La violencia acecha a los migrantes centroamericanos en su camino hacia EE. UU. | América Latina | DW | 05.11.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

La violencia acecha a los migrantes centroamericanos en su camino hacia EE. UU.

Los peligros que acechan a los migrantes que cruzan el territorio mexicano son el mayor obstáculo en su avance hacia EE. UU. Expertos esbozan soluciones a la crisis, en las que México juega un papel importante.

Tildándolos de parásitos, criminales y terroristas, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, calentó la campaña electoral con el tema migratorio para cazar votos. "La migración ha sido una de las principales banderas de Trump, al igualq que ha sido utilizado por la ultraderecha en muchos lugares, como Alternativa para Alemania (AfD), quizás el caso europeo más notorio”, afirma el experto en migración Carlos Sandoval García, catedrático de la Universidad de Costa Rica.

Cada día se suman más migrantes a nuevas caravanas que llegan a México en su camino hacia Estados Unidos. El primer grupo, integrado por unos 5.600 migrantes, en su mayoría hondureños, se encuentra de camino hacia Ciudad de México. Otros grupos les siguen más al sur. El éxodo no es nuevo, pero ha sido muy mediático por viajar en grupos.

"Todas las noches, desde hace un buen número de años, son cientos de personas las que salen del Salvador, de Honduras. Que toman el autobús que los lleva a la frontera con Guatemala y desde allí siguen subiendo”, añade Sandoval.

 Autoridades mexicanas revisan la documentación de una mujer que viaja con su hijo.

Autoridades mexicanas revisan la documentación de una mujer que viaja con su hijo.

En la caravana, personas en auténtico peligro

La Agencia de la ONU para los Refugiados, ACNUR desplazó personal y recursos a la frontera sur de México. La agencia humanitaria advierte que en la caravana viajan personas en situación de auténtico peligro. "Hemos identificado que van muchas mujeres solas, cargando a sus bebés, hay personas de la tercera edad, familias jóvenes, familias enteras”, explica la directora de ACNUR México, Francesca Fontanini.

"No somos los únicos, estamos respondiendo a la emergencia humanitaria junto con otras organizaciones no gubernamentales, con la sociedad civil, y la Iglesia que juega un papel muy activo, sobre todo en la frontera con Tapachula (México), pero la capacidad de los albergues ya superó sus límites”, añade.

ACNUR informa sobre sus derechos a los centroamericanos que llegan a territorio mexicano. "Les informamos que tienen la posibilidad de pedir asilo en México. No estamos promocionando esa opción, sino informándoles sobre sus derechos”, afirma Fontanini. Por petición del gobierno mexicano, ACNUR apoya a la Comisión Nacional de Ayuda a los Refugiados (COMAR), que está desbordada por las solicitudes de asilo, más de 2.300 en los últimos días. "Que los migrantes pasen en grupos tan grandes ha sido un desafío para los actores humanitarios y para el gobierno mexicano”, añade Fontanini.

Los puestos fronterizos utilizados por las caravanas de migrantes centroamericanos.

Los puestos fronterizos utilizados por las caravanas de migrantes centroamericanos.

La frontera "porosa y fluvial” entre México y Guatemala

"Cotidianamente hay un flujo de personas, particularmente guatemaltecos, que cruzan hacia Chiapas para ir a trabajar, para vender mercancías y se regresan, además de los migrantes que cruzan con el objetivo de llegar a Estados Unidos. Es un flujo de carácter circular y un 80% es indocumentado”, explica, por su parte, el experto en migración del Colegio de la Frontera Norte (COLEF), Oscar Misael Hernández. El experto aclara que también hay un tránsito constante de migrantes que cruzan el río Suchiate. "Desde el lado mexicano se puede apreciar todo esto en los puertos fronterizos en los puentes, donde están las oficinas del Instituto Nacional de Migración. Nadie hace nada; hacen de la vista gorda", cuenta.

Hernández señala que jóvenes guatemaltecos de entre 17 y 30 años pasan a los migrantes en balsas, y cobran el equivalente a 25 pesos mexicanos, poco más de un dólar por persona. Las caravanas han utilizado los puentes entre Ciudad Hidalgo, en México, y Tecún Umán, en Guatemala, así como el puente que cruza el río Suchiate y une a las localidades de Talismán, en México y El Carmen, en Guatemala. "Tecún Umán es una ciudad grande con carácter muy pintoresco y pueblerino, del lado mexicano es muy similar”.

El experto recuerda que a raíz de la crisis humanitaria de niños migrantes en 2004, México y Estados Unidos pactaron el Plan Frontera Sur, con el objetivo de ordenar la migración y dar seguridad a los migrantes, lo que en la práctica se ha traducido en que "Estados Unidos recorrió su frontera hacia el sur de México”. Muestra de ello, según el investigador, son las presiones del presidente Trump al gobierno de México, pidiéndole que detenga la caravana, que envíe a la Policía Federal y al Ejército.

