda haber alguna forma de intervención organizada por la ONU, no podemos excluirlo completamente, pero desde luego ahora es inimaginable. Sin un alto el fuego o sin la suspensión de combates no tiene sentido pensar en una intervención de la ONU.

La crisis en Ucrania ha desviado un poco el foco de atención de Siria. Grandes potencias como Estados Unidos y Rusia centran sus esfuerzos en Ucrania, y parecen haberse olvidado del conflicto sirio.

Yo espero que esta crisis se resuelva de forma diplomática, y que tanto EE.UU. como Rusia asuman su responsabilidad y continúen ejerciendo su papel en el proceso de negociaciones en Siria junto con la ONU. Son dos países extremadamente importantes que están en condiciones de combatir más de una crisis.

Autor: Fernando Caulyt / lab
Editor: Enrique López

DW recomienda

Publicidad