“Los trabajadores alemanes ganan muy poco” | Economía | DW | 26.11.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Economía

“Los trabajadores alemanes ganan muy poco”

Esto sorprenderá a varios: en algunos países de la zona euro los trabajadores ganan mucho, mientras que en Alemania ganan poco. Sería una de las razones de la crisis, piensan investigadores de la Fundación Hans Böckler.

Los sueldos no suben lo que deberían, dice experto. (DPA)

Los sueldos no suben lo que deberían, dice experto.

Si alguien en Europa quiere ganar mucho dinero, entonces debe trabajar en Bélgica, Suecia, Dinamarca, Francia o Luxemburgo. En esos países se paga más que en Alemania, tanto en el sector industrial como en el área de los servicios. En promedio, los costos por trabajador en Europa ascienden a 30,10 euros por hora laboral. En esos costos se suman el ingreso bruto y los costos sociales, es decir seguridad social, vacaciones pagas y aguinaldo navideño.

En Bélgica, esa cifra asciende a 39,30 euros, seguida de cerca por los países escandinavos. Alemania cae un puesto en el ranking de los países de la Unión Europea, y ahora ocupa el séptimo lugar. Medido en términos de productividad, los salarios en Alemania deberían ser un 16% más elevados, dice Gustav Horn, director científico del Instituto de Macroeconomía e Investigación Coyuntural (IMK), de la Fundación Hans Böckler.

Los sueldos no suben

Su argumento: Dentro de la unión monetaria, ningún país puede devaluar o apreciar la moneda. Por eso, aclara Horn, los países deben regirse por otras normas a fin de mantener estable su estructura económica. Una de esas reglas es el balance entre los costos laborales y la productividad. Y en Alemania, los costos han aumentado marginalmente en comparación con el crecimiento de la producción. Eso contrae la demanda interna y daña los sistemas de seguridad social.

El economista Gustav Horn, del Institut für Makro-Ökonomie. (DPA)

El economista Gustav Horn.

"La unión monetaria", dice Horn, "es en realidad un acuerdo de los estados miembros con el fin de perseguir una meta inflacionaria común". En la zona euro la inflación es cercana al 2 por ciento, algo que, obviamente, limita el margen para impulsar los sueldos. En vez de optar por una política de incremento salarial para empujar la economía, se ha optado por la máxima de que mientras menor sea la inflación, más productos se pueden ofrecer, para aumentar así la demanda y el empleo.

Dos caras de la moneda

Para Gustav Horn, ésa es solo una cara de la moneda. "Bajos sueldos significan bajos ingresos, baja demanda y menos empleo. Tenemos que buscar un camino más óptimo. Pienso que, dadas las condiciones actuales y las cifras de inflación del país (en torno al 2 por ciento), en Alemania los sueldos deberían subir, en promedio, entre un 3 y un 3,5 por ciento".

Para este año, y también para 2013, el IMK espera un aumento salarial de un 2,5 o 2,6 por ciento. Gustav Horn lanza sobre la mesa, además, una idea provocadora: Los salarios en el sector privado de Alemania deberían subir un 16 por ciento, para así poder tener bajo control la crisis de competitividad de la zona euro.

Autor: Sabine Kinkartz / DZ
Editora: Cristina Papaleo

DW recomienda