Trump pidió a México que despliegue a fuerzas de seguridad a la frontera sur.

Trump pidió a México que despliegue a fuerzas de seguridad a la frontera sur.

Pocas posibilidades de llegar a la frontera

Sortear el territorio mexicano seguirá siendo la mayor barrera para los migrantes en su objetivo por llegar a Estados Unidos. "Las estimaciones que se tienen es que alrededor de un 20 a un 25 por ciento de las personas que inician el viaje, logran llegar. El grupo se va desmembrando a lo largo del camino porque son miles de kilómetros lo que les espera”, destaca Carlos Salvador García, autor del libro "No más muros. Exclusión y migración forzada en Centroamérica”, que fue base del documental "Casa en Tierra Ajena”.

"Hay que tener en cuenta además, que en Chiapas o en Tapachula y en otras ciudades del sur de México hace muchísimo calor. Pero en el norte está por empezar el invierno y ellos van a encontrar temperaturas a las que no están habituados, van a encontrar un enorme frío, lo que es un desafío si no se tiene en dónde dormir o descansar”.

El investigador recuerda además, el enorme negocio que se ha convertido el pasar la frontera del lado mexicano. "No se puede pasar si no se paga. Los migrantes tienen el enorme reto de reunir dinero para pagar, por lo menos unos mil dólares. Todos los puntos fronterizos se han comercializado. Además antes de llegar ahí tendrán el enorme reto de sortear el crimen organizado a lo largo del Golfo de México, la ruta más frecuentemente usada por los migrantes en su camino hacia Estados Unidos”.

Imagen de la frontera entre México y Arizona

Imagen de la frontera entre México y Arizona

Los migrantes, un negocio de miles de dólares

Oscar Misael Hernández, investigador del COLEF, destaca que se ofertan paquetes para pasar: "Hemos entrevistado a migrantes centroamericanos, quienes aseguran que les cobran entre 6 mil y 7 mil dólares por llevarlos desde Centroamérica hasta la frontera y cruzarlos”.  El negocio es manejado por los llamados "coyotes”, que los pasan al otro lado de la frontera y los dejan en algún lugar de la costa este americana”. Si van más al norte la cantidad es mayor. "Si quieren que los pasen por el río Bravo, es un paquete básico. Si quieren ir en un vehículo, es un paquete más caro; y si quieren cruzar con documentos falsos, el costo es mayor”.

Muy distinta es la actuación de grupos criminales que también pelean por el lucrativo negocio, comparable al tráfico de drogas. "En la región fronteriza de Tamaulipas con Texas los grupos como el cártel del Golfo o los Zetas buscan monopolizar la migración. Para los Zetas el negocio es a través del asalto, la extorsión y el secuestro. El cártel del Golfo busca controlar a los coyotes, pidiéndoles una cuota por seguir trabajando, o poniendo sus propios coyotes para evitar intermediarios”. El experto recuerda la masacre de San Fernando, Tamaulipas, perpetrada por los Zetas en 2010.

No en vano, ACNUR ve con preocupación la evolución de la situación humanitaria y el  posible paso de la caravana por áreas en donde se han producido secuestros y riesgos de seguridad.

Protestas ante la visita de Mike Pompeo en Ciudad de México

Protestas ante la visita de Mike Pompeo en Ciudad de México.

¿Cuál es la solución?

La ley de migración mexicana actual prevé la posibilidad de que las personas soliciten un permiso temporal para quedarse en México, recuerda Carlos Sandoval García. "Estos permisos  seguramente se van a activar aún más con la llegada del nuevo gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador. Sin embargo esto plantea un desafío adicional para el nuevo presidente mexicano. Hay que recordar que López Obrador es de Tabasco, y que fue gobernador ahí antes de ser gobernador de la Ciudad de México. De manera que, siendo del sur, conoce muy bien la dinámica migratoria. Ojalá pueda ejercer un liderazgo proactivo ante este escenario, algo que en este sexenio México no logró plasmar”, afirma.

Por su parte, el investigador del COLEF, Oscar Misael Hernández, destaca que son necesarias propuestas político sociales que no se han hecho y que podrían funcionar muy bien. "México tiene una gran oportunidad, que ha desperdiciado por muchos años, y es reforzar los lazos comerciales y de desarrollo con Centroamérica. Sería una gran oportunidad que se empiece a hacer esto. Significaría dar más apoyo a personas migrantes que quieran quedarse a residir en nuestro país”.

(CP)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube 

DW recomienda