Los Verdes: débiles en Berlín, exitosos en la provincia | Alemania | DW | 23.11.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Los Verdes: débiles en Berlín, exitosos en la provincia

Mientras el partido alemán Los Verdes se fortalece en las provincias, en el Bundestag son una débil fracción. A pesar de las diferencias internas sobre su curso futuro, el partido demostró unidad en congreso nacional.

Los Verdes terminan el año sorpresivamente bien, a pesar de las pérdidas sufridas por su bancada parlamentaria. “El tiempo del luto ha pasado”, anunció el copresidente Cem Özdemir, en la inauguración de su congreso nacional en Hamburgo, este fin de semana.

Los Verdes han ganado fuerza en diversas regiones: a las siete cogobernaciones en los Länder, se sumará ahora la octava en Turingia, en donde asumirá los destinos de este Estado en el Este alemán junto con socialdemócratas y La Izquierda, heredero de los comunistas de la extinta Alemania Democrática. “Nuestra meta es conectar nuestros éxitos regionales a la aspiración de regresar al gobierno federal”, advirtió Özdemir.

Cem Özdemir le subió el tono a su rechazo a la política energética de la coalición cristiano-socialdemócrata de Angela Markel, cuya negativa a apagar las plantas de energía de carbón calificó como “un saboteo de las metas climáticas alemanas”. Sobre el balance fiscal del ministro de Finanzas dijo, por su parte, que “no se trata de una cuenta en números negros, sino de un hueco negro”. El político verde criticó además, que el gobierno federal invierta tan poco en el mantenimiento de la red de vías, puentes e infraestructura en general.

Pero los temas debatidos por los 800 delegados fueron más allá de las críticas dirigidas a Berlín: cambio climático, protección de los animales, una política de asilo más humana, así como las crisis internacionales en Ucrania, Siria e Irak, llenaron la agenda verde en Hamburgo. Una convención a la que las directivas invitaron a la crítica de la globalización, la india Vandana Shiva.

Hofreiter (izquierda) y Göring-Eckardt (derecha), doble cúpula de la bancada verde en el Bundestag.

Hofreiter (izquierda) y Göring-Eckardt (derecha), doble cúpula de la bancada verde en el Bundestag.



En Berlín, en cambio, Los Verdes no son muy convincentes: en 2013 apenas obtuvieron el 8,4 por ciento de los votos a nivel nacional. Hoy es el partido ambientalista la más pequeña fracción de la oposición en el Bundestag. Ante la supremacía de la coalición de gobierno poco pueden hacer los senadores verdes para destacarse por su labor en la capital.

A esto se suma que el partido, muy a menudo, se enfrasca en luchas intestinas en vez de ocuparse de sus tópicos esenciales: medio ambiente, cambio climático y derechos humanos. La doble cúpula discute en público sus diferencias sobre el envío de armas a los kurdos que se defienden del avance islamista en Irak y Siria. También el respaldo o la desaprobación de la política alemana de asilo es punto de las riñas internas ante los micrófonos.

Falta de cohesión, punto débil

En esta ocasión, la dirección del partido reconoció haber asustado a los lectores con planes de subir los impuestos o de querer imponer un día vegetariano en los casinos de las empresas. El parlamentario regional Mathias Wagner criticó a sus colegas por su “miedo a tener un partido de centro que busque el respaldo de las mayorías”. En Hesse, la tierra de Wagner, Los Verdes forman un gobierno de coalición con el partido conservador CDU, de Angela Merkel. “También a nivel nacional, el objetivo de Los Verdes tiene que ser la participación en el gobierno”, advirtió Wagner, quien concluye que “a los ciudadanos hay que convencerlos, no adoctrinarlos”. Una propuesta que no fue aceptada por las directivas.

Publicidad