Opinión: El triatlón del ″brexit″: confundir, aplazar, perder | Europa | DW | 15.03.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Opinión: El triatlón del "brexit": confundir, aplazar, perder

Los británicos buscan una salida al caos que ellos mismos crearon con el "brexit". Parece que no se les ocurre nada, salvo repetir lo mismo. Pero todavía es demasiado pronto para regodearse, opina Bernd Riegert.

Cuatro días han mantenido en vilo los británicos a la Unión Europea (UE) con sus negociaciones de última hora y sus votaciones en el Parlamento, en los que la primera ministra de Reino Unido, Theresa may, encajó varias derrotas. Realmente, sin embargo, poco ha cambiado: según la actual situación legal, la salida de Londres del club comunitario se llevará a cabo el 29 de marzo, es decir, en 15 días. Con o sin acuerdo.

Todo lo que el Parlamento ha decidido en Westminister tiene carácter de recomendación. Así que el drama continúa. La próxima semana, May quiere someter a votación por tercera vez el acuerdo de "brexit" negociado con la UE, con la vaga esperanza de que la presión del tiempo y la confusión derrumbarán la oposición en su propio partido y en sus socios de coalición. Tras eso, tendrá que ir a los 27 jefes de Estado y de Gobierno para pedir un período de gracia. La fase de negociación en virtud del artículo 50 de los Tratados de la Unión Europea tendría que extenderse tres meses para organizar un "brexit" con acuerdo de salida.

Riegert Bernd Kommentarbild App

Bernd Riegert, corresponsal comunitario de DW

Brexit en bucle continuo

Si May vuelve a fallar y se presenta en Bruselas sin ningún acuerdo, deberá solicitar una extensión de uno o dos años. Entonces los británicos tendrán tiempo de pensar qué es lo que realmente quieren y cómo quieren lograrlo. Al menos eso es lo que el jefe del Consejo Europeo, Donald Tusk, les recomendó enfáticamente.

El asombro ante un sistema político bloqueado y la negación de la realidad por parte de los parlamentarios británicos crece en Bruselas. La UE muestra aun así tranquilidad y paciencia. Ulteriores cambios en los acuerdos del "brexit" han sido ya rechazados por los otros 27 Estados miembro en una inusual unanimidad. El resultado del confuso circo del "brexit" podría ser que Reino Unido tenga que quedarse durante otros dos años en la Unión Europea y que, incluso, tenga que participar todavía una vez más en las elecciones europeas, nombrar un comisario comunitario y pagar con todos los derechos y obligaciones en el presupuesto de la Unión. Las negociaciones para una salida con acuerdo volverían a comenzar.

Muchos en la UE se quejarán ahora de que el bloque europeo realmente tiene otros problemas que atender, aparte de a los tozudos británicos. No es que haya mucho entusiasmo por una continuación del drama del "brexit" que se antoja infinita, pero todas las demás salidas están bloqueadas en este momento. La opción de un segundo referéndum fue ya también rechazada por el Parlamento británico. Una petición para retirar completamente la solicitud de salida de la Unión Europea ni siquiera fue tenida en consideración ni votada.

Reino Unido ya ha perdido, al menos en reputación y confianza

La estrategia de la primera ministra británica sigue siendo llevar al límite la presión por los plazos y asustar tanto a los parlamentarios que terminen aceptando el acuerdo de "brexit" que pactó con la Unión Europea. Es posible una cuarta votación, quizá solo unas horas antes de la fecha límite de salida el 29 de marzo a la medianoche. En medio de todo el caos, el Parlamento británico debería considerar una cosa: para evitar un "brexit duro", la ley de salida debe cambiarse a tiempo. Si no, se hará efectivo el 29 de marzo.

El negociador jefe europeo, Michel Barnier, observa el desarrollo de los acontecimientos con incredulidad. Sin embargo, recomienda mantener la calma y esperar pacientemente a los británicos. El "brexit", ese es su verdadero credo, no tiene ventajas para nadie. Todos perderán con él. El Reino Unido ya ha perdido mucho. Al menos en reputación y confianza.

(lgc/eal)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema

Publicidad