ONU: una reforma tan necesaria como lejana | Política | DW | 26.09.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

ONU: una reforma tan necesaria como lejana

Brasil acompaña a Alemania en la aspiración de lograr un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU. Pero podrían pasar años antes de que se logre el consenso necesario.

default

Merkel: "Alemania está preparada".

Desde hace años, Alemania tiene acompañantes en la posición expresada por la canciller Angela Merkel en cuanto a que « el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ya no refleja al mundo actual ».
Maz.Präsident - UN - Rede

Intervención del presidente de Macedonia, en la asamblea.



Necesidad inaplazable

Por parte de América Latina, el presidente de Brasil utilizó el foro de la Asamblea General de la ONU para recalcar que "todos estamos de acuerdo en la necesidad de una mayor participación de los países en vías de desarrollo en los grandes órganos internacionales de toma de decisiones, en particular en el Consejo de Seguridad de la ONU. Llegó la hora de pasar de las palabras a la acción".

El pasado 19 de julio, el embajador de México ante el máximo organismo internacional, Claude Heller, afirmó en consultas informales que "el statu-quo es inaceptable por lo que la reforma del Consejo de Seguridad no debe ser aplazada indefinidamente. Es evidente para mi delegación que, de no producirse ésta, el desencanto y la frustración prevalecerán en la membresía, y la integración del Consejo seguirá careciendo de la representatividad necesaria”.

Intercambio de apoyos

En lo que hay diferencias es en la manera de llevar a cabo los cambios que la mayoría considera necesarios e inaplazables. Japón, la India y Brasil caminan junto con Alemania en el llamado Grupo de los Cuatro, cuyos participantes recaban e intercambian apoyos.

Mahmoud Ahmadinejad spricht vor der UNO in New York

El presidente de Irán también ocupó la tribuna.



Así, Alemania ha logrado que el nuevo presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, se pronuncie abiertamente por el ingreso germano al Consejo de Seguridad, como miembro permanente. Esta forma de ampliación, de acuerdo con el mandatario, fortalecería a toda Europa.

Brasil, por su parte, tiene el apoyo abierto de Alemania. Pero países como Argentina y México tienen su propia opinión.

La oposición

La diplomacia mexicana, por ejemplo, tomó clara posición en junio de 2006 al afirmar que “México rechaza la creación de nuevos asientos de miembros permanentes y extensión del privilegio del veto. Considera que el incremento de nuevos asientos permanentes, además de acrecentar la concentración de poder en unos cuantos, conduciría a la parálisis del Consejo de Seguridad ».

Myanmar Birma Verletzter Mönch nach Militäreinsatz in Rangun

La crisis en Myanmar, tema de discusión urgente en la ONU.



En cambio, la cancilería azteca propone incorporar el principio de reelección en los asientos no permanentes, así como ampliar el número de los mismos.

Argentina coincide. En un artículo publicado por el periódico La Nación, en julio de 2004, el representante permanente de la República Argentina ante la ONU, César Mayoral, señalaba ya que la posición tradicional de su país “es que no se incremente el número de miembros permanentes en el Consejo de Seguridad, dado que ello no haría más que consolidar privilegios”.

Aclaró, en el mismo escrito, que “La Argentina no es miembro permanente y, desde que comenzó la discusión por la reforma del Consejo, nunca pretendió serlo”.

El diplomático también propuso en aquella ocasión “que se aumente la cantidad de miembros no permanentes, y que se permita la reelección de éstos”. Esa posición fue ratificada por el mismo Mayoral al terminar la gestión alterna argentina en el Consejo de Seguridad, en diciembre de 2006.

Maz.Präsident vor der UN Generalversammlung

Otro aspecto de la asamblea.



Pero esta fórmula, como cualquier otra, parece lejos de alcanzar el consenso requerido para ser aprobada por la Asamblea General.

Un diplomático participante en la actual asamblea de la ONU, citado por agencias informativas, afirmó que “podrían pasar años” antes de que Alemania, Brasil o cualquier otro país vean realizado su sueño de ocupar un asiento permanente en el Consejo de Seguridad.

Así que los discursos de Merkel y Lula, vehementes pero opacados además por asuntos como la crisis en Myanmar y el programa nuclear de Irán, quedan como redundancias de intenciones ya conocidas.

DW recomienda

Publicidad