Países BRICS, entre sus intereses y su postura hacia Rusia | El Mundo | DW | 28.03.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Países BRICS, entre sus intereses y su postura hacia Rusia

Hace tiempo que no se escuchan novedades sobre los países BRICS. Pero tras la invasión rusa de Ucrania, el club de los países emergentes tendrá que decidir cuál es su postura con respecto a Rusia.

Reunión virtual de los países BRICS, en septiembre de 2021.

Reunión virtual de los países BRICS, en septiembre de 2021.

Alrededor de tres mil millones de personas viven en los llamados países BRICS, un área económica enorme con un poder político igualmente grande. La asociación de economías emergentes incluye a Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica. Tras la invasión rusa de  Ucrania, los cuatro países restantes adquieren especial importancia en la reorganización global de las dependencias económicas y las asociaciones políticas. Son proveedores de materias primas y socios comerciales, y pueden ejercer una influencia decisiva en el conflicto con su postura política.

Crédito de los BRICS, ¿una opción para Rusia?

Por ejemplo, la alianza tendría la posibilidad de apoyar a Rusia con préstamos. "Por el momento, la posición de los BRICS es reservada, y todavía no hay una coordinación política efectiva para reaccionar a las sanciones de Estados Unidos y sus socios más cercanos en Europa", afirma Roberto Goulart, de la Universidad de Brasilia, en entrevista con DW.

Debido a las sanciones, según Goulart, los Estados son reacios a otorgar préstamos a Rusia a través del banco de desarrollo de los BRICS. El NDB (Nuevo Banco de Desarrollo) recauda dinero en el mercado internacional a tasas más bajas, recuerda: "Los BRICS están rehuyendo tomar posiciones políticas en este escenario de gran incertidumbre".

Bomberos apagan un incendio tras un bombardeo ruso en Kiev.

Tras la invasión rusa de Ucrania, los BRICS tendrán que tomar una posición hacia Rusia.

Ignacio Bartesaghi, director del Instituto de Comercio Internacional de la Universidad Católica de Uruguay, tiene una opinión similar, y considera que los otros cuatro países BRICS están todavía en fase de reflexión. "Todavía no han definido una estrategia clara. Lo que sí es cierto es que nos enfrentamos a nuevas alianzas, coaliciones y asociaciones geoestratégicas", explica Bartesaghi a DW.

Brasil quiere aumentar producción de petróleo

Larry Fink, director de Blackrock, la mayor gestora de activos del mundo, cree que la desvinculación a largo plazo de Rusia de la economía mundial provocará graves trastornos en las relaciones económicas entre los BRICS. Los Estados se replantearían qué dependencias existirían y cómo podrían reducirse. Eso podría llevar a que algunos países se retiren más rápido, escribió Fink en una carta a los accionistas, citada por el diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ).

Los centros de producción de México, Brasil, Estados Unidos o el sudeste asiático podrían beneficiarse de ello. Brasilia, por su parte, ya está pasando a la ofensiva. El ministro brasileño de Minas y Energía, Bento Albuquerque, ha anunciado planes para aumentar la producción de petróleo hasta un diez por ciento a finales de este año. Esta es la contribución de Brasil a la "estabilización de los mercados energéticos mundiales", aseguró Albuquerque.

Sudáfrica quiere asegurar suministro de gas

Sudáfrica también se enfrenta a una decisión histórica. En vista del aumento de los precios del gas y de la necesidad emergente de nuevos proyectos económicos, el país africano quiere asegurar urgentemente sus suministros y, según la red de investigación Amabhungane, está a punto de decidir con quién cerrar un millonario acuerdo de gas natural licuado (GNL).

En la carrera están la compañía petrolera estatal de Azerbaiyán, SOCAR, y Gazprombank, propiedad del proveedor estatal ruso de gas natural Gazprom. Ambas empresas están considerando las ofertas. Shell, por su parte, ha confirmado que no presentará una oferta. Así que Sudáfrica tiene que decidir si hace o no negocios con Gazprom a pesar de la situación geopolítica mundial y de la posición del país sobre Ucrania.

Cumbre de los países BRICS en Brasil, en 2019.

Cumbre de los países BRICS en Brasil, en 2019.

India y China: influencia política

Pero el peso de China e India es mucho mayor que el de Brasil y Sudáfrica. Hace solo unos días, el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, recibió a los embajadores de los países BRICS. El mensaje de la reunión a Europa y Estados Unidos, según la lectura rusa, fue: "Moscú no está solo".

Sin embargo, los otros cuatro países tienen sus propios intereses: India, al igual que Brasil y Sudáfrica, ha visto denegado hasta ahora su deseo de obtener un puesto permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU. El diario estadounidense Washington Post informó de que ese país ha empezado a comprar petróleo a Rusia a pesar de las sanciones occidentales, y los bancos indios también están estudiando un acuerdo entre la rupia y el rublo. Eso podría ser una señal de que India está dispuesta a apoyar a Rusia.

En cualquier caso, el factor de poder más importante entre los BRICS sigue siendo China, que hace mucho tiempo ha superado el estatus de "economía emergente" debido a su poder económico e influencia política. Algo que era distinto cuando se formó la alianza en 2006. Los gobiernos de Brasil, India y Sudáfrica están observando atentamente cómo se posiciona China ahora.

Recientemente, Pekín dijo que la amistad con Rusia no conoce límites, pero que, al mismo tiempo, debe respetarse la soberanía de Ucrania. Los países BRICS podrían exigir a Occidente un precio por una posición abierta. Eso podría significar más influencia y peso en el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial, además de ganar estatus en la ONU. China, por su parte, podría presionar para ser aceptada como mediadora en el conflicto. Algo que confirmaría el ascenso de Pekín en la política mundial.

(ct/cp)

Primer plano - Guerra en Ucrania - ¿Quedarse o huir?

DW recomienda