Napoleón y la esclavitud: el lado oscuro de un héroe sale a la luz | Europa | DW | 05.05.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Napoleón y la esclavitud: el lado oscuro de un héroe sale a la luz

Napoleón es en Francia un héroe nacional, pero su rol en la reintroducción de la esclavitud desató un debate sobre su legado.

Retrato de Napoleón en el museo La Villette, en París.

Retrato de Napoleón en el museo La Villette, en París.

Con 150 objetos en torno al antiguo emperador colonialista francés, una exposición sobre Napoleón en el centro cultural parisino Grande Halle de la Villette también da testimonio del lado oscuro de su legado. Napoleón fue "una figura a un tiempo fascinante y polémica”, se lee en el folleto de la exhibición.

Entre otras cosas, se pueden ver allí copias de las leyes firmadas por Napoleón en 1802, con las que, ocho años después de la Revolución Francesa, se daba marcha atrás a la abolición de la esclavitud. De ese modo, Francia se convertía en el único país que reintrodujo la esclavitud después de haberla abolido.

"Al escuchar el nombre de Napoleón, la mayoría piensa en el gran imperio, en las guerras napoleónicas y en los grandes triunfos de Francia. Esa fama de Napoleón deja todo lo demás en las sombras", dijo Dominque Taffin, directora de la Fundación para la Memoria de la Esclavitud, en entrevista con DW. "Es necesario crear conciencia en la opinión pública sobre esa parte oscura de sus acciones”, añadió.

La fama de Napoleón deja todo lo demás en las sombras, dijo Dominique Taffin a DW.

La fama de Napoleón deja "todo lo demás" en las sombras, dijo Dominique Taffin a DW.

"Como si nada hubiera pasado”

"La decisión de reintroducir la esclavitud no solo es una mancha vergonzosa en la herencia de Napoléon, sino también un crimen”, explica Louis-George Tin, activista y presidente honorífico del Consejo Representativo de Asociaciones Negras (CRAN), a DW.

La decisión de Napoléon en 1802 no fue solo una traición a los ideales de la Revolución Francesa, sino que condenó a alrededor de 300.000 personas a una vida en servidumbre, antes de que la esclavitud fuera abolida definitivamente en Francia, en 1848.

Tin, que proviene de la excolonia Martinica, exige que en Francia se enseñe más sobre esos aspectos de la política de Napoleón. "Como descendiente de personas que fueron esclavizadas, no puedo entender cómo podemos seguir celebrando la memoria de Napoleón como si nada hubiera pasado”, agrega. Y menciona que el día de la muerte de Napoleón, el 5 de mayo, se celebra solo pocos días después del vigésimo aniversario de la ley "Taubira”, con la que Francia fue el primer país en condenar la esclavitud y la trata de esclavos como crimen de lesa humanidad. "Francia no puede ser el país de los derechos humanos y homenajear a alguien que cometió crímenes contra la humanidad. Eso no tiene sentido”, dice Louis-George Tin.

Pero no todos están de acuerdo con él. El historiador y experto en Napoleón Peter Hicks, de la Fundación Napoleón, de París, dice que Napoleón Bonaparte es una figura compleja que rigió durante períodos de "hiperviolencia” en Europa, y que no puede ser reducido a sus posiciones a favor del colonialismo.

"La esclavitud durante la era napoleónica, a pesar de haber sido tan cruenta, es mínima y periférica en comparación con los grandes sucesos históricos en Europa, como la creación del Código Civil y el Tratado de Amiens [un acuerdo que trajo la paz a Europa durante 14 meses, N. de la R.], que es mucho más importante para los alemanes, franceses, británicos e italianos ", dice Hicks.

La tumba de Napoleón, en la catedral Les Invalides, en París.

En Les Invalides, en París, se encuentra la tumba de Napoleón.

Esclavos y plantaciones de azúcar y café

Sin embargo, desde la perspectiva de las excolonias, la importancia de la reintroducción de la esclavitud por parte de Napoleón es todo, menos marginal. A finales de 1780, Francia era una gran potencia colonial cuyos territorios eran mantenidos por cerca de 800.000 esclavos. Su colonia más lucrativa era Santo Domingo, en el Caribe. Allí trabajan en esclavitud unas 450.000 personas en plantaciones desde las cuales se exportaba azúcar y café a Francia.

Los historiadores informan que el sistema de esclavitud se caracterizaba por la violencia y la tasa de mortalidad de los esclavos era tan alta que era necesario traer otros esclavos de África.

"Napoleón quería ampliar el imperio colonial francés para controlar el Caribe. Para colonizar el territorio de Louisiana, en América del Norte, necesitaba trabajadores, por lo cual volvió a poner en marcha la trata de esclavos. Eso fue una estrategia colonial”, explica Dominique Taffin. "Y para eso necesitaba el control total sobre Santo Domingo, porque era el centro de esa región geográfica”.

Homenajes por doquier: Napoleón es venerado en Francia como un prócer, a pesar de que reintrodujo la esclavitud luego de la Revolución Francesa.

Homenajes por doquier: Napoleón es venerado en Francia como un prócer, a pesar de que reintrodujo la esclavitud luego de la Revolución Francesa.

El alto precio que pagó Haití

Durante la revolución haitiana, los esclavos de Santo Domingo iniciaron una rebelión contra el dominio colonial en 1791, del cual surgió el gobernador Toussaint Louverture como líder revolucionario. El levantamiento llevó en un principio a Francia a abolir la esclavitud en todo su territorio en 1794. Más tarde, a comienzos del siglo XIX, Napoleón envió tropas para derrocar a Louverture. Este fue deportado a Francia, y sus compañeros en Santo Domingo estaban decididos a resistirse a la reintroducción de la esclavitud de Napoleón en 1802, por lo cual llevaron adelante una lucha cruenta contra los franceses.

En 1803 vencieron finalmente a Napoleón. Al año siguiente fundaron la nación independiente de Haití. Fue la primera república del mundo fundada por exesclavos, y la primera en prohibir la esclavitud y la trata de esclavos. Esa historia es poco conocida. Napoleón perdió la valiosa colonia de Haití y vendió Louisiana a Estados Unidos, explica Dominique Taffin. Pero las consecuencias del accionar de Napoleón siguieron incluso mucho después de la retirada francesa de Santo Domingo, ya que en Guyana, Guadalupe, Martinica y en la isla La Reunión la esclavitud continuaba., hasta que los franceses la abolieron definitivamente en 1848.

Haití, sumido en la pobreza desde hace décadas.

Haití, sumido en la pobreza desde hace décadas.

También Haití pagó un alto precio por la gesta napoleónica. En 1825, Francia multó a Haití bajo amenaza de guerra con 150 millones de francos (hoy unos 17.500 millones de euros) nada menos que a fin de indemnizar a los extraficantes de esclavos. Haití pagó esa indemnización mucho más tarde, en 1947. Y hasta el día de hoy, su economía no ha podido recuperarse de eso.

Pocos en Francia son concientes de esa historia. Por muchos motivos, dice Fréderic Régent, historiador de la Universidad de la Sorbona. Desde finales del siglo XIX, el colonialismo era alabado o simplemente ignorado en los libros de historia. En la narrativa nacional, el tema fue visto como insignificante durante mucho tiempo. "Desde 1950 hasta 1990, el foco fue puesto, sobre todo, en las conquistas de Napoleón en Europa. Se lo representó como el constructor de Europa y como figura republicana”, dice Régent. "Pero el aspecto colonialista fue totalmente ignorado”.

Las cosas cambiaron en Francia desde finales de los 90 del siglo pasado. Con manifestaciones, leyes y cambios en los planes de estudio, se logró una mejor enseñanza de la historia del país en las escuelas. Y muchas personas, a menudo de ascendencia de las excolonias, se expresaron acerca de la discriminación racial y de la identidad. También el asesinato de George Floyd en Estados Unidos detonó protestas "Black Lives Matter”·en Francia y hubo demandas de retirar la estatua de Jean-Baptiste Colbert en Paris, el hombre que creó el decreto del "Code-Noir”, que definía las condiciones de la esclavitud en las colonias francesas.

Ver el video 02:49

Haití aún no ha puesto ni una sola vacuna

Un deber hacia los descendientes

El ex primer ministro francés Jean-Marc Ayrault, ahora presidente de la Fundación para la Memoria de la Esclavitud, describió el 200 aniversario de la muerte de Napoleón como una ocasión para enfrentar el largo pasado colonial de Francia y reconocer las últimas demandas por más igualdad.

"La reintroducción de la esclavitud es una parte oscura y olvidada de nuestra historia, y como fundación tenemos que explicar toda esta compleja historia, no solo una parte de ella", dijo Ayrault. "También es nuestro deber con los descendientes de quienes tuvieron que vivir como esclavos durante varios años, después de la reintroducción de la esclavitud". Un país solo puede volverse más fuerte si conoce y comprende su pasado, subrayó.

(cp/ers)

DW recomienda