ONU: Bombardeos de Alepo constituyen “crímenes de proporciones históricas” | El Mundo | DW | 21.10.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

ONU: Bombardeos de Alepo constituyen “crímenes de proporciones históricas”

Naciones Unidas culpa a todas las partes en el conflicto e insta al Consejo de Derechos Humanos a que centre sus discusiones en los civiles que sufren las consecuencias de la guerra.

Lo que está ocurriendo en Siria ha alcanzado ya "proporciones históricas”, los ataques y bombardeos constituyen crímenes de guerra y, en algunos casos, hasta crímenes contra la humanidad, denunció el viernes (21.10.2016) el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad al Husein.

El asedio a la ciudad de Alepo se puede calificar de violación del derecho internacional humanitario. Todas las partes del conflicto son culpables y sus acciones han sido debidamente documentadas por la ONU, dijo el responsable al abrir una sesión extraordinaria del Consejo de Derechos Humanos para tratar la crisis en esa ciudad.

"Grupos opositores armados continúan disparando morteros y otros proyectiles contra barrios civiles en el oeste de Alepo (área controlada por el gobierno), pero los bombardeos aéreos indiscriminados sobre todo en la parte este de la ciudad por parte de las fuerzas gubernamentales y sus aliados son responsables de la gran mayoría de víctimas civiles", aseguró Zeid.

Paulo Pinheiro, enviado especial de la ONU en Siria, recordó en la sesión que la ONU seguirá documentando los crímenes. Al mismo tiempo, exigió al presidente sirio, Bashar al Asad, que responda sobre las violaciones de las que se acusa a su Gobierno.

Según Zeid, más de 300.000 sirios han muerto desde 2011 en esta guerra, alentada "por cínicos intereses internacionales y regionales".

Otras estimaciones calculan que la cifra de muertos estaría entre 400.000 y 500.000. El alto comisionado no sólo se refirió al caso de Alepo, sino que recordó a los cientos de miles de personas -cerca de medio millón- que están atrapadas en otras 17 localidades sitiadas en Siria y cuyas vidas peligran por la falta de alimentos, medicinas y otros suministros vitales, como el agua potable.

El alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos pidió a los miembros del Consejo de DDHH (47 países) que dejen a un lado sus desacuerdos políticos y centren sus discusiones en los niños, hombres y mujeres que están sufriendo en el país en guerra. En particular, pidió a las potencias que forman el Consejo de Seguridad de la ONU -el único órgano dotado de mecanismos para hacer cumplir sus decisiones- que influya para lograr una salida política a la guerra siria.

Asimismo, instó nuevamente al organismo a elevar el caso de Siria a la Corte Penal Internacional para que todos los responsables de crímenes internacionales, sin distinción, respondan por sus actos.

JC (EFE, Reuters)

 

DW recomienda

Publicidad