México: el país que abandona a sus mujeres | Anabel Hernández: contracorriente! | DW | 02.02.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Anabel Hernández: contracorriente!

México: el país que abandona a sus mujeres

Una cuarta parte de las mujeres en México no se siente a salvo ni en su propia casa. ¿Qué clase de país, sociedad y gobierno permiten tal situación? El voto de las mujeres el 6 de junio debe hacer sentir desaprobación.

Mariana S., de 24 años, era médica cirujana pasante de la Universidad Autónoma de Chiapas. El año pasado debía hacer su servicio social y fue enviada a una clínica de salud pública en la colonia Palestina, en Ocosingo, Chiapas.

Por las condiciones del propio servicio, dormía en un cuarto de la clínica. En noviembre pasado Mariana presentó una denuncia penal ante la Fiscalía General de Chiapas por haber sido atacada sexualmente por un médico dentro de las propias instalaciones. Su caso ameritó unas pocas líneas en los periódicos. Recuerdo haber leído la noticia con indignación.

El 28 de enero, Mariana apareció muerta. En un inició las autoridades declararon que se había suicidado, pero ahora tienen abierta una carpeta por el delito de feminicidio. Murió ahorcada. En el medio de comunicación mexicano La Silla Rota, su círculo cercano ha denunciado que la joven era acosada constantemente por un doctor del hospital donde hacía su servicio social e incluso por pobladores del lugar.

Ella había pedido su cambio porque se sentía muy insegura, pero nadie le hizo caso, ni en la Universidad, ni en las instalaciones sanitarias donde incluso la amenazaron con no hacer válido su servicio social si no lo concluía. Como única ayuda, la directora de la clínica le hizo una invitación para ir a comer y olvidar el trauma.

Ella se mudó a vivir a otro lugar y dos días antes de su muerte fue a la jurisdicción sanitaria para pedir a esa autoridad su cambio de clínica, lo cual no ocurrió a tiempo. Fue en el nuevo domicilio donde fue encontrada sin vida. Su madre clama justicia y ha denunciado que el médico que agredió sexualmente a su hija el año pasado ha seguido libre, la única sanción que ha recibido fue ser transferido a otro turno pero nunca dejó de hostigarla.

Anabel Hernández, periodista mexicana y autora de esta columna

Anabel Hernández, periodista mexicana y autora de esta columna

México es un país donde la violencia es generalizada y aumenta día con día, pero la violencia focalizada contra la población femenina es aún más infame, silenciosa y tolerada.  Así lo prueban los más recientes estudios del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) publicados a fines de 2020, como la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de Inseguridad Pública (dic 2020) y la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (octubre 2020).

Viven mujeres en México situación inhumana

Según el INEGI, no hay un solo espacio en México donde la población femenina viva en paz. Ni en las calles, ni en el transporte público, trabajo o escuela. Ni siquiera en su propia casa.

De acuerdo con los datos oficiales del 2020, el 81.7 por ciento de las mujeres en México se sienten inseguras de vivir en el país. En general, el 76.7 por ciento dijo sentirse insegura en la calle, 76.4 en el transporte público y 65.2 por ciento en el mercado.

Prácticamente la mitad de la población femenina mayor de edad aseguró que no se siente a salvo en el lugar donde estudia y el 36.2 en su trabajo. De todas estas indignantes cifras, la que dibuja de manera más nítida el drama de las niñas y mujeres en México es esta: la cuarta parte de las mexicanas afirmo que se siente insegura en su propio domicilio.

En 2020, ni la pandemia de COVID ni el lockdown frenaron el acoso y la violencia contra las mujeres en México. En las zonas urbanas, al menos dos de cada diez mujeres revelaron que vivieron alguna situación de acoso o violencia sexual en lugares públicos. Las áreas urbanas donde más se presentó la agresión fueron la Ciudad de México, Quintana Roo, Jalisco, Chiapas (donde fue atacada Mariana) y Morelos.

Manifestación de solidaridad femenina ante la violencia, en la Ciudad de México

Manifestación de solidaridad femenina ante la violencia, en la Ciudad de México

En 2019 ocurrieron en México más de 30 millones de delitos con una población afectada de 22 millones de personas. Pero según el INEGI, sólo fueron denunciados ante una autoridad el  11 por ciento de los crímenes. En el caso de cualquier tipo de violencia sexual o relacionada al género, el 96 por ciento de los delitos no fueron denunciados.

Si tomamos en cuenta esto, los números oficiales de feminicidios admitidos por el gobierno de México en los últimos años debe tomarse como una cifra con subregistro. En 2018 fueron denunciados 893 feminicidios, en 2019, 942 y en 2020, 940, siendo el mes de junio de 2020 el más violento de los últimos dos años.

Clase política cínica, de goma y teflón

México tiene una población mayoritariamente femenina (51.2%),  el temor y la violencia en que vive incide en todas las áreas sociales y económicas del país.  Aunque como mujer he vivido en carne propia y desde temprana edad diversas caras de esta violencia, extrapolada por mi propia actividad profesional de periodista, es difícil resumir en un artículo las diversas causas históricas y sociales que propician esto, incluyendo la insana normalización de la violencia.

Lo que es claro es que la sociedad por sí misma no ha podido encontrar mecanismos para contener el motor cultural de violencia contra las mujeres, y el gobierno durante décadas ha sido omiso en implementar políticas públicas suficientemente serias, constantes y horizontales para contrarrestarla desde la educación, cultura  y justicia.

Mujeres protestan en Ciudad Juárez, donde han ocurrido múltiples feminicidios

Mujeres protestan en Ciudad Juárez, donde han ocurrido múltiples feminicidios

La forma en que viven cotidianamente las mexicanas es inhumano, escandaloso, y hasta ahora la clase gobernante y política del país no ha pagado un costo por esto en las urnas, se sienten de goma y teflón.

Es tal la indiferencia e insensibilidad, que en los próximos comicios de junio en que se elegirán a quince gobernadores y otros cientos de alcaldes, y diputados locales y federales, al menos se han identificado ya claramente dos candidatos impresentables.

Uno es Felix Salgado Macedonio, ex alcalde de Acapulco y ahora candidato a la gubernatura de Guerrero por el partido de izquierda, Morena, creado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador. Pese a que existen en su contra al menos cinco denuncias de violación y algún tipo de violencia sexual, su partido lo considera idóneo, de la misma forma que AMLO para que fuera el coordinador de su campaña presidencial en el Estado.

Incluso el ex Fiscal de Guerrero, Xavier Olea, denunció en diciembre que pese a las denuncias en 2018 él recibió la orden política de no investigar a Salgado Macedonio. Una de las denuncias en la Fiscalía ya prescribió y otras continúan en investigación.

Pero para ser honestos, el candidato de Morena no es solo un peligro para las mujeres, sino para toda la población de Guerrero. Fue alcalde de Acapulco de enero de 2006 a diciembre de 2008. En esos tres años convirtió a la ciudad turística en un infierno al permitir que el Cartel de Sinaloa y los Beltrán Leyva tomaran la ciudad como centro de operaciones y en campo de batalla contra los Zetas.

Tengo testimonios de colaboradores de los Beltrán Leyva y el narcotraficante Edgar Valdez Villarreal "La Barbie” de cómo controlaban la policía municipal de ese puerto, cuyo jefe era el alcalde Salgado Macedonio.

La protesta ha llegado hasta las puertas de Palacio Nacional

La protesta ha llegado hasta las puertas de Palacio Nacional

Las cifras de la muerte que trajo consigo el ahora candidato a gobernador están ahí, en los registros públicos oficiales. Durante su trienio se duplicaron el número de homicidios respecto al trienio anterior. El daño provocado por la violencia afecto al turismo, creo desempleo e inseguridad, y las secuelas de su mal gobierno se viven hasta el día de hoy. Desde que él fue alcalde Acapulco se fue convirtiendo en una de las ciudades más violentas y peligrosas de México.

El otro político impresentable es Jorge Hank Rhon, ex alcalde de Tijuana y ahora candidato a la gubernatura de Baja California del Partido Encuentro Social (PES) de centro derecha,  fundado por Hugo Eric Flores Cervantes.

El nombre de Hank Rhon ha estado relacionado durante décadas con la delincuencia organizada, particularmente con el Cartel de Tijuana. En 1988 guardias de seguridad de sus empresas asesinaron al periodista Héctor Felix Miranda fundador del semanario Zeta. Padre de 23 hijos, millonario, dueño de hoteles y casinos, miembro legendario del PRI, fue detenido en 2011 con un arsenal y drogas, y liberado por orden de una juez.

Durante su gobierno en Tijuana, de 2004 a 2007, esa ciudad fue campo de batalla entre el Cartel de Tijuana y el Cartel de Sinaloa, que pretendía arrebatarles la importante ciudad fronteriza para el trasiego de drogas a Estados Unidos.

En 2007 dijo que la mujer era su "animal favorito”, en 2011 fue acusado de haber sido cómplice en el homicidio de una mujer vinculada a uno de sus hijos. Hace unos días cuando fue nombrado oficialmente candidato del PES aseguró que las mujeres ahora son menos inteligentes porque quieren trabajar.

En los dos estados, Guerrero y Baja California el voto femenino es decisivo en las elecciones. De hecho, si las mujeres se organizan su voto lo es todo. En Guerrero el  padrón electoral  vigente esta compuesto en un 53 por ciento por mujeres.

Y en BC, hasta principios de 2019, el 49.7 por ciento estaba conformado por mujeres, hasta este mes de febrero los ciudadanos pueden actualizar sus datos e incluso registrarse en BC, así que la proporción electoral por género aún puede variar.

Espero que en las elecciones del 6 de junio estos partidos y sus candidatos que se piensan de goma y teflón tengan un costo por sus decisiones. Que no sea la popular figura de AMLO en la propaganda electoral la que le limpie el rostro a Salgado Macedonio, ni la excentricidad de Hank Rhon y sus millones.

Espero que la voz de las mujeres que los partidos políticos y candidatos ignoran se haga sentir a través de su voto contundente demandando también mejores leyes, protocolos de atención de emergencia y justicia para revertir esta condición inhumana en la que vivimos.

DW recomienda