Opinión: El Consejo de Europa se está autodestruyendo | Europa | DW | 23.04.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Opinión: El Consejo de Europa se está autodestruyendo

Si los diputados prefieren recibir dinero ilegal en lugar de luchar contra la corrupción, entonces ya no necesitamos el Consejo de Europa, dice Max Hofmann.

Oficialmente, el Consejo de Europa está comprometido con el estado de derecho y la democracia. En ese ámbito, para muchos no está claro qué hacen ahí países como Rusia y Turquía. Pero bueno, la mayoría de los entendidos en Estrasburgo dicen que no tiene sentido sacarlos. Entonces, en ese caso el Consejo no tendría ninguna influencia sobre Putin y Erdogan. Consideraciones similares se hicieron al acoger a la corrupta república caucásica de Azerbaiyán. La lógica es: primero lo integramos al Consejo de Europa y luego exportamos los valores europeos al nuevo país miembro. La cosa es cómo.

Un pequeño alto para todos aquellos que suelen preguntarse por las diferencias entre el Consejo Europeo, el Consejo de la Unión Europea y el Consejo de Europa: este último no tiene nada que ver con la Unión Europea. Por lo tanto, también es posible incluir en él a países que no son miembros de la UE. La sede del Consejo de Europa se encuentra en Estrasburgo, Francia, y el Consejo lucha por los "derechos humanos", los "principios democráticos" y los "principios constitucionales". Teóricamente, al menos.

Informes inquietantes ocultos bajo la alfombra

De vuelta al país miembro que ocupa el Mar Caspio: obviamente, Azerbaiyán ha exportado sus propios valores exitosamente al oeste, y no al revés. Bueno, los valores pueden ser un poco difíciles de asir, pero las alfombras, los artículos de lujo y, sobre todo, el dinero no.  Algunos miembros de la Asamblea Parlamentaria se complacieron en aceptar los obsequios y, a cambio, guardaron inquietantes informes sobre los derechos humanos en Azerbaiyán bajo las alfombras. "Muy probablemente" fue el caso, dicen tres expertos independientes en sus informes finales. Una vez más se muestra que moralmente a Europa le gusta verse como pionero, pero no necesariamente lo es.

Max Hofmann, desde los estudios de DW en Bruselas.

Max Hofmann, desde los estudios de DW en Bruselas.

Durante años, políticos con buenos salarios se han sentado en una institución poco relevante. Qué hacen allí es un enigma para la mayoría de los ciudadanos. Y siendo objetivos, no está del todo claro si toda la institución tiene sentido. Además, son precisamente estos políticos quienes deberían oponerse a la corrupción los que endulzan el saldo de sus cuentas con donaciones ilegales que ahora están saliendo a la luz. Y este no es un caso aislado: varios miembros de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa parecen haberse visto "afectados". Todos provienen de países que en realidad tienen estándares de corrupción muy altos. La política de la CDU Karin Strenz de Alemania, por ejemplo.

Sin espacio para la "diplomacia del caviar"

Entonces, ¿se debería cerrar la tienda? De todos modos no aporta nada, al contribuyente sólo le cuesta dinero y actúa como una plataforma de enriquecimiento para diputados europeos corruptos. Nadie en las instituciones europeas o en las capitales de la UE debería sorprenderse si tales demandas surgen ahora. Pero el contraargumento también es correcto: es mejor que hablen entre ellos en foros y defiendan ciertos valores, algo que la mayoría de los parlamentarios parece seguir haciendo. Esto es especialmente cierto con respecto a Rusia, donde la paz puede depender del mantenimiento del diálogo. Pero el Consejo de Europa está en la mira. Si realmente no quiere quedar K.O., entonces algo tiene que cambiar rápidamente en Estrasburgo. Las personas que trabajan allí también deben luchar por los valores oficiales de su institución. Para la "diplomacia del caviar” debe haber tolerancia cero.

Autor: Max Hofmann (MN/VT)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

Publicidad