Los populistas de derecha niegan el cambio climático: ¿cómo enfrentarlos? | Alemania | DW | 30.11.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Los populistas de derecha niegan el cambio climático: ¿cómo enfrentarlos?

Los partidos de derecha populista, como la AfD alemana, torpedean el multilateralismo, clave para la política climática. ¿Cuánto perjuicio causan? ¿Cómo enfrentar a quienes niegan el cambio climático?

Karsten Hilse, del partido Alternativa para Alemania (AfD) no es un hombre de discursos incendiarios. Pero el portavoz de los populistas de extrema derecha en materia de política climática en el Bundestag, no es por ello menos radical.

Su meta es que Alemania abandone el acuerdo de París. En lo posible, ya en la conferencia de la ONU sobre el clima, en Katowice, Polonia. Hilse respalda las faenas de lignito que quedan en el este de Alemania y que han de ser cerradas pronto, porque son perjudiciales para el medio ambiente. Y quisiera que los alemanes dejaran de pensar en qué hacer contra el cambio climático, porque estima que el ser humano no es responsable del aumento de la temperatura. Según él, los partidos políticos tradicionales y los medios de comunicación han creado una religión ecológica irracional, que fuerza a los ciudadanos a expiar pecados ambientales imaginarios, en el mundo entero. "Precisamente en los canales de la televisión pública no pasa un día sin que se le diga a la gente que es responsable de la catástrofe que se avecina y por lo tanto debe pagar dócilmente para fomentar las energías renovables”, señala Hilse a DW. Desde su punto de vista, la lucha contra el cambio climático se ha convertido en una religión sucedánea y él y su partido son los ateos racionales que buscan esclarecer.

Argumentos científicos ignorados

En la central del partido Alianza 90/ Los Verdes, la copresidenta Annalena Baerbock afirma en una conferencia de prensa que el escepticismo de la AfD con respecto al cambio climático no es más que una cínica puesta en duda de la ciencia. "No acepta que en el terreno ambiental, y también en el debate sobre el cambio climático, contamos con datos científicos, respaldados por todos los científicos de este mundo, sino que intenta poner a la ciencia en tela de juicio”, señala.

Su afirmación no es del todo correcta. Existen, en efecto, científicos que rechazan el concepto de un cambio climático provocado por los seres humanos, pero son solo unos pocos, y no se trata de especialistas en climatología. La gran mayoría de los expertos respalda el parecer de que la humanidad debe cambiar su forma de vida para frenar el cambio climático. Para Karsten Hilse, sin embargo, la ciencia "no es una democracia” en la que la "mayoría” decide.

¿Acuerdo ineficaz?

Los populistas de derecha argumentan también que las declaraciones del Acuerdo de París son ineficaces. Eso es algo que tienen en común con nacionalistas de todo el mundo: el presidente estadounidense, Donald Trump, abandonó el acuerdo a mediados de 2017; el gobierno electo de Brasil no quiere tener nada que ver con la protección del clima, y tampoco el gobierno populista de Italia aprecia mayormente el Acuerdo de París.

El hecho de que incluso Alemania probablemente no cumpla sus propios objetivos climáticos es, para Hilse, una prueba de la debilidad de estos "acuerdos no vinculantes”. ¿Por qué entonces atenerse a ellos? Los Verdes, en cambio, ven en esto un motivo para inducir al Gobierno alemán a hacer más por el medio ambiente, en lugar de desperdiciar energías discutiendo con la AfD.

Nuevos frentes políticos

La AfD es, ante todo, un partido contrario a la inmigración. Uno podría considerar a Hilse como un caso aparte, cuyas torcidas visiones de la realidad se pueden ignorar sin más. Pero él no está solo en su partido. Hasta ahora se ha brindado poca atención al escepticismo de la AfD con respecto al cambio climático. Sin embargo, con su actitud, este partido modifica las reglas del juego de la política. Hilse asegura que solo quiere representar una perspectiva alternativa y permitirle a la gente "formarse su propia opinión”.  Pero Baerbock ve la amenaza de que se destruya el fundamento democrático de la ecología moderna. Y eso sería un éxito por partida doble para los populistas de derecha. "En sectores de los liberales y de la democracia cristiana se dice de pronto: ‘teniendo en cuenta a la AfD, no deberíamos hablar tanto de política climática'”, indica Baertbock a DW, puntualizando: "Eso es un completo error. Con ello se le hace el juego a los populistas de derecha”.

De esta manera, el populismo de la AfD contribuye a que la política climática alemana –que ya ha perdido mucho impulso- se debilite aún más.

(ER/CP)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda

Publicidad