Luz verde del Bundestag a la ayuda a Grecia | Alemania | DW | 27.02.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Luz verde del Bundestag a la ayuda a Grecia

La canciller alemana, Angela Merkel, logró en el Bundestag la aprobación para el segundo paquete de ayuda a Grecia. A la mandataria se le escapó, sin embargo, el resultado que hubiera podido reforzar su posición.

default

La canciller alemana Angela Merkel durante la votación en el Parlamento.

El valor de la llamada “mayoría del canciller”, en la práctica una mayoría con los votos de los partidos de la propia coalición, no se mide siempre de igual modo en Alemania. Cuando se obtiene es un éxito, cuando no se consigue un mal menor; si es el partido contrario el que no la recauda se trata de un duro golpe, si es el propio el que no la cosecha se habla de simple tropiezo. Y esta vez no fueron distintas las apreciaciones.

Deutschland Angela Merkel Bundestag Abstimmung Griechenland-Hilfspaket II

Angela Merkel defendió en el Bundestag el nuevo programa de ayuda a Grecia.

Angela Merkel sometía a votación parlamentaria el segundo paquete de ayuda a Grecia: no sólo un acuerdo traído de Bruselas, no sólo un documento del que pende el futuro del país helénico y quizás incluso de toda la eurozona, sino además unas medidas que llevan muy a la vista el sello de la mandataria germana, quien juega un papel destacado en el proceder contra la presente crisis. 496 diputados votaron a favor, 90 en contra y cinco se abstuvieron. El resultado entre los parlamentarios del Gobierno sumó 304 síes. Merkel hubiera necesitado 311 para la mayoría que significaba un respaldo inequívoco al trabajo presentado.

Sin garantías de éxito

Hilfspaket Hilfe Griechenland Abstimmung Debatte Bundestag Gysi Die Linke

Gregor Gysi, jefe de la fracción parlamentaria de La Izquierda.

La mayoría de los rechazos al nuevo trasvase de fondos a Atenas, con sus contrademandas correspondientes, procedieron del partido La Izquierda, que considera más justo para con el país sureuropeo que se declare en bancarrota. “Nadie puede prever qué consecuencias tendría para todos, también para nosotros aquí en Alemania, una insolvencia de Grecia”, había advertido Merkel antes de votación. “Garantías de éxito”, advertía en su pragmático tono habitual, “no las puede dar, aún así, nadie”.

Valorando los pros y los contras, continuaba la jefa del Ejecutivo germano, se debía llegar sin embargo a la conclusión de que mejor era intentar el salvamento que dar al país por hundido. Con diferentes motivaciones –fidelidad partidaria, miedo a más turbulencias internas, convicción solidaria o en previsión de un posible cambio de colores en la Cancillería- siguieron las recomendaciones de Merkel casi todos los diputados de su coalición gubernamental y también los de las principales formaciones opositoras, el Partido Socialdemócrata y Los Verdes. Y aún así, la canciller tuvo que encajar 13 votos en contra y dos abstenciones emitidos desde sus filas y las aliadas.

En el punto de mira

496 diputados votaron a favor del segundo paquete de ayuda a Grecia.

496 diputados votaron a favor del segundo rescate de Grecia.

“Yo acepto los riesgos, pero no las aventuras. Mi cargo me lo impide”, dijo Merkel haciendo referencia a los que, como su ministro del Interior, el cristianosocial Hans-Peter Friedrich, piden “incentivar” a Grecia para que abandone la zona euro. Las palabras de Friedrich, pronunciadas en una entrevista con el semanario alemán Der Spiegel, todavía resuenan en el seno del Gobierno germano y, según la oposición, pudieron oírse igualmente en el Bundestag. “Friedrich ha envalentonado a otros dentro de la coalición a que se salgan de la línea oficial”, aseguraba la secretaria general socialdemócrata, Andrea Nahles, “es él quien le ha destrozado la ‘mayoría del canciller’ a Merkel y, si tuviera coraje, lo expulsaría”.

Friedrich, no obstante, votó a favor del paquete de rescate a Grecia. Al final, aunque el triunfo no fuera completo para Merkel, el programa se aprobó. Y no sólo en Atenas se seguía el escrutinio atentamente. Alemania es el país que más aporta a las ayudas, es la fuerza económica de Europa en un momento de gran debilidad y es el Estado que, junto con Francia, se ha colocado políticamente al frente de la toma de decisiones anticrisis. Sin su visto bueno no hubiese habido operativo alguno a poner en marcha. Eso lo sabían en Madrid, en Roma, en el G20 y en Nueva York, donde la agencia de rating S&P no dejó de rebajarle la calificación a Grecia un escalón más.

LB/ dpa/ afpd

Editora: Emilia Rojas Sasse

DW recomienda

Publicidad