Nicaragua se enrumba a "dictadura dinástica", denuncia periodista opositor | Las noticias y análisis más importantes en América Latina | DW | 28.11.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

Nicaragua se enrumba a "dictadura dinástica", denuncia periodista opositor

Daniel Ortega y su familia gobiernan el país y se sostienen en el poder por “una represión indiscriminada”, explicó Carlos Fernando Chamorro, quien recibe en París un premio en nombre presa política Dora María Téllez.

Carlos Fernando Chamorro, periodista crítico con el régimen de Daniel Ortega.

Carlos Fernando Chamorro, periodista crítico con el régimen de Daniel Ortega.

"Nicaragua vive bajo un estado policial" y se encamina a una "dictadura dinástica", denunció el periodista Carlos Fernando Chamorro Barrios, en una entrevista con la AFP en París, donde debe recoger este lunes (28.11.2022) un premio para la exguerrillera sandinista encarcelada Dora María Téllez.

La universidad Sorbona Nueva otorgó a la exguerrillera sandinista de 68 años el doctorado honoris causa, pero, al estar en prisión desde febrero de 2021, lo recogerá en su hombre el hijo de la expresidenta nicaragüense Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997).

Téllez "dedica este premio a los presos políticos, a la liberación de los presos políticos de Nicaragua", asegura este domingo el periodista del medio Confidencial, quien se exilió a Costa Rica, desde donde sigue denunciando la situación en su país.

La exguerrillera sandinista es una de los más de 200 presos políticos del régimen de Nicaragua, entre ellos varios precandidatos a las elecciones de 2021, en las que Daniel Ortega se adjudicó un cuarto mandato consecutivo desde 2007, junto a su mujer Rosario Murillo como vicepresidenta.

La exguerrillera sandinista Dora María Téllez es una de los más de 200 presos políticos de Daniel Ortega.

La exguerrillera sandinista Dora María Téllez es una de los más de 200 presos políticos de Daniel Ortega.

Un país sin libertades públicas

"Nicaragua vive bajo un estado policial, que se impuso en septiembre de 2018 (...) No hay libertad de reunión, libertad de movilización, libertad de prensa, libertad de expresión", detalla Chamorro Barrios, para quien el punto más visible son los "presos políticos", entre los que se encuentra su hermana Cristiana, precandidata a la presidencia, así como su hermano Pedro Joaquín y dos primos.

"Todo el liderazgo nacional está en la cárcel o en el exilio", subraya el periodista, para quien estos representan "la esperanza de un cambio democrático" que debería empezar por el fin de la "tortura", por su liberación y por recuperar las "libertades públicas".

"Represión indiscriminada" sostiene al régimen

A las puertas de la histórica universidad Sorbona, opina que su familia no es la única "criminalizada" y pone por ejemplo la del líder opositor Javier Álvarez, cuya mujer Jeannine Horvilleur y su hija Ana Carolina --ambas franco-nicaragüenses-- están presas.

"La policía fue a capturar al esposo (...), no lo encontró y capturó a estas ciudadanas francesas como rehenes", explica Chamorro Barrios, para quien la "represión" es "indiscriminada" y es la manera como el "régimen se sostiene en el poder".

Su familia ya conoció en el pasado la represión. Su padre, Pedro Joaquín Chamorro, estuvo varias veces preso hasta su asesinato en 1978 durante la dictadura de Anastasio Somoza, contra la que luchó el actual presidente Daniel Ortega.

Rosario Murillo y Daniel Ortega, el matrimonio presidencial de Nicaragua.

Rosario Murillo y Daniel Ortega, el matrimonio presidencial de Nicaragua.

"Ortega y Somoza son la misma cosa"

"Cuando la gente salió a protestar en abril de 2018, una de las consignas en las calles era 'Ortega y Somoza son la misma cosa'", recuerda el hijo del exdirector del diario La Prensa, para quien Nicaragua se encamina a una "dictadura dinástica".

"Ortega gobierna con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta y con sus hijos como asesores. Hay una cúpula familiar que mantiene un control sobre la policía, el ejército y los principales aparatos del Estado", explica.

Además, "hay más de 40 medios audiovisuales cerrados", 3.000 oenegés y asociaciones "canceladas", "una represión muy feroz contra la Iglesia católica", miles de exiliados --más de 100.000 desde 2018, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.  

 jc (afp, Diario de Las Américas)

Nicaragua: elecciones sin sorpresas

DW recomienda