Nuevo ataque a Siria atribuido a Israel | El Mundo | DW | 13.07.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Nuevo ataque a Siria atribuido a Israel

Oficiales estadounidenses aseguraron este 12 de julio que la Fuerza Aérea israelí volvió a bombardear objetivos en territorio sirio. Los ataques ocurrieron el 5 de julio, pero fueron confirmados una semana más tarde.

Hace ya mucho tiempo que la guerra civil en Siria dejó de ser un “conflicto interno” en el estricto sentido del término. Pero, con el paso de los meses, factores externos complican cada vez más la situación tanto para el Gobierno de Bashar al-Assad como para sus opositores. La cadena televisiva estadounidense CNN aseguró este viernes (12.7.2013) que la Fuerza Aérea de Israel volvió a bombardear objetivos en territorio sirio. Los ataques tuvieron lugar el 5 de julio, pero fueron confirmados una semana más tarde por funcionarios estatales.

Bajo condición de anonimato, tres oficiales estadounidenses sostuvieron que varias explosiones fuertes se produjeron en las cercanías de la ciudad portuaria de Latakia, en el Mediterráneo sirio. Aviones de combate israelíes dispararon contra un suministro de misiles antibuque del tipo Yajont fabricados en Rusia. Se cree que varias personas murieron durante el ataque, que no ha sido confirmado por Tel Aviv. Israel tampoco ha asumido responsabilidad por otros tres ataques perpetrados en territorio sirio en 2013 por su Fuerza Aérea.

El ministro de Defensa israelí, Moshe Yaalon, desmintió este 12 de julio que Israel estuviera detrás del ataque más reciente a Siria.

El ministro de Defensa israelí, Moshe Yaalon, desmintió este 12 de julio que Israel estuviera detrás del ataque más reciente a Siria.

“Hace mucho que no nos hemos inmiscuido en la sangrienta guerra en Siria. Hemos trazado ‘líneas rojas‘ y estas siguen vigentes”, declaró el ministro de Defensa israelí, Moshe Yaalon, al diario local Yediot Ahronot. No obstante, el Gobierno israelí ya había manifestado preocupación por el potencial destructivo del arsenal en manos de Assad y sus Fuerzas Armadas. Para Tel Aviv, los misiles sirios, de un alcance de 300 kilómetros, constituyen una amenaza para buques e instalaciones israelíes en tierra.

Además, Tel Aviv había advertido de manera recurrente a Damasco que no observaría de brazos cruzados el suministro de armas ultramodernas a la milicia chiita Hizbollah en el sur del Líbano. Por su parte, el frente de los rebeldes sirios parece perder cohesión debido a la influencia de combatientes extranjeros con una agenda propia: este 12 de julio, grupos opuestos al Gobierno de Assad y apoyados por Estados occidentales atribuyeron el asesinato de Kamal Hamami, uno de sus líderes de más alto rango, a iraquíes cercanos a la red terrorista Al Qaeda.

Ese suceso se suma a otros que dejan entrever una intensificación de los antagonismos entre el Ejército Libre de Siria y grupos de combatientes “solidarios” provenientes de otros países.

ERC ( dpa / Reuters )

DW recomienda

ADVERTISEMENT