Las acciones griegas, en auge | Economía | DW | 06.11.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Las acciones griegas, en auge

El mercado griego de capitales está en una coyuntura favorable. Desde mayo de 2012, el índice ateniense ASE subió en más de un 140 por ciento. ¿Cuáles son los factores económicos que propiciaron ese desarrollo?

Las cifras hablan un claro idioma: según Bloomberg News, el índice griego ASE registró en los últimos 16 meses un crecimiento que superó el de casi todas las bolsas del mundo. Solo el de Venezuela fue mejor. Sobre todo las empresas griegas de exportación, como el grupo metalúrgico Mitilineos, y la productora de alhajas Folli Follie, así como los bancos privados que participan en bolsa parecen despertar el interés de los inversores.

Manos Hatzidakis, analista jefe de la agencia de valores Beta Securities, señala que las acciones griegas albergan un gran potencial de ganancia. Al mismo tiempo, advierte que el boom de la bolsa griega fue precedido por una debacle que duró años. Sobre todo los fondos extranjeros apuestan actualmente por las acciones griegas y provocan optimismo entre los inversores, explica Hatzidakis.

Muy favorable es también el hecho de que las inversiones se distribuyen entre diversos fondos. Sin embargo, no se debe perder de vista que “en los últimos años, las ganancias en la bolsa también se contrajeron, siguiendo el ritmo de la crisis económica. Entre 2007 y 2013 el índice ateniense perdió un 85 por ciento de su valor en bolsa”, dijo el economista.

Un mercado emergente en medio de la eurozona

En junio de 2013, el renombrado índice Morgan Stanley Capital Index (MSCI) rebajó la

Manos Hatzidakis, analista jefe de Beta Securities.

Manos Hatzidakis, analista jefe de Beta Securities.

calificación de Grecia durante la crisis hasta igualarla al de un país emergente, dado que no cumplía con las condiciones marco previstas para el flujo de capitales en un país industrializado, algo inusitado hasta ese momento. Debido a que el índice MSCI es una guía para los inversores, la rebaja en la calificación golpeó a Grecia y el índice ateniense cayó, por consiguiente, en cerca de un 2 por ciento hasta alcanzar un nivel mínimo de 879 puntos durante dos meses.

Sin embargo, como dice el refrán, “no hay mal que por bien no venga”: el castigo impuesto por el MSCI tuvo, evidentemente, un efecto positivo, ya que el mercado griego de valores atrajo en los últimos meses a los fondos de países emergentes, opinan expertos. Manos Hatzidakis comparte esa opinión: “Suena paradójico, pero, para los agentes de bolsa, Grecia tiene las características de un mercado emergente y, sin embargo, sigue siendo parte del espacio económico desarrollado de Europa”, dice. Y eso aumenta el atractivo de invertir en acciones griegas, ya que los fondos extranjeros esperaban beneficiarse tanto de las promesas de un mercado emergente como de las esperanzas de estabilidad de un país de la zona euro.

Advertencias sobre sorpresas desagradables

Thanasis Mavridis, experto en economía.

Thanasis Mavridis, experto en economía.

El publicista y director del portal financiero Capital.gr, Thanassis Mavridis, fue uno de los pocos economistas que alertó en 2007 sobre la caída de la bolsa de Atenas. Y, también ahora, Mavridis cree que esta alza vertiginosa es producto de los especuladores, cuyos manejos no traen nada bueno a los pequeños inversores.

Lo que sucede en la bolsa no tiene nada que ver con la economía real, remarca el experto. Ya desde el momento en el que el índice llegó a los 500 puntos, algunas acciones estaban sobrevaloradas, recuerda Mavridis, y advierte sobre sorpresas desagradables: “Es lógico que quien compró sus acciones cuando el curso era bajo quiera ahora venderlas, ya que en este momento valen más”.

Protestas en Grecia (septiembre de 2013).

Protestas en Grecia (septiembre de 2013).

Los bancos, por su parte, considerados la fuerza impulsora de la bolsa, se alejan de ese rol debido a la crisis, teme el experto. Luego de la reciente recapitalización de los grandes bancos, la mayoría de esas instituciones de crédito todavía no se han recuperado. “La suma exacta de los créditos “basura” todavía no se conoce. Es por eso que, seguramente, los bancos necesitarán más inyecciones de capital”, añadió.

En definitiva, Mavridis piensa que el mercado griego de capitales podría ofrecer un potencial mayor en el futuro. Pero aún se necesita tiempo, aclara, para que los bancos y las grandes empresas, golpeados por la crisis, vuelvan a sostenerse por sí mismos. Y subraya que “eso vale tanto para la economía real como para la bolsa”.