La UE acuerda la reforma del Mecanismo Europeo de Estabilidad | Europa | DW | 30.11.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

La UE acuerda la reforma del Mecanismo Europeo de Estabilidad

El ministro alemán de Finanzas anunció el acuerdo para actualizar el sistema ideado tras la crisis de 2009 que pretende evitar nuevos colapsos financieros y cuya aprobación Italia había venido bloqueando.

Los ministros de Finanzas de la Unión Europea se han puesto de acuerdo para lanzar un paquete de reformas del Mecanismo Europeo de Estabilidad, anunció el ministro alemán del ramo Olaf Scholz. "La reforma del MEDE fortalece el euro y todo el sector bancario europeo", dice Scholz, cuyo país ocupa actualmente la presidencia rotativa de la UE, en un comunicado.

Los ministros también acordaron adelantar en dos años el respaldo del Mecanismo Único de Resolución, dice Scholz, refiriéndose a un fondo para los bancos europeos en crisis. "Con esto, estamos haciendo que los bancos europeos estén más a prueba de crisis y respaldando la economía real", agrega. El MEDE fue introducido por los 19 estados que utilizaron la moneda común inmediatamente después de la crisis del euro para rescatar a los estados enfermos de la quiebra.

El MEDE tiene en la actualidad fondos por 705.000 millones de euros, pero puede acceder en caso de ser necesario a financiación adicional en el mercado de capitales. Las reformas entrarían en vigor en 2022. Italia había estado bloqueando durante mucho tiempo la reforma, que estaba lista para su firma hace un año.

Cláusulas de Acción Colectiva y Fondo Único de Resolución

La reforma del tratado del MEDE, establecido a raíz de la crisis financiera para ayudar a los países en apuros, prevé darle más poder en los futuros rescates y en la vigilancia de los países, así como mejorar las líneas de crédito precautorias que puede conceder antes de que sea necesario el rescate total. Introduce, además, las cláusulas de acción colectiva con cláusulas de agregación simple (CAC en jerga financiera) en las emisiones de bonos soberanos a partir de 2022, lo que en la práctica facilita que los acreedores asuman quitas si hay que reestructurar la deuda. 

Este punto agitó el debate político en Italia, donde algunos partidos argumentaron que la medida aumentaría los costes de la deuda soberana del país, lo que impidió que Roma apoyase la reforma en 2019. La segunda pata del acuerdo es el cortafuegos para el Fondo Único de Resolución bancaria (FUR). 

El FUR es una "hucha" creada en 2016 que se alimenta con contribuciones de la banca para poder financiar, llegado el caso, la resolución de bancos europeos en problemas, y el cortafuegos sería una red de seguridad extra por si se queda sin dinero. 

lgc (dpa/dlf/efe)

DW recomienda