ONU culpa al Ejército sirio de ataque con sarín en abril | El Mundo | DW | 06.09.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

ONU culpa al Ejército sirio de ataque con sarín en abril

Según la comisión, se llevaron a cabo cuatro ataques aéreos con un tipo de bombardero que sólo tienen las Fuerzas Aéreas sirias.

Expertos de la ONU aseguraron este miércoles (06.09.2017) que las Fuerzas Aéreas sirias de Bashar al Assad lanzaron el ataque con gas sarín del 4 de abril que mató a más de 80 personas en la ciudad de Jan Sheijun, controlada por los rebeldes. El Gobierno sirio y su aliada Rusia negaron en su momento que el Ejército sirio emplease gas sarín. En lugar de eso, afirmaron que el gas tóxico salió de un almacén de los rebeldes que habría resultado alcanzado en un ataque.

Sin embargo, la Comisión para la Investigación sobre Siria de la ONU rechazó hoy esa versión, basándose en las conclusiones obtenidas de entrevistas con víctimas, testigos, trabajadores de los servicios de emergencias, fotografías e imágenes satelitales. Según la comisión, las víctimas se vieron afectadas antes del supuesto ataque aéreo contra el depósito. Además, se llevaron a cabo cuatro ataques aéreos con un tipo de bombardero que sólo tienen las Fuerzas Aéreas sirias. En las fotos en las que se ven fragmentos de bombas se identificó una bomba química de fabricación soviética.

Cooperación de Rusia

Los testigos afirmaron en su informe que no existía tal depósito de sustancias tóxicas de los rebeldes y, según la comisión de la ONU, de haber sido bombardeado, se habría destruido la mayor parte del gas sarín dentro del almacén, en lugar de extenderse por el exterior. La comisión relacionó a Rusia con el ataque químico y señaló que las fuerzas rusas y del Gobierno sirio atacaron hospitales en las inmediaciones poco antes y después del incidente, "impidiendo así que las víctimas de ataques químicos recibiesen tratamiento médico esencial". 

"La Comisión ve indicios creíbles de que el Ejército sirio atacó Jan Sheijun con una bomba de gas sarín sobre las 06:45 horas del 4 de abril", afirmaron los expertos en Ginebra. En junio, la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) confirmó que en el ataque se utilizó gas sarín, pero no se pronunció sobre quién estuvo detrás del mismo. El informe se refiere a incidentes ocurridos entre el 1 de marzo y el 7 de julio de este año y apunta también a la dramática situación que sufren 600.000 personas que viven bajo asedio en todo el país.

Nadie puede cantar victoria

Además, los expertos critican en el informe a las fuerzas estadounidenses por violaciones a los derechos humanos y por no proteger lo suficiente a los civiles, y citan como ejemplo un ataque contra una mezquita en Alepo. Además, señalan que en la lucha contra la milicia terrorista Estado Islámico, la alianza internacional liderada por Estados Unidos obligó a huir de sus hogares a al menos 190.000 personas.

Por su parte, el enviado especial de la ONU a Siria, Staffan de Mistura, señaló desde Ginebra que considera al alcance la victoria contra el EI. En la provincia de Deir al Zour, asediado por el EI desde hace tres años, la liberación es inminente, mientras en el bastión de Al Raqqa los milicianos están también casi vencidos. Ni el Gobierno ni la oposición que lucha contra el presidente Bashar al Assad pueden sin embargo alzarse con la victoria, porque el Gobierno está militarmente agotado y sólo una solución política sostenible a largo plazo puede considerarse un triunfo.

MS (dpa/efe)

 

DW recomienda

Publicidad