Misión Cheops: exoplanetas en la mira | Ciencia y Ecología | DW | 18.12.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ciencia y Ecología

Misión Cheops: exoplanetas en la mira

La misión Cheops de la Agencia Espacial Europea (ESA) apunta a examinar con más precisión algunos exoplanetas conocidos. La intención es aprender más sobre su masa, densidad y quizá incluso sobre su atmósfera.

Los aficionados a Star Trek lo tienen claro desde hace mucho tiempo: existen innumerables planetas en el universo. Pero eso se sabe realmente apenas desde la década de 1990.

Desde entonces se han descubierto miles de exoplanetas, es decir, planetas fuera de nuestro sistema solar. No sabemos, sin embargo, de qué están constituidos, ni si tienen una atmósfera o si hay vida en ellos.

Por eso, la agencia espacial europea se propone examinarlos más atentamente con la misión Cheops (siglas en inglés de Satélite Caracterizador de Exoplanetas).

Lo que revela la luz de las estrellas

"Cheops es una misión pequeña en cuanto a su magnitud, sus costos y al tiempo que requiere para su desarrollo”, indica su coordinadora científica, Kate Isaak. "La misión habrá de medir las dimensiones de planetas que giran en torno a soles cercanos”, explica.

Y eso funciona así: si en el curso de su órbita un planeta pasa delante de una estrella, la luz de esta se atenúa momentáneamente. Se produce una especie de pequeño eclipse, que Cheops puede registrar. Del grado de atenuación de la luz se puede deducir el tamaño del planeta. Por otra parte, si el mismo planeta se encuentra detrás de la estrella, reflejará su luz, y el satélite también puede captarlo. Esa reflexión lumínica da indicios, por ejemplo, acerca de si posee una atmósfera.

"Medimos especialmente el tamaño de planetas pequeños que ya conocemos”, dice Isaak. Y agrega que "al combinar el tamaño del planeta y su masa -algo que podemos medir con los telescopios en la Tierra- averiguamos mucho sobre sobre su composición y su evolución”.

Tres años durará la misión. Existe la posibilidad de identificar al menos algunos planetas en los que sería imaginable que pudiera haber vida. "Lo que buscamos son los mejores candidatos para futuras investigaciones mediante satélites, como el telescopio espacial James Webb, o a través de observatorios como el ESO, en Sudamérica. Desde allí podríamos estudiar las atmósferas de estos candidatos y buscar moléculas que son características de la presencia de vida”, explica la científica.

Abaratando costos

La Agencia Espacial Europea persigue también otro objetivo. Se pretende lograr que los satélites de investigación se vuelvan más baratos. Richard Southworth, encargado de la navegación del satélite Cheops, explica: "Hemos tratado de que la sonda fuera relativamente simple y, sobre todo, de utilizar partes que ya habían sido usadas en otras misiones. Esos componentes no son ya tan caros y resultan fiables, porque ya fueron probados”.

La ESA intenta ahorrar también lanzando al espacio Cheops junto con otro satélite, en este caso, uno italiano, mediante un cohete Sojus. Además, los científicos del proyecto solo usarán el satélite el 80 por ciento del tiempo. El resto podrá ser arrendado para efectuar otras investigaciones.

Cheops fue puesto en órbita este 18 de diciembre. Las investigaciones propiamente dichas comenzarán tras una fase de prueba de varios meses. "Está planeada una operación de tres años y medio”, indica  Southworth, añadiendo que, sin embargo, "el diseño del satélite debe garantizar que podamos volar también cinco años, si hay dinero e interés”.

(ers/cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda