Las refrescantes ideas de Kramp-Karrenbauer | Alemania | DW | 22.10.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Las refrescantes ideas de Kramp-Karrenbauer

La ministra alemana de Defensa propone una zona de seguridad controlada por europeos, rusos y turcos en el norte de Siria. Se trata de un cambio de dirección de la política germana, dice Jens Thurau.

Annegret Kramp-Karrenbauer, ministra de Defensa de Alemania.

Annegret Kramp-Karrenbauer, ministra de Defensa de Alemania.

Hasta ahora, la política internacional alemana a menudo actuaba de la siguiente manera: los otros Estados hacían propuestas mientras Alemania las escuchaba y titubeaba. Las excepciones confirman la regla: en el conflicto entre Ucrania y Rusia, por ejemplo, los alemanes fueron algo impulsivos al iniciar las conversaciones en el formato de Normandía y poner en marcha el acuerdo de Minsk. Pero con temas como la reforma de la Unión Europea, los conflictos en Medio Oriente, y en todas partes, donde sea necesario, Alemania se ha mantenido al margen. Para muestra un ejemplo: la Bundeswehr (Ejército alemán) está en Mali, pero cuando se trata de usar las armas, el trabajo lo realizan los franceses.

Triple replanteamiento

La ministra de Defensa alemana, a quien le gustaría convertirse en canciller en algún momento, ahora está rompiendo con esta política. Y de varias maneras. Por un lado, su propuesta de establecer una zona seguridad internacional en el norte de Siria genera gran escepticismo, incluso si se contara con la participación de Alemania. Esto, debido a las dudas que existen sobre la duración que tendrá realmente el alto al fuego en el área en disputa, que está actualmente bajo mediación de Estados Unidos.

Annegret Kramp-Karrenbauer renunció incluso a intentar que los estadounidenses siguieran a bordo. La retirada de sus tropas de la región hizo posible la ofensiva de los turcos. Para Kramp-Karrenbauer, este fue obviamente el momento que destruyó la última ilusión de que se puede lograr una política internacional coordinada de seguridad exterior con Donald Trump. Y, por último, finalmente surge una iniciativa alemana, y no desde Francia o Gran Bretaña, para enfrentar una situación política y militar difícil, que afecta a Europa en su núcleo. Queda por ver qué piensan los socios de la OTAN sobre esta idea.

Thurau Jens Kommentarbild App

Redactor de DW Jens Thurau.

El que la ministra hablara sobre su posición con la canciller Angela Merkel es algo que no mencionó. Lo que demuestra que la canciller dejó una iniciativa tan importante totalmente en manos de su sucesora en liderazgo dentro de la CDU.

Aparentemente, la ministra había considerado durante mucho tiempo su propuesta, pero recién el sábado pasado, durante la convención de la CDU, señaló: "No puedo seguir escuchando que estamos preocupados”, refiriéndose justamente a la fórmula alemana: consternación por la violencia en el mundo y rechazo a operaciones militares que podrían terminar con ella.

Andanada para el socio de la coalición

Para el ministro de Asuntos Exteriores, Heiko Maas, y su partido, el SPD, la propuesta de la ministra es un problema. Desde el comienzo de la ofensiva turca, Maas solo había impuesto ligeras restricciones a las exportaciones de armas a Turquía, en conjunto con otros estados de la UE; no quería saber nada sobre sanciones. Luego fue insultado públicamente por el gobernante turco Recep Tayyip Erdogan, quien lo calificó de "aficionado", y tardó días en refutarlo enérgicamente.

Pero si Kramp-Karrenbauer fue lo suficientemente sabia como para no involucrar al socio de la coalición en su propuesta esa es otra cuestión. La líder de la CDU es consciente de que el Bundeswehr es un Ejército que solo puede entrar en acción en el exterior con un mandato del Parlamento. El SPD, como era previsible, ve con escepticismo una posible participación de los soldados alemanes en una zona de seguridad en el norte de Siria, al igual que Los Verdes y La Izquierda. La CDU con Kramp-Karrenbauer, por lo tanto, debe ser convincente, si no quiere que la iniciativa de la ministra se convierta en una buena idea alemana sin aplicación: Berlín defiende la paz y el diálogo, podría hacer el trabajo militar sucio, pero en realidad mejor que lo hagan otros.

Pero por primera vez, la idea de la jefa de la CDU es una iniciativa refrescante. Al menos es una señal de que los alemanes no han olvidado a los kurdos y sus méritos en la lucha contra el terrorismo del Estado Islámico, a diferencia del presidente de Estados Unidos. 

(mn/jov)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